lunes, 16 de diciembre de 2013
9 comentarios

Anécdotas macabras de un pueblecito irlandés

Muerte pregunta "Guess who?"Mis años irlandeses los pasé en Scariff, un pueblecito en mitad de la nada. En el pueblo no había nada de interés, excepto la fábrica y los múltiples pubs donde los parroquianos ahogaban sus neuronas. Si tuviese que poner un color al pueblo sería una mota de color gris anodino en medio de un mar verde.

Una vez establecido el ambiente bucólico, debo añadir que el pueblo también parecía un imán para las desgracias. Pero no desgracias típicas del tipo "Accidente de coche" o "Fallecido al ahogarse en el río". No. Los "incidentes" a los que me refiero tienen su punto de humor negro. La verdad es que parecen sacados de una película que combinase el terror con el humor. Terrumor, lo podríamos llamar.

Y es que la cantidad de accidentes fatales y extraños que sucedieron en los cuatro añitos que me pasé yo allí no me parece normal. Haciendo un poco de memoria, recuerdo estos seis "incidentes".

1. Fijaos si era triste el pueblo, que no había forma ni de suicidarse. Un chico joven decidió hacerlo a la vieja usanza, arrojándose en las vías del tren. Como en el pueblo no había tren, y su padre no le prestó el coche, tuvo que desplazarse en autobús. Y al bajar del autobús se puso debajo del tren.
Resultado: más dudas acerca de si tener una estación de tren es una ventaja o una desventaja.

2. La escuela del pueblo era pequeña pero concurrida, debido a las numerosas borracheras adolescentes. En una ocasión, los maestros cerraron la escuela sin darse cuenta de que había dos niños dentro. Los niños, que era hermanos, decidieron salir saltando por la ventana del servicio. Primero salió el hermano mayor, sin problemas. Pero cuando saltó el segundo tuvo la mala fortuna de que la capucha del abrigo se le quedó enganchada en el pestillo de la ventana, y no pudo desengancharse. El hermano mayor fue a casa a avisar a sus padres, pero cuando llegaron el hermano menor ya estaba frío, ahorcado con su propia capucha.
Resultado: un hijo menos y una leyenda más.

3. En una ocasión un circo ruso itinerante acampó en el pueblo con la intención de actuar durante unos días. La función del primer día comenzó con los trapecistas, que eran una feliz pareja de recién casados. En un espectáculo que habrían realizado en centenares de ocasiones anteriormente, el hombre resbaló y se desequilibró. "No hay problema", debió pensar mientras caía hacia la red de protección, sin saber que la red estaba mal sujeta y que no le protegería más que una telaraña común.
Resultado: una viuda, y un circo itinerante de camino de vuelta a Rusia.

4. En Irlanda las chicas beben tanto como los chicos. Mientras ellos se concentran en las pintas de cerveza, ellas combinan el fermento de cebada con combinados más fuertes de vodka y whisky. Esto provoca abundancia de chicas borrachas y un alto índice de madres adolescentes, gracias a las cuales nunca faltan niños en escuelas como la del punto dos. En una ocasión, una simpática pareja que vivía en una casa preciosa a las afueras del pueblo (si tal cosa es posible), tuvo que ir a buscar a su hija, que estaba en Limerick al borde del coma etílico. Una vez en casa, a la chica no se le ocurrió otra cosa que fumarse un cigarrillo antes de dormir la mona. Pero ya se sabe que lo de fumar mientras se duerme es muy difícil, y más aún con un índice de alcohol en sangre que multiplica lo razonable.
Resultado: una hija menos, y una colecta para reconstruir una de las casas más bonitas del pueblo.

5. Seguimos con el tema del alcohol, que da mucho juego. A partir de cierta edad, la principal causa de muerte entre la población local era el alcohol. Pero no por enfermedades o complicaciones derivadas del alcohol, sino por borracheras incontrolables. Como aquel viejecito que regresaba a casa en invierno y tropezó en la cuneta de la carretera. Ni él fue capaz de levantarse ni ninguna de las personas que pasaron a su lado atinaron a darse cuenta de lo que pasaba.
Resultado: un conductor sorprendido a la mañana siguiente, al encontrarse un cadáver en la carretera.

6. Y terminamos con otra historia relacionada con el alcohol. Las dos mayores fiestas de los pubs en Irlanda se dan en la inauguración y en clausura. Lo que hay entre una fecha y otra son mares de alcohol, pero no fiestas. Pues bien, al terminar la fiesta de cierre de un pub de la zona, un chico estaba tan borracho que sus amigos parecían sobrios, pese a haberse bebido más de una decena de pintas cada uno. El chico insistía en regresar a casa en coche, y sus amigos le recomendaban tomar un taxi. En una de esas decisiones que solo se entienden viéndolas a través de una botella vacía, el chaval decidió demostrarle a sus amigos eso de "yo controlo" saliendo del parking acelerando a tope. Y tan a tope. Como que en menos de 200 metros alcanzó una velocidad suficiente para destrozar el coche contra un árbol.
Resultado: un coche destrozado, un árbol dañado, un pub cerrado, y unos amigos partiéndose de risa hasta que llegó la policía a certificar la defunción.

Bueno, me ha quedado uno de los posts más raros que he escrito en todo este tiempo. Espero que no se moleste nadie. Ya sé que el tema es serio y todo eso, pero es que no me resistía a dejarlo por escrito, y ya puesto mejor hacerlo con un toque de humor, ¿o no?
COMPARTIR ES BUENO
Si te gusta este blog
ayúdame a mejorarlo
a cambio de recompensas :)
INFORMACIÓN AQUÍ
  1. Me encanta el humor negro, aunque a veces es medio cruel. Yo no te culpo, es que hay gente que ay, Dios, qué pasa con sus vidas.

    Es algo que sucede en los pueblitos cuando no tienen cine u otras cosas. Por ejemplo, para jugar al billar o al boliche con apuestas, tendrían que estar ligeramente sobrios, porque si no, perderían. Aunque los irlandeses siempre han tenido esa fama; son ligas mayores. En otros lugares del mundo son principiantes en cuestiones etílicas.

    En los pueblitos en los que he vivido muy frecuentemente hay una pistola involucrada en las historias de este tipo. O dos, o varios rifles, etcétera. Aunque vivir ahí abre tu mente o_o más o menos, aún así, no gracias pero no gracias, qué bueno que me mudé a la ciudad. xD;;

    Apuesto a que en Scariff estas son leyendas macabras que les cuentan a los niños. ¿Ninguno de esos alcohólicos se aparece por las noches?

    Otro post excelente, como siempre. :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las noches están suficientemente llenas de borrachos como para añadir espectros alcohólicos :D

      Eliminar
  2. Ahora creo más en el programa 1000 maneras de morir

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "Jason era un auténtico imbécil. Sólo había tres cosas que le gustaban en la vida: el alcohol, jugar con electricidad y las botas de suela metálica" jajaja. Sí, ese programa es épico! :)

      Eliminar
    2. No lo he visto nunca, pero ya lo he escuchado nombrar en más de una ocasión...

      Eliminar
  3. wow!, realmente la vida es aún más increíble que las historias que se escriben, una vez más disfruté leerte y una vez más, te agradezco el que compartas tus vivencias con nosotros. Saludos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya sabes que escribo porque me gusta, y más sabiendo que hay gente ahí al otro lado de la pantalla :)

      Eliminar
  4. Tomo nota !.Scariff uff . Casi que no me verán por allá . Prefiero los cangrejos azules de Pohang. Curiosamente una chica coreana que he conocido este año es de Pohang.! .Qué envidia lo de la mariscada! .Me da la sensación que el año que viene conoceré Corea.Ay estas coreanas ! . Un abrazo muy fuerte desde España . Beltrán .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En Pohang hay buen marisco, con sabor a acero inox de primera calidad y todo :D

      Eliminar

Comentar es gratis y aumenta karma ;)