viernes, 10 de julio de 2015
2 comentarios

Lluvia de medallas en la Universiada de Gwangju, más sobre los trabajos forzados de coreanos en Japón y otras noticias (2015.28)

Esta semana estuvo centrada en la Universiada de Gwangju, con una actuación de Corea del Sur aún mejor de los esperado. En el plano político, hacemos un repaso de las tensiones entre Corea del Sur y Japón debido a los coreanos obligados a trabajar para Japón durante la Segunda Guerra Mundial y años previos. Pero hay más temas: MERS, Saenuridang, NPAD, suicidio, desertoras, extranjeros, abusos y nombres originales para una zona sin sombrillas. Y, para terminar, el nuevo videoclip de las reinas del K-pop.


FOTO DE LA SEMANA: Universiada de Gwangju


Esta fue la semana grande de la Universiada de Gwangju, que terminará el próximo martes 14 de julio. Corea del Sur ya ha sobrepasado con creces su objetivo de 25 medallas de oro, y en estos momentos lidera el medallero con 31 medallas de oro, por encima de China con 28 y Rusia con 26.

Muchos de los oros surcoreanos fueron en especialidades que el país domina tradicionalmente, como tiro con arco, tiro con pistola, judo, taekwondo y básicamente cualquier deporte que implique lucha y pelea. Donde les va peor es en deportes de equipo y en atletismo. Estereotipos a tope. Es un chiste, no me lo tengas en cuenta.

Kim Kuk-young feliz tras batir el récord de Corea del Sur en 100 metros lisos con 10,16 segundos en la Universiada de Gwangju

La foto que más me gustó, sin embargo, no es de un vencedor. Ni siquiera de un medallista. Pero sí de un plumarquista nacional. Kim Kuk-young batió el récord de Corea del Sur de 100 metros lisos con 10,16 segundos, mejorando la marca de 10,23 segundos que estableció él mismo hace cinco años. Esta marca es justo el mínimo necesario para asegurarse la participación en el Campeonato Mundial de Atletismo que tendrá lugar en Pekín en agosto y los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro del próximo año. Así, Kim se convirtió en el primer atleta surcoreano en lograr la clasificación para ambas competiciones.

La marca la consiguió en semifinales. Después, en la final, terminó en sexta plaza con 10,31 segundos. Sin embargo, tiene motivos de sobra para estar más que satisfecho.


TEMA DE LA SEMANA: a vueltas con los trabajos forzados


Hace ya varias semanas que vengo comentando la nueva polémica entre Corea del Sur y Japón, relativa a los coreanos que fueron obligados a trabajar para Japón. Según la fuente, se habla de hasta 700.000 coreanos obligados a trabajar por Japón, sobre todo en las décadas de 1930 y 1940 -durante la Segunda Guerra Mundial- y muchas veces para empresas privadas. Trabajaron en condiciones pésimas, en muchos casos rozando la esclavitud, y muchos de ellos no recibieron pagos ni compensaciones pese a habérseles prometido condiciones equivalentes a las de los trabajadores japoneses.

Este asunto fue incluido en el tratado de normalización de relaciones diplomáticas firmado en 1965 por Corea del Sur y Japón. En este tratado se incluye una compensación económica por parte de Japón. Tokio pretendía entregar la compensación directamente a las víctimas, pero Seúl insistió en recibir el dinero todo junto con la promesa de que luego lo repartiría entre los afectados. Ese dinero se gastó en el despegue económica de Corea del Sur y solo una parte muy pequeña fue entregada a las víctimas.

Este asunto lleva coleando desde hace décadas. Básicamente, Japón mantiene que su responsabilidad finalizó con el tratado de 1965 y la entrega de la compensación económica; Corea del Sur mantiene que es necesaria una disculpa oficial; y algunas víctimas -sus descendientes- optan por presentar demandas judiciales individuales contra Japón.

Desde hace unas semanas todo salió nuevamente a la luz debido al intento de Japón de incluir 23 instalaciones industriales construidas entre 1860 y 1912 en la lista de Patrimonio Mundial de la Unesco. Entre esas instalaciones hay 7 en las que se cree que trabajaron coreanos de forma obligada. Por este motivo, Corea del Sur hizo un gran esfuerzo diplomático para impedir que la Unesco aceptase la propuesta de Japón y, una vez asumió que era imposible impedirlo, intentar que se incluyese una explicación clara sobre las condiciones en las que los coreanos trabajaron en dichas instalaciones.

Finalmente, Japón aceptó incluir la explicación, según la cual los coreanos "fueron forzados a trabajar", y se esforzó luego por dejar claro que "forzados a trabajar" no significa "trabajos forzados". Este juego de palabras es importante, porque si Japón asume de forma oficial que hubo trabajos forzados podría verse obligado a pagar compensaciones individuales -aparte del pago intergubernamental de 1965- y el asunto podría incluso girar hacia un juicio por violaciones de los derechos humanos.

Corea del Sur, lejos de conformarse con la explicación añadida en la propuesta de Japón, ha empezado a afirmar que Japón asumió que hubo "trabajos forzados", lo cual da una nueva base para pedir una disculpa oficial y nuevas compensaciones.

Dentro de esta nueva ola, los medios surcoreanos se dedicaron a desvelar un informe de las Naciones Unidas en el que se confirma que el reclutamiento forzoso de trabajadores coreanos supone una violación de la convención que prohíbe los trabajos forzados. El informe data de 1993 y los periódicos lo presentan como un documento obtenido en exclusiva que da un nuevo giro en todo el asunto.

Sin embargo, ese informe no es tan exclusivo ya que basta buscar unas frases en Google para encontrárselo completo en un libro de 1999. La obra en cuestión en el Informe del Comité de Expertos sobre la Aplicación de Convenciones y Recomendaciones, resultado de la Conferencia Internacional del Trabajo. En este texto, la Organización Internacional del Trabajo (OIT) de las Naciones Unidas recopila los asuntos pendientes en todos los países miembros. En el caso de Japón, se tratan dos temas: las mujeres de consuelo y los trabajadores forzados.

Al principio del libro puede leerse que la obra "no implica la expresión de un punto de vista por parte de la Oficina Internacional del Trabajo (ILO)", por lo que no puede ser usada como arma política. Eso aparte de que el texto completo no es tan favorable a la posición surcoreana como el fragmento que publican los periódicos del país.

Lo mejor es que lo leas tú mismo, en este enlace o aquí debajo, entre las páginas 127 y 131. Así, cada vez que se cite este informe en los próximos meses podrás tener una opinión propia sobre el tema.



MÁS NOTICIAS DE LAS COREAS

  • El brote del MERS en Corea está en vías de pasar a la historia, y la prueba es que ya se discute con la Organización Mundial de la Salud cuáles son las condiciones para declarar el brote como oficialmente finalizado. Parece que la condición es que no haya ningún nuevo caso confirmado durante 28 días consecutivos, el doble de los 14 días de período de incubación de la enfermedad. Mientras tanto, esta semana fallecieron tres enfermos, elevando la cifra de muertos a 36 personas. Los casos confirmado son 186 (dos más que la semana pasada), de los cuales 125 ya fueron dados de alta y 25 permanecen hospitalizados. También se redujo mucho el número de personas en cuarentena, que ahora mismo es de 566. Un total de 16.102 personas fueron puestas en cuarentena pero liberadas tras no mostrar síntomas de la enfermedad.
  • Menudo lío se montó en el partido Saenuridang, al cual pertenece tanto el Gobierno como la presidenta Park Geun-hye. La Asamblea Nacional aprobó una moción que daría al Parlamento un mayor poder para revisar y modificar iniciativas del Gobierno, y la presidenta ejerció su derecho a veto devolviéndola para ser revisada y criticando duramente a Yoo Seong-min, líder parlamentario del partido, por dejarse manipular por la oposición. El lunes el Saenuridang boicoteó la votación de la moción revisada en la Asamblea Nacional, provocando que caiga al limbo y se descarte automáticamente cuando se disuelva la cámara el próximo año. Yoo recibió mucha presión pera se negó a dimitir de su cargo. Al final fue necesaria una reunión de la cúpula del partido y una resolución recomendando su dimisión, y no le quedó más remedio que apartarse a un lado. Lucha de poder de las buenas.
  • En el NPAD, el principal partido de la oposición, las aguas bajan igual de revueltas. El partido está dominado por Moon Jae-in y la facción partidaria del expresidente Roh Moo-hyun, pero hay un grupo importante que no está de acuerdo y amenaza con dividir el partido para presentar una candidatura independiente en las elecciones parlamentarias de 2016.
  • Cuando hay un accidente en el que fallecen surcoreanos, no es extraño que después haya algún suicidio entre las personas a cargo de la seguridad del recinto o actividad en la que se produjo el accidente. Sucedió hace nueve meses cuando 16 personas fallecieron en un concierto de K-pop en Seongnam, y sucedió esta semana con el accidente de un autobús en China que comentaba la semana pasada. A los 11 muertos en el accidente (10 surcoreanos y el conductor chino) hay que sumar a una de las personas a cargo del accidente, que no pudo resistir el sentimiento de culpa y se suicidó
  • En los cinco primeros meses de este año desertaron a Corea del Sur un total de 535 norcoreanos, de los cuales 444 fueron mujeres. El porcentaje de mujeres entre los desertores norcoreanos no para de crecer año tras año. La explicación oficial es que el régimen norcoreano ejerce un menor control sobre ellas que sobre los varones. El rumor es que una de las claves para escapar del Norte es sobornar a los vigilantes de la frontera con China. Este soborno normalmente consiste en comida o cigarrillos, difíciles de conseguir y siempre en cantidades muy limitadas, mientras que las mujeres tienen formas de soborno más variadas.
  • Según las últimas cifras oficiales, en Corea del Sur residen 1,74 millones de extranjeros, que suponen un 3,4 de los 51 millones de habitantes censados. Más de la mitad son chinos y el 60% viven en Seúl y alrededores. Este número incluye a los extranjeros que residen de forma legal por más de 90 días, quedando fuera los turistas y extranjeros en situación irregular.
  • De este artículo me sorprende la encuesta según la cual un 90 % de los surcoreanos afirman haber sido víctimas de algún tipo de abuso físico o psíquico por parte de sus novios o novias, y que un 50 % de las chicas afirmen haber sufrido violencia física por parte de sus novios. La sociedad causa que muchos de estos problemas nunca salgan a la luz, porque cuando las víctimas deciden consultar con su familia suelen recibir más reproches que consuelo, y cuando se atreven a denunciar la experiencia es traumática. Todo esto tiene que cambiar ya.
  • Hace unos meses la ciudad de Busan decidió crear una zona sin sombrillas en la playa de Haeundae para que los extranjeros pudieran tomar el sol. La idea no era mala del todo, pero el problema fue que decidieron llamarla "Zona para extranjeros", un nombre que no transmite muy buenas sensaciones. Tras algunas protestas y una votación online se cambiará el nombre a "Sun and fun zone" (Zona de sol y diversión), que no discrimina a nadie y además coincide con el eslogan general de la playa. Otro nombre presente en la votación, que a mí me parecía ideal, era "Zona libre de sombrillas".

VÍDEO DE LA SEMANA: el regreso de Girls' Generation


Esta semana, sin que sirva de precedente, termino con un vídeo de K-pop. Regresó Girls' Generation, que siguen siendo una de las bandas insignia de esta industria, y están cosechando el éxito esperado. La novedad es que ya no son nueve chicas sino ocho, después de que hace unos meses expulsasen a Jessica decidiese irse y probar suerte con su marca de ropa.

En fin, un vídeo muy veraniego para Party, la primera firme candidata a canción del verano de este año. Azúcar a tope.



→ Pasa un excelente fin de semana. Por mi parte, este resumen está escrito desde España pero el próximo ya me toca hacerlo otra vez desde Seúl.
COMPARTIR ES BUENO
Si te gusta este blog
ayúdame a mejorarlo
a cambio de recompensas :)
INFORMACIÓN AQUÍ
  1. Aish mis soshis. Qué mal que nunca sabremos realmente lo que pasó con Sica.

    Siempre me acongoja cuando se ven noticias de suicidios por responsabilidades que muchas veces son más presiones sociales que otra cosa.
    La de los abusos... es triste que se den en tantas culturas y sociedades distintas. Violencia de género universal, parece...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La violencia de género es universal, sí, pero en algunos lados más presente que en otros, y en algunas sociedades más aceptada que en otras. Aquí en Corea del Sur, en mi opinión, es uno de los capítulos pendientes más importantes.

      Eliminar

Comentar es gratis y aumenta karma ;)