miércoles, 12 de abril de 2017
2 comentarios

Un día en mi vida (Seúl, 2017)

Estamos teniendo una semana muy movida en nuestra pequeña familia. El lunes Elsa se despertó vomitando y hubo que llevarla al hospital, de donde volvió al día siguiente. Es la primera vez, partos aparte, que algún miembro de la familia pasa una noche en el hospital. Por si esto fuera poco, el martes por la tarde yo cogí el relevo y rompí de manera espectacular una racha de 15 años sin vomitar.

Aunque la memoria de aquellas fechas está difusa, no vomitaba desde una mañana de domingo de hace década y media en Irlanda, y en aquel caso no por enfermedad. En fin, que al final el virus terminó por afectar también a la madre y estos días estamos molidos todos excepto Sonia, que es dura como un clavo y aguanta con firmeza el ataque de los virus.

El caso es que estos días se nos han roto completamente las rutinas, y esto me ha hecho recordar que hace mucho tiempo que no escribo un post de la serie "Un día en mi vida". Así pues, sin más preámbulos, y con la intención de que en el futuro sirva para recordar viejos tiempos, ahí va un resumen de mi horario habitual.

Un cono zombie en Seúl
El cono zombie es una foto random pero me vale para ilustrar este post.

7:30 Suena el despertador del móvil, poniendo un abrupto final a mis sueños.

7:40 Venga, va, habrá que levantarse y hacer vida. "Hacer vida" significa lavarse, afeitarse (uno de cada tres días) y desayunar un café con leche o un té inglés, dependiendo de por dónde me dé.

8:30 Empieza el reparto. Hay que llevar a Elsa a la guardería y a Sonia a la escuela. Yo voy con una y mi esposa va con la otra.

10:00 De vuelta en casa. Tras el pino de cada día, llega el momento de hacer recados pendientes o de dedicarle un par de horas a este blog y a YouTube. De alguna forma, casi siempre hay tareas pendientes.

13:00 Hora de comer. Aquí no hay término medio. A veces es un sándwich, ramyeon o sobras del día anterior, y a veces vamos a algún sitio interesante. Por ejemplo, en este último par de años he probado un alto porcentaje de los buffets de Seúl.

15:00 Toca ir a buscar a las niñas, otra vez por separado.

17:00 Comienza mi jornada laboral, traduciendo desde casa.

23:00 Termino de trabajar y voy cerrando todo.

23:30 Cierro los ojos y paso a un plano diferente de existencia.


Como se puede ver, mi horario habitual es muy simple y poco exigente. Aunque tiene algunas desventajas ocultas, como tener que trabajar en la oficina la mitad de los festivos y domingos, en general creo que nunca en mi vida había trabajado tan poco. Esto por un lado está bien porque me permite pasar tiempo con las niñas y vivir con poquito estrés, pero por otra parte me hace sentir que estoy desaprovechando mi tiempo.

Tengo este horario desde hace unos tres años y ya estoy muy adaptado, pero mantengo los ojos muy abiertos en busca de nuevas oportunidades, en especial en el campo de ingeniería. El gran problema es que por algún motivo esas oportunidades de retomar mi carrera implican más trabajo y menor salario. Antes de que pregunte nadie ya respondo yo: sí, es tan sorprendente como frustrante pero es así.

Por cierto, me parece que este post es tan bueno como cualquier otro para anunciar que hemos comprado billetes para ir a pasar unas semanas a España este verano. Este va a ser un viaje muy movido porque en la primera semana estarán mis suegros de visita y después quedaremos yo y Sonia tres semanas extras mientras yo trabajo desde la casa nodriza. Y en agosto, por cierto, lo cual significa que después de siete años podré comer mis adoradas peras limoneras.
COMPARTIR ES BUENO
Si te gusta este blog
ayúdame a mejorarlo
a cambio de recompensas :)
INFORMACIÓN AQUÍ
  1. Excelente tu trabajo en este post o en el canal de Youtube,un simple "consejo" porque soy tu seguidor, los videos hazlos mas breves y compagina mas imagenes, serías un exito terrible si toamras ideas del canal de Japanistic, no es que quiera quitarte tu impronta, pero los videos en youtube deben de ser mas breves y dinamicos, hace mas de año que he leído un post de tus dias en Irlanda, y leo esta bitacora de tu día y hay una distancia abismal, sigue así!!!saludos desde Uruguay

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por el seguimiento y el comentario. Es interesante lo que planteas. La respuesta corta es que no estoy en YouTube buscando fama ni dinero, y por tanto seguiré haciendo vídeos a mi estilo aun sabiendo que no es el estilo que triunfa hoy en día. Tanto en el blog como en YouTube mi regla de oro es crear contenidos que a mí me gustaría leer o ver, y en el momento que deje de seguirla el blog y el canal tendrán los días contados.

      Eliminar

Comentar es gratis y aumenta karma ;)