miércoles, 28 de enero de 2015
7 comentarios

Un día de invierno en el Paradise Spa de Dogo

Pasándolo bien en un balneario coreano

Creo que ya dije más de una vez que en invierno en Seúl hace tanto frío que los grajos no es que vuelen bajo, sino que directamente se echan a caminar. Por muy alta que esté la calefacción en casa, en la oficina o en el transporte público, al final el frío se te va metiendo en el cuerpo y llega un momento en que hay que sacárselo de encima como sea. Puede hacerse pasando un fin de semana en Filipinas, o una tarde en un jjimjilbang, o haciendo una escapada a uno de los muchos balnearios que rodean Seúl.

Estación de Dogo bajo la nieve
Por la mañana, al llegar a al estación de tren, estaba todo recién nevado.

Una de las opciones recomendadas en múltiples webs es el balneario Paradise Spa de Dogo, situado a poco más de una hora de Seúl. Este balneario está en Dogo-myeon, cerca de Asan, y se puede ir desde Seúl tomando un tren hasta la estación Dogo Oncheon (도고온천역). También se puede ir en metro tomando la línea 1 hasta Onyang Oncheon (온양온천역), la penúltima estación, y subiendo luego a un autobús hasta la parada Corea Condo (한국콘도). Nosotros fuimos en tren y regresamos en metro, y recomiendo el tren porque el viaje en metro hasta Seúl se hace muuuy largo.

Entrada del balneario Paradise Spa de Dogo
Al llegar al balneario el cielo ya estaba despejado, aunque la nieve se mantuvo todo el día.

El balneario tiene un condominio para alojarse, pero también se puede visitar en un día como usuario externo, tal como hicimos nosotros. Como siempre, está todo muy organizado con una zona donde dejar los zapatos al entrar y vestuarios separados por género. Una vez en la zona acuática hay un área donde comer, con diversas opciones, y servicios básicos como alquiler y venta de flotadores y otros complementos, compresor para inflar y desinflar los flotadores, servicios, y todo lo necesario.

Interior del Paradise Spa de Dogo cerca de Asan

Este balneario está situado en medio de la nada, lejos de cualquier ciudad, porque aprovecha aguas termales que manan a 35 grados. Este lugar ya era famoso en la dinastía Silla (57 a. C. y 935), una época en que era visitado por la familia real. Mantiene su buena fama desde hace más de mil años, y ahora es reconocido especialmente por los beneficios de su agua para la piel.

Sonia disfrutando de la piscina climatizada

A mí lo de tener la piel suave me da un poco igual. Yo lo que quiero es que el agua esté caliente y limpia, y que haya espacio suficiente para chapotear. Y aquí me harté de jugar con Sonia. Aunque supongo que en fin de semana acudirá tanta gente que se hará difícil disfrutar de las piscinas, lo cierto es que yendo en un día laborable como fuimos nosotros incluso me sorprendió la poca gente que había.

Balneario al aire libre en invierno con nieve
En la zona al aire libre, agua caliente y nieve, una combinación irresistible.

Si la piscina interior ya es bastante grande, con algunas zonas separadas para niños, la exterior es una maravilla. Lo que más me gusta de estos sitios es salir al aire libre en invierno, con temperaturas bajo cero, y sentir el frío solo en la cara porque el resto del cuerpo está bajo agua. Este balneario tiene un recorrido circular con algunas atracciones en el interior, y una zona con cuatro baños especiales y una sauna. Muy disfrutable todo.

Zona exterior del balneario de Dogo

Dentro de los balnearios que hemos probado, que ya son unos cuantos, este es uno de los mejores en cuestión de instalaciones. Aparte de lo que se ve en las imágenes, en la zona de vestuarios hay varias piscinas más a distintas temperaturas para poder relajarse tal como uno vino al mundo. Después de pasar varias horas dando vueltas en las piscinas con niños, no hay nada mejor que media horita de baño caliente en soledad (rodeado de hombres desconocidos en pelotas, eso sí).

El único pero que le pondría a este spa es que los socorristas son un poco pesados y no permiten que los niños estén sin flotador en ningún momento, cuando en la mayoría de balnearios se permite que estén sin flotador si los transportan los padres. El precio también es un poco caro, pero en la línea de lo habitual en estos complejos de ocio.

En definitiva, una muy buena opción para pasar un día de relax termal en invierno. No me importaría regresar, pero antes tenemos que visitar muchos otros balnearios que aún no hemos probado :)

→ Más información en la web del Paradise Spa Dogo (en coreano con una pequeña sección en inglés).
COMPARTIR ES BUENO
Si te gusta este blog
ayúdame a mejorarlo
a cambio de recompensas :)
INFORMACIÓN AQUÍ
  1. Ese balneario está cerca de mi casa! :) de hecho, con la universidad vamos a un condominio en esa zona para hacer el MT. Algunos profes aprovechan para pasarse por el balneario :D al volver en metro, es mejor usar el exprés o se hace eterno... Claro que solo hay uno cada hora y salen des-de Cheonan, no desde Onyang.

    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues aprovecha y vete a probarlo, que está muy bien, y más ahora en invierno :)

      Eliminar
  2. Esto me recuerda a mi madre: siempre que ve el anuncio de algún balneario barato me dice que a ver si vamos.
    Tu niña parece superfeliz. Qué carita tiene! Me la como!

    ResponderEliminar
  3. Me parece un plan estupendo. Ojalá tuviéramos algo parecido aquí pero bueno, siempre nos queda la excusa para escaparnos de viaje bien sea a Corea o sino a Japón cuando tengamos ocasión.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Me estás diciendo que en HK no hay balnearios y que lo más parecido es el Ocean Park? Pues ya no me voy a vivir ahí, ale.

      Eliminar
    2. Ahí es un punto a favor de Corea y Japón. Lo que si hay son saunas por la zona de Kowloon y también para los masajes, pero puedes encontrar de todo, seguro que con menos ambiente familiar. jeje

      Eliminar

Comentar es gratis y aumenta karma ;)