domingo, 8 de febrero de 2015
7 comentarios

Pierde el fútbol, ganan las madres, arranca el bus y otras noticias de las Coreas (2015.6)

Esta semana vengo con una decepción futbolística, unos interesantes apuntes sobre la natalidad en Corea del Sur, y la típica mezcla de noticias variadas. Y esta semana, además, con una oferta especial de 1+1 en vídeos.


IMAGEN DE LA SEMANA: derrota en Australia


Corea del Sur jugó el sábado pasado la final de la Copa Asiática de fútbol masculino, en Sídney y ante Australia. Tras un partido vibrante resuelto en la prórroga, el equipo local logró la vitoria por 2-1.


Tras ganar las dos primeras ediciones en 1956 y 1960, Corea del Sur jugó y perdió las finales de 1972, 1980 y 1988. Desde el año de los Juegos Olímpicos de Seúl se sucedieron las decepciones. Este año, contra todo pronóstico, el equipo se plantó en la final. Y sucedió esto.


Aunque el resumen oficial es demasiado breve, el partido fue muy igualado y Corea tuvo opciones reales de lograr el título. Me queda la sensación, y creo que no estoy siendo partidista, de que Corea jugó ligeramente mejor que Australia. Los australianos fueron incluso violentos, con muchas entradas duras, y los jugadores surcoreanos no supieron contrarrestar esa intensidad.

Corea del Sur nunca le perdió la cara al partido pese a recibir un gol psicológico en el último minuto de la primera parte, y logró el empate en el tiempo de descuento cuando el estadio ya celebraba el título. Sin embargo, creo que al final Corea pagó la inexperiencia de la mayoría de sus jugadores, muy jóvenes todos excepto el incombustible Cha Du-ri. Esto se ve claramente en la última jugada de la primera parte de la prórroga, en la que un balón mal despejado se convierte inexplicablemente en el gol definitivo.

Reconozco que esta derrota me apenó porque creo que Corea hizo méritos suficientes para ganar, pero el fúmbol es asín.


TEMA DE LA SEMANA: sin niños no hay futuro


La presidenta Park Geun-hye ha prometido, aunque sin citar nada en concreto, medidas para elevar la bajísima tasa de natalidad en Corea del Sur. Con una tasa de fertilidad de 1,19 hijos por mujer no hay futuro, pero es muy difícil que las parejas se animen a tener más hijos si no hay cambios reales y profundos.

El coste de la vida en Corea es muy alto, y aumenta mucho con cada hijo. A menos que se tenga un empleo realmente bueno, es muy difícil mantener hijos con un solo salario. Pero las mujeres pierden sus empleos de forma casi automática al quedarse embarazadas, y en muchos casos incluso al casarse porque se da por hecho que se pueden quedar embarazada en cualquier momento. A las madres con hijos les resulta muy difícil reincorporarse al mundo laboral, y recuperar su estatus profesional anterior es una quimera. Recientemente se creó una ley que permite tomarse varios meses de descanso, con una paga reducida, para cuidar niños, pero esta medida solo se está aplicando en las agencias públicas.

Durante el embarazo hay que pagar las consultas, las ecografías y el parto. Cada distrito da una cantidad de dinero para estos gastos, pero no alcanza para cubrirlos completamente. Y si hay algún imprevisto, como por ejemplo un parto mediante cesárea, todos los gastos recaen en los padres a menos que estos contraten un seguro médico que lo cubra -que no son baratos-.

Hay pocas guarderías y en la mayoría hay niños en lista de espera que no tienen plaza. Desde hace un par de años, el Gobierno da una ayuda de entre 200.000 y 250.000 won para pagar la guardería, pero aún así cada mes hay que desembolsar un mínimo de 50.000 o 100.000 won extra. Si el niño está en casa, sin ir a una guardería, la madre recibe una ayuda directa de 200.000 won mensuales durante el primer año, que pasa a 150.000 won en el segundo año y termina con 100.000 won en el tercer año. Esta ayuda es insuficiente, pero se agradece. A partir del tercer hijo hay ciertas ventajas fiscales, como mejores condiciones para comprar una vivienda o educación gratuita para ese tercer hijo.

Todas estas ayudas están bien, pero no me parecen suficientes como para que una pareja se anime a tener hijos a menos que tenga una buena situación económica. Por eso, si el Gobierno quiere que las parejas tengan más hijos, tiene que incentivarlo más y, sobre todo, cambiar la sensación de que tener un hijo es una losa económica difícil de superar.

De la heroicidad que supone ser madre soltera mejor ni hablo.

Lo curioso es que hace apenas 30 años la situación era la contraria. En los años 50 la tasa de fertilidad era superior a seis hijos por mujer. En los 60 y 70, Park Chung-hee llevó a cabo medidas de control de natalidad que redujeron la tasa a 3 hijos por mujer. En los años 80, Chun Doo-hwan llevó esto al extremo con medidas como esterilizaciones gratuitas, propaganda en favor de las familias con un solo hijo ("Ten un solo hijo y cuídalo bien") y castigos a las familias con tres o más hijos (exclusión del sistema público de salud, suspensión de cualquier beneficio fiscal y mayores dificultades a la hora de comprar una vivienda), haciendo bajar la tasa a 1,6 hijos por mujer.

En los años 90 la tasa permaneció más o menos estable alrededor de un valor de 1,5 hijos por mujer, hasta que la crisis asiática de finales de los 90 la hizo bajar hasta 1,2 hijos por mujer. Desde entonces se mueve entre 1,2 y 1,3 hijos por mujer, haciendo que sea cada vez más real la perspectiva de una población envejecida, con los gastos sociales y sanitarios disparados y sin jóvenes que la mantengan.

Por eso, por el temor al colapso económico del país, que no por beneficiencia, es por lo que se plantean medidas para elevar la natalidad. Y como no lo hagan pronto y en serio la situación puede hacerse irreversible.

* Más información sobre la demografía de Corea del Sur en la Wikipedia.


OTRAS NOTICIAS DE LAS COREAS

  • Algunas cifras oficiales sobre los desastres ocurridos en Corea del Sur el año pasado: 51 terremotos, 1.400 accidentes marítimos (destacando especialmente el del ferri Sewol) y 42.000 incendios. Me gustaría destacar los 51 terremotos, siendo el mayor el de 5,1 grados en Taean, como demostración de que en este sentido Corea no tiene nada que ver con Japón, pese a la cercanía geográfica.
  • Otro efecto inesperado de la subida de precio de las cajetillas de cigarrillos. Como esta subida afectó solo a las marcas locales, ahora las marcas extranjeras ya no son más caras que las locales, por lo que han subido mucho sus ventas. Tanto, que en enero se vendió más tabaco extranjero que surcoreano por primera vez desde 1986.
  • Tal como se esperaba, Corea del Norte está usando la nueva rectificación de Shin Dong-hyuk para solicitar a la ONU la revocación de su informe sobre la situación de los derechos humanos en Corea del Norte.
  • Una de las cosas que más rabia me dan, en cualquier país, son los conductores egoístas que se niegan a dejar pasar una ambulancia con las luces y sirena de emergencia. Esto es algo que en Corea sucede con bastante frecuencia. Aquí va un caso concreto: ambulancia en emergencia con un niño en las últimas, atasco en una carretera y un conductor que bloquea a la ambulancia. Al final la ambulancia golpea al coche por accidente, y el conductor se niega a dejar marchar a la ambulancia hasta solucionar el tema del seguro. La madre intenta convencerle de que su hijo se muere y el conductor no le hace caso. La ambulancia solo puede continuar, varios minutos después, cuando el conductor de la ambulancia aparta él mismo el coche. Me alegra saber que el ajeossi maldito está siendo investigado y, aunque por suerte el niño se salvó, espero que la sanción sea lo mayor posible.
  • Otro caso de conductor maldito. Hace un mes un coche atropelló a un hombre y se dio a la fuga en una localidad de Chuncheong-do. El caso desató la ira pública porque el hombre, que falleció en el atropello, regresaba a casa con pan dulce para su esposa embarazada de siete meses. La policía fue incapaz de identificar el vehículo pese a tener imágenes de CCTV. Por suerte, un grupo en internet especializado en investigar casos sin resolver (porque no todos los netizens son malos) consiguió sacar una imagen clara del vehículo. Cuando el cerco se estrechaba más y más sobre el conductor, la esposa de este llamó diciendo que lo había convencido para que se entregase y que por ello reclamaba las recompensas de 5 millones ofrecida por la policía y de 50 millones ofrecida por la familia de la víctima. Obviamente, no recibirá recompensa alguna por ser familia directa del conductor.
  • Regresó a Corea el primer equipo médico enviado a Sierra Leona para ayudar en la lucha contra el ébola. No hay enlaces ni fotos porque nadie les dio la bienvenida. De hecho, se protegió su identidad para que al regresar no sufran discriminación siendo tratados como infectados. El contraste con los calificativos heroicos dados a los equipos médicos en otras naciones es brutal.
  • El siguiente paso en la lucha contra los fumadores de Seúl es prohibir fumar en las calles principales de toda la ciudad, no solo en las zonas turísticas. A mí me sigue pareciendo que antes de imponer más normas y prohibiciones hay mucho trabajo por hacer hasta conseguir que se respeten las que ya están en vigor.
  • Posiblemente hayas escuchado hablar de Ilbe alguna vez. Se trata de una web surcoreana cuyos usuarios, calificados despectivamente como "bichos de Ilbe" (일베충), son mayoritariamente de ideología conservadora. Tiene cuatro millones de usuarios y muchísimas publicaciones diarias, por lo que no faltan las salidas de tono, insultos y opiniones polémicas. Este artículo aporta algo de luz sobre el nacimiento y desarrollo de este polémico portal de internet.
  • En septiembre del año pasado unos empleados de LG se dedicaron a forzar puertas de lavadoras Samsung en tiendas de Alemania, causando que estas no cerrasen correctamente, con la intención de que los clientes optasen por sus modelos. Samsung encontró este método de márketing excesivamente agresivo y optó por denunciarlo en Corea del Sur, ante lo cual LG reaccionó con una demanda por difamación. El tema irá para largo en los tribunales, y como noticia ya tiene muy poco morbo. Habría sido más interesante si Samsung hubiese optado por la misma respuesta que en la guerra de patentes con Apple, respondiendo con el ojo por ojo al cuadrado. Las imágenes de coreanos destrozando electrodomésticos en Alemania habrían resultado impagables.


VÍDEO DE LA SEMANA: arrastrado por el bus


Esta semana salió bastante en los medios un caso sucedido con un autobús de Seúl. Cuando el autobús estaba arrancando de una parada llegó un joven y quiso subir por la puerta delantera. Para impedir que la puerta se cerrase hizo la típica maniobra de ajumma y metió el pie, con la mala fortuna de que el coductor no lo vio y arrancó, arrastrando al chaval 50 metros. Dejo el vídeo para que lo veas tú mismo. ¿Qué te parece?



→ Me despido deseándote un feliz fin de semana y recordándote que aquí tienes siempre noticias actualizadas. Hoy además recomiendo echar un vistazo a mi recopilación de blogs de Corea, expatriados y otros temas, porque hace unos días añadí nuevas bitácoras interesantes.
COMPARTIR ES BUENO
Si te gusta este blog
ayúdame a mejorarlo
a cambio de recompensas :)
INFORMACIÓN AQUÍ
  1. Menos mal que las cunetas son anchas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El muchacho tuvo mucha suerte de que no hubiera ningún coche o moto mal aparcado en el carril. Mucha suerte.

      Eliminar
  2. ¿Al del video le damos el título de Tonto 2015 momentaneamente? Manda huevos.....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues de momento es uno de los candidatos mejor situados, claro que sí.

      Eliminar
  3. Me da mucho respeto el video del autobús. Hace unos años, mi tío tuvo un pequeño choque con un camión. Cuando los dos conductores bajaron para mirar los daños, cada uno fue a buscar los papeles del seguro. Mi tío se apoyó en el lateral del camión... y lo que menos esperaba es que el otro fuera a darse a la fuga. Se quedó atrapado entre esas enormes ruedas y se rompió tantos huesos... uf, su cara era un poema con tantos moretones... Suerte tuvo de no romperse el cuello o la espalda.

    Ah, estoy contenta. Parece que el estudiar coreano e ir repasando cositas da sus frutos, entiendo muchas cosas que dicen en el video (yupi!)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que al camionero de tu historia le cayese una buena sanción, y si fue de cárcel mejor que mejor.

      Eliminar
    2. El final de historia no es tan feliz. El camionero tuvo que pagar la multa correspondiente y una sanción económica en favor de mi tío. Pero, como podrás imaginar, una sanción económica no le quitó a mi tío de ocho meses de operaciones, huesos que vuelven a su sitio, dolores o dificultades para andar. Te puedes imaginar la situación en su trabajo.
      Pero bueno, de esto hace ya tres años. Pero por este motivo me da pena ver a la gente siendo arrastrada por autobuses o lo que sea, porque después puedo imaginarme el proceso de recuperación.

      Eliminar

Comentar es gratis y aumenta karma ;)