lunes, 5 de mayo de 2014
14 comentarios

Aparcamientos coreanos, problemas tontos y soluciones aún más tontas

Aparcamiento de un edificio coreano de apartamentos

Vivir en un país distinto (y distante) es una fuente constante de sorpresas y problemas. Donde menos te lo esperas salta la liebre, y a veces ni siquiera es una liebre sino que puede ser un gato o un ornitorrinco. Algo tan simple como el aparcamiento para los residentes de un bloque de viviendas puede servir de inspiración para artículos, casi que para un libro entero. Supongo que el libro resultante sería bastante aburrido, así que voy a condensarlo en un post. Damas y caballeros, les presento el parking de mi edificio.

Ley de la selva


En España los aparcamientos de los edificios residenciales tienen plazas de asignación fija. Es decir, cuando alquilas o compras un apartamento eso te suele dar derecho a una plaza de parking. Si no tienes coches, puedes cederle ese derecho, de forma temporal o permanente, a otra persona, a cambio de una cantidad de dinero. Si tienes más de un coche puedes alquilar o comprar la plaza de un vecino que no la necesite. Las plazas de aparcamiento se venden y alquilan de la misma forma que los pisos, y en algunos casos pueden tener un valor por metro cuadrado incluso superior al de la vivienda. Esto garantiza que cuando entras en el garaje ya sabes a dónde tienes que ir, porque tu plaza te está esperando, y pobre del que la ocupe sin tu permiso. Es un sistema simple y lógico.

En Corea funciona de otra forma. Los edificios tienen una aparcamiento común al que solo pueden acceder los coches de los residentes, y las plazas no están numeradas. El acceso lo controla un abuelete o un cacharro, que levanta la barrera solo a las caras conocidas (el primero) o a las matrículas registradas en el sistema (el segundo). Si se cuela un coche no autorizado, como no pueden poner multas, le colocan una pegatina disuasoria en el parabrisas y ya está. Es un sistema que puede funcionar bien en edificios pequeños o que tengan plazas de sobra, pero que hace aguas por todas partes cuando el número de implicados crece.

Ahora imagínate cómo debe ser el parking del bloque en el que vivo yo, que es un aparcamiento común para cinco edificios que suman 1.500 viviendas. Con el sistema español no habría problemas, pero con el sistema coreano agárrate los machos.

El gran problema es que no hay un límite de coches por vivienda, ya que el único requisito para registrar una matrícula es que el propietario esté empadronado en el edificio. Esto da lugar a casos dispares. Nosotros no tenemos coche, y no ocupamos ninguna plaza, pero no podemos registrar el coche de mis suegros para que entren fácilmente cuando nos visitan. Cada vez que vienen, tres o cuatro veces al año, hay que pedir un permiso especial para que los dejen pasar. Otras familias pueden sumar media docena de vehículos, y pueden entrar con todos. Tanto los unos como los otros pagan lo mismo por usar el aparcamiento.

Otro problema es que las plazas no son de nadie y nadie las controla, por lo que en teoría un coche podría pasarse años ocupando el mismo espacio. En la teoría y en la práctica. Hay varios coches que llevan años (en serio, años) sin moverse de su plaza. Nadie sabe quién es el propietario, o si están abandonados, y al ser un aparcamiento privado no se puede llamar a la grúa para que los retire. En edificios antiguos he visto coches con una capa de polvo de varios milímetros, acumulada tras varios años de sedentarismo absoluto, e incluso he visto algún coche sin neumáticos.

Aún así, esto no tendría que suponer un problema. Pero es que ya no hay plazas suficientes.

A problemas tontos, soluciones tontas


A la junta de vecinos se le ocurrió una solución, que es limitar el número de días que pueden usar el aparcamiento los coches visitantes. Este límite fue establecido en dos días por mes, no acumulables. Es decir, si vienen mis suegros no pueden estar más de dos días. Aunque sea la única visita en seis meses. Aunque nosotros no usemos ninguna plaza.

El problema no son los coches aparcados durante años ni las familias que aparcan media docena de coches. No. El problema son los coches visitantes. Obviamente, las familias sin coche protestaron enérgicamente, pero se da la casualidad de que los directivos de la junta de vecinos son todos propietarios de varios vehículos, así que aprobaron la norma sin dar pie al debate. Desde entonces, y de esto hace ya seis meses, cada cierto tiempo se montan duras luchas dialécticas en los pasillos y ascensores, en las que escucho palabras coreanas nuevas que no transcribiré en este blog familiar. ¿Soy el único que piensa que con el sistema español de plazas asignadas se solucionaba todo este embrollo?

De todas formas, pese a lo que acabo de decir, esto no nos afecta. Por un lado, porque en unos meses nos mudamos a otro lugar. Y por otra parte, porque no hay norma que resista los gritos de una ajumma. Hace unas semanas vinieron mis suegros de visita, en coche, y se quedaron una semana. Cada vez que entraban con el coche, los vigilantes les decían que ya no podían entrar, y cada vez que esto sucedía mi suegra entraba en cólera contra ellos, el resto de coches, y la madre que parió a la junta de vecinos. No es necesario decir que aparcaron el coche dentro todos y cada uno de los días. De hecho el último día, cuando entraron por última vez, el vigilante agachó la cabeza y no se atrevió a decir nada. Por si acaso.

Yo en Corea no tengo coche y, visto el panorama y conociendo cómo es el tráfico de Seúl, ojalá pueda seguir así por muchos años. Es la ventaja de vivir en una ciudad con un estupendo transporte público y un país con un excelente servicio de trenes. La segunda paternidad lo empieza a poner complicado, pero de momento soy muy feliz sin coche.
COMPARTIR ES BUENO
Si te gusta este blog
ayúdame a mejorarlo
a cambio de recompensas :)
INFORMACIÓN AQUÍ
  1. Un dia deberias hacer un post sobre tu suegra y su arte "ajumma"... Debe dar para varios tomos tanta sabiduria negociadora acumulada durante tantos años :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te resumo al 95% de las ajummas en una palabra: "palante".

      Eliminar
    2. Con una sola palabra me hiciste buscar en Google (no sé que significa palante)

      Eliminar
    3. "Palante" es la contracción de "para adelante". No es una palabra real, pero sirve para hacerse una idea de la filosofía de vida de estas mujeres ;)

      Eliminar
  2. y es así en todos los edificios??? o nada mas en el tuyo??? y en la calle no hay espacio para dejar los coches??

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hasta donde yo sé, es un sistema bastante extendido. En la calle hay pocos espacios de aparcamiento público, aunque no hay mucho control sobre los coches mal aparcados.

      Eliminar
  3. ¿y que tal hablar con los residentes y explicarles el sistema español? (Ventajas principalmente).

    En el edificio donde vivo hacemos eso, y no hay problemas, incluso, es un ingreso adicional para mis padres :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me parece que el ambiente no es muy receptivo a ideas externas ;)

      Eliminar
  4. Hablando de poder de persuasión... Tras un par de años de leer Eurowon creo que me hago una idea de cómo son las ajumnas coreanas. Mi abuela materna también tenía un carácter fuerte, pero creo que no llegaba a tanto.

    En México, si te estacionas en un lugar que no es tuyo, te caen los vecinos, las multas de tránsito, algunos hasta te rayan el coche. Una vez a mi padre le pusieron una multa por tapar su propia cochera. -.-

    También tenemos lugares de aparcamiento numerados. Mi familia y yo hemos vivido en varios edificios así. En el que estamos actualmente es pequeño, sólo son cinco departamentos y cinco lugares de aparcamiento, que están numerados, pero nadie respeta el número. xD Cuando nos mudamos a aquí, los residentes ya se habían adueñado de un lugar; la ventaja es que siempre se estacionan en el mismo lugar. Nosotros vivimos en el 5 pero nuestro lugar de aparcamiento es el 3, siempre. Y cuando teníamos dos coches debíamos estacionar uno en la acera de enfrente, que es la muralla trasera de un seminario, así que no había problema.

    Pero 1,500 viviendas. o_o Había escuchado de las viviendas chinas y suenan bastante feas, pero creo que no lo asimilaré hasta que las vea en persona. Debe ser un caos total, no sólo en el tráfico de vehículos, sino de personas.

    Cualquiera diría que la solución más lógicas es retirar los autos que no estén en funcionamiento, desocupar lugares, reacomodar, asignar, qué se yo, pero ¿limitar a los visitantes? ¿O sea, cómo? >_> ¿Y si un fin de semana les llegan 500 visitantes? ¿Se pueden quedar dos días ahí, así como si nada? ¿Y si no tienen visitantes nunca? Los problemas serán los mismos. =/ Brillante.

    En fin, al menos a ti te va bien sin coche. En México la vida es difícil si no tienes coche, y sobre todo si tienes hijos pequeños. El transporte público sencillamente apesta (y también huele muy mal).

    Unas cosas por otras.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una de las ventajas de vivir en una gran ciudad es liberarse de la obligación de tener coche. No veas el mucho estrés que se evita al no tener que pensar en revisiones, seguro, reparaciones, aparcamiento, etc. Tener coche en Seúl, en mi opinión, es más postureo que otra cosa.

      Eliminar
  5. Vivan los trenes coreanos. Justo hoy vi un choque de un autobús y una camioneta de carga.

    Ya me imagino cómo deben ser los coreanos que tienen varios coches. No quisiera toparme con el orgulloso poseedor de un Bentley.

    ResponderEliminar
  6. Lo de los coches en Corea es para escribir una enciclopedia pero esto ya me parece algo superior. Lo peor es ver autopistas de cuatro carriles que en un momento dado, de la nada se colapsan. El motivo no es otro de la inutilidad de los conductores coreanos que no saben como comportarse cuando hay una incorporación a autopista o una bifurcación y, en vez de ir poniéndose a la derecha (conducir por la derecha en Corea no existe, son los padres, o directamente ETA). Apuran a la izquierda y ya cuando ya tienen la continua se meten bruscamente obligando a otros a pararse. O en incorporaciones pasando al carril de la izquierda directamente (esto especialmente los conductores de autobús) obligando al tráfico de la principal a dar frenazos. Eso cuando no te encuentras en un atasco a gente en medio de la autopista vendiendo galletas de arroz. De noche. Sin identificativo alguno.

    Respecto a los trenes no sé. A mi no me parece que Korail ofrezca un gran servicio. Desde luego para la infraestructura que hay se podría ofrecer un mejor servicio. Por ejemplo entre las 12 y las 13 es casi misión imposible encontrar un KTX (claro, es la hora de comer, claro) ... por otra parte todo lo que no sea el área de Seúl en tema trenes está bastante mal (de momento). Por otra parte el Metro, aunque tiene muchas frecuencias mi me parece la muerte. En Seúl está siempre abarrotado. En Busan para ir a según que sitios das más vuelta que un tonto. La única línea bien pensada es la línea 9 del Metro de Seúl que cada dos trenes con parada en todas las estaciones tienes uno rápido que solo para en las que hacen correspondencia. Es lo mejor para ciudades tan grandes en extensión.

    Por cierto. ¿Ahora también se va a liar parda con lo del accidente de la Línea 2? ¿Veremos cintitas verdes por medio país? ¿Aprenderán los coreanos a dejar salir antes de entrar? http://www.koreabang.com/2014/stories/seoul-subway-crash-passengers-ignore-safety-announcement.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Demasiadas preguntas... Solo tengo la respuesta a la última:
      - ¿Aprenderán los coreanos a dejar salir antes de entrar?
      - No.

      Por cierto, yo haría como ellos y saldría escopetado aunque por megafonía recomendasen lo contrario. Hace unos 10 años en Daegu murió un montón de gente quemada dentro de un metro porque el conductor se largó con la llave, dejando las puertas bloqueadas.

      Eliminar
  7. Ay por Dios! que complicados son! tanta lógica e inteligencia por parte de ellos me confunde!

    ResponderEliminar

Comentar es gratis y aumenta karma ;)