martes, 4 de octubre de 2016
0 comentarios

El miniparque de Seorae, visto y no visto

A veces vamos a pasear a Seorae, el barrio francés de Seúl, para estirar un poco las piernas. En realidad debería decir que sobre todo vamos a comer pan de calidad. No es que Seorae sea el barrio parisino que te transporta a Francia que promocionan a veces, pero sí que es una calle en la cual resulta más fácil encontrar según qué cosas. Y es una zona bonita, eso es innegable.

La cuestión es que, al ir con niñas, siempre terminamos pasando un rato largo en los parques. Hay varios, todo pequeños, pero me resulta curioso el que toma el nombre del barrio para llamarse Parque de Seorae (서래 공원). El nombre invita a pensar que se trata de un parque grande e importante, y la entrada corrobora esta impresión.

Entrada al parque de Seorae

Estatuas ecuestres en el parque de Seorae

Justo en la entrada hay unas bonitas estatuas de caballos, y a continuación hay... Pues casi nada, porque el parque se termina ahí. Más adelante hay una zona de gimnasia para personas con ganas de quemar las calorías del samgyeopsal del día antes, algo presente en todos los parques y montañas del país, y hasta ahí llega el parque.

Aparatos de gimnasia en un parque coreano

A través de la valla que delimita el recinto se ve un parque infantil, al cual se puede acceder a través de una pequeña puerta. Sin embargo, este parque infantil no pertenece al Parque de Seorae, sino al complejo de apartamentos contiguo.

Parque infantil en Seúl

Otra cosa que no puede faltar en cualquier parque de Corea del Sur son los árboles sujetos con varas para que no se escapen de noche. Supongo que el motivo de tenerlos tan bien sujetos es que la tierra apenas tiene profundidad y hay miedo a que un poco de viento los tire, pero no deja de resultar una imagen curiosa.

Árboles coreanos sujetos con varas

Más curioso aún es ver los chutes de medicamentos que les colocan. Esto sí que me resulta muy llamativo. El día que pase por aquí la agencia mundial antidopaje deja al país deforestado.

Árbol medicamentado en Seúl
Marchando un chupito de soju.
Árbol coreano con un bote de medicina
Y un poco de ketchup para acompañar.

En Seocho, también cerca de Seorae, hay un parque dedicado a las orugas que es más grande y más interesante. Otro día hablaré de él, que ya tengo las fotos preparadas.

Lo cierto es que en Seúl hay bastantes pequeños parques como este, pero a veces se echan en falta más parques de un tamaño un poco mayor. No es que no los haya, porque ahí están las montañas Namsan o Ansan, junto al arroyo Cheonggyecheon, el Arboreto de Seúl o el Bosque de Seúl, por no hablar de los parques del río Hangang. Lo que pasa es que la ciudad es muy grande, enorme, y hay muchas zonas sin ningún parque grande en las cercanías, de forma que resulta imposible sentarse en ningún lado sin ver pasar coches. Y a mí, que en el fondo sigo siendo de pueblo, me gusta ver árboles y no cemento.
COMPARTIR ES BUENO
Si te gusta este blog
ayúdame a mejorarlo
a cambio de recompensas :)
INFORMACIÓN AQUÍ
No hay comentarios

Comentar es gratis y aumenta karma ;)