sábado, 21 de septiembre de 2013
4 comentarios

Bichitos en la Bahía Suncheonman

Cangrejo en la Bahía Suncheonman de Corea del Sur

Cuando hablé de la Bahía Suncheonman del sur de Corea ya comentaba que se trata de un lugar ideal para visitar con niños, debido a la variada y muy activa fauna que se esconde bajo los carrizos. Mientras los adultos disfrutan del paisaje y del entorno natural, los pequeños se lo pasarán pipa observando el movimiento sin fin de los abundantes cangrejos y peces que deambulan con dos grandes objetivos: encontrar comida, y no convertirse en la comida de otros.

En este rico ecosistema destacan los gobios, peces saltarines anfibios que se sienten igual de cómodos fuera del agua que bajo ella. De hecho se sienten más cómodos fuera del agua, ya que cuando sube la marea se limitan a esperar en sus madrigueras, pero cuando cuando el agua se retira no paran de arrastrarse usando sus aletas pectorales, yendo de un lado a otro en busca de comida. Si ver peces “caminando” fuera del agua ya es sorprendente, aún lo es más ver como se pelean entre ellos defendiendo su territorio.

Cangrejos y peces en la Bahía de Suncheon

La otra estrella son los cangrejos de variadas especies que compiten entre sí por los mejores lugares. Casi todos cuentan con un agujero donde esconderse en caso de peligro, y del cual tratan de no alejarse demasiado. Hay tantos que no tengo muy claro que haya comida para todos. Supongo que la competitividad propia de Corea alcanza también a los crustáceos.

Los cangrejos se alimentan de peces de menor tamaño, y los peces se alimentan de cangrejos pequeños. Dependiendo del tamaño, unos son el alimento de los otros. Cuando se encuentran un cangrejo y un pez se produce una lucha de apariencias en la que ambos tratan de parecer más grandes de lo que son en realidad, para evitar ser atacados. Los peces son especialmente hábiles en esto, ya que se ponen de lado y alzan su aleta dorsal. Los cangrejos se limitan a levantar las pinzas y confiar en la dureza de su caparazón.

Pelea de gobio y cangrejo

Tanto los cangrejos como los peces están amenazados por las aves acuáticas que pueblan el cañaveral, ante las cuales no tienen defensa. Aunque hay algunas que habitan el lugar de forma permanente, las más atractivas son migratorias y se limitan a hacer escala un par de veces al año en primavera y otoño. Cuando fui yo, tanto la primera vez como la segunda, estaba empezando el verano y apenas quedaban aves. En el futuro intentaré ir en otoño, para poder apreciar una de las grandes riquezas de Suncheonman y de paso ver el paisaje con otro color.

Una de las especies más destacadas es el cangrejo de tenazas rojas (Chiromantes haematocheir), que en coreano es conocido como “cangrejo ladron” (도둑게) debido a que no tiene reparos en entrar en las casas costeras en busca de comida.

Cangrejo ladrón coreano

Otra especie más llamativa es el cangrejo de nombre científico Sesarma intermedium, que es conocido en coreano como 붉은발말똥게 (literalmente “cangrejo rojo con pies de caca”) debido a su color rojo intenso y sus patas marrones (ver foto del encabezado). Es una especie en peligro de extinción, aunque en Suncheonman es muy abundante.

Cangrejo rojo coreano

La especie más curiosa es el cangrejo violinista (Uca arcuata), llamado 농게 en coreano. Destaca por sus ojos saltones y por tener una tenaza mucho mayor que la otra, aparte de por un colorido bastante llamativo. Viendo la diferencia entre las dos pinzas, a mí me recuerda al Rafa Nadal de hace unos años.

Cangrejo violinista coreano

Los peces saltarines pertenecen a la especie Boleophthalmus pectinirostris, y en coreano son llamados 짱뚱어. También son llamados 잠둥어 (“pez dormilón”) debido a que en invierno se esconden e hibernan. Pese a pasearse por el barro con confianza, es un pez delicado que solo sobrevive en aguas libres de contaminación, aunque puede soportar un nivel muy bajo de oxígeno.

Pez saltarín de Corea del Sur

También vi una serpiente, pero que no se asuste nadie porque solo se puede caminar por pasarelas de madera algo elevados sobre el nivel del suelo, de forma que no hay peligro. Por estos corredores, por cierto, hay bastantes carteles con información sobre las muchas especies que habitan el humedal, para poder diferenciarlas bien. Estos carteles están tanto en inglés como en coreano, lo cual es todo un acierto.

Serpiente coreana

Lo dicho, que la Bahía Suncheonman está un poco a desmano en la costa sur de Corea, pero que resulta un lugar estupendo para pasar un día en familia. Recomiendo ir en primavera u otoño, cuando los colores están en plenitud, pero no en verano (por el calor) ni en invierno (por el frío y porque la vegetación se seca). Y algo muy importante, sobre todo después de ver estas fotografías, es comprender que se trata de una reserva natural. Es bonito visitarla y disfrutar del paisaje, la flora y la fauna; pero, por favor, que nadie tire basura. Incluso sabiendo que los cangrejos la aprovechan para protegerse del sol.

Cangrejo escondido bajo cajetilla de tabaco

Y como despedida... un videomatón!

COMPARTIR ES BUENO
Si te gusta este blog
ayúdame a mejorarlo
a cambio de recompensas :)
INFORMACIÓN AQUÍ
  1. Esos peces que están tan ricamente tanto en el agua como fuera de ella me recuerda a los dibujos de "erase una vez el hombre", donde van evolucionando los bichos para salir del agua.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Pues es verdad, haha! Un clásico las series de "Érase una vez el hombre" y "Érase una vez la vida". Dibujos animados educativos y entretenidos... eran otros tiempos...

      Eliminar
  2. sube mas videomaton¡¡¡ como los que hisistes la primera vez
    gracias por tu blog

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sugerencia escuchada, intentaré subir videomatones más a menudo. Mientras tanto, tienes más vídeos de Corea en mi canal de YouTube.

      Eliminar

Comentar es gratis y aumenta karma ;)