martes, 7 de marzo de 2017
0 comentarios

El primer día de cole

Parece que aún fue ayer cuando escribía un post sobre el primer día de Sonia en la guardería. Un año más tarde nació su hermana Elsa, la cual empezó a ir a la guardería el año pasado.

Flores de jabón para la graduación de la guardería
Flores de jabón de la "graduación" de Sonia al terminar el yuchiwon (preescolar).

Ahora, tras un año yendo juntas a la misma guardería, Sonia ha dado un nuevo paso y ha empezado a ir al colegio. La semana pasada se celebró una pequeña ceremonia de bienvenida para los nuevos estudiantes, con espectaculares actuaciones musicales y gimnásticas de sus compañeros más veteranos o "seonbae" (선배), y al día siguiente hubo un primer día de aclimatación con un par de horas de clase.

Desde esta semana el horario ya será el habitual, de 9 a 13 horas. Son solo cuatro horas diarias de clase, actividades extraescolares y academias aparte, pero es un ambiente muy diferente a la guardería. La profesora es seria y no cuida de los niños como una segunda madre. Si tienen un problema deben tratar de resolverlo por sí mismos. En el pasillo hay un teléfono que hace llamadas a cobro revertido para que ellos mismos llamen a sus padres si necesitan algo. Para esto, y porque después de clase tiene una yincana de academias, muchos niños ya llevan un móvil colgado del cuello para poder comunicarse con sus padres en cualquier momento en caso de necesidad.

Son niños metidos de repente en una vida casi de preadultos.

No sé cómo explicar la sensación de ver a una hija ir al colegio por primera vez. Es como si de repente sumase los seis años que pasaron desde su nacimiento. Seis años en los que las tareas diarias dificultaban ir marcando las correspondientes muescas en el calendario. Por supuesto éramos conscientes de que las niñas crecen y evolucionan, pero uno no se da cuenta realmente del cambio hasta que en un momento dado hace una pausa para reflexionar un rato, respira hondo y exclama "¡Oh, ya no es un bebé!".

No sabría decir en qué momento desarrolló una personalidad propia, pero la tiene. Su estado de ánimo ya no depende totalmente de nosotros. Aunque sigue siendo una niña muy alegre y charlatana, más que sus padres, ahora hay veces que nosotros estamos animados pero ella se muestra más apagada. No siempre quiere hacer las mismas cosas, sino que ya empieza a mostrar el comportamiento errático típico de la preadolescencia. Eso incluye que en ocasiones prefiere estar sola, lo cual era impensable hace apenas unos meses.

Y estos cambios no han hecho más que empezar. Lo que se nos viene encima.

→ En Corea la educación primaria (초등학교), que dura seis años, empieza en el año en que el niño cumple los siete años, de forma que la mayoría de niños comienzan con seis años. Como el curso escolar comienza a principios de marzo, solo los niños nacidos en enero o febrero empiezan ya con siete años. A continuación pasan a la educación secundaria (중학교), que dura tres años, después de la cual hay otros tres años de preparatoria o bachillerato (고등학교). Al terminar estos 12 años de educación obligatoria, los niños adolescentes pueden ir a la universidad, y de ahí a la jungla laboral.
COMPARTIR ES BUENO
Si te gusta este blog
ayúdame a mejorarlo
a cambio de recompensas :)
INFORMACIÓN AQUÍ
No hay comentarios

Comentar es gratis y aumenta karma ;)