miércoles, 3 de mayo de 2017
8 comentarios

Esa sutil diferencia entre una librería y una biblioteca

Sofás para leer libros en una librería de Seúl en Corea del Sur

Una de las escenas más comunes en las librerías surcoreanas consiste en un grupo de personas tiradas literalmente en el suelo leyendo algunos de los libros que están a la venta. Es una imagen que me impactó cuando entré en una librería coreana por primera vez, y a día de hoy me sigue sorprendiendo la impunidad tranquilidad con que la gente se pone a leer libros que teóricamente están a la venta.

Normalmente los pasillos entre estanterías son estrechos y carecen de asientos, por lo que los clientes gorrones se sientan en el suelo dificultando el paso. Muchas veces hay que ir dando saltos de rana para no pisar a nadie, porque en un mismo pasillo puede haber una decena de personas tiradas en el suelo leyendo. Como una trinchera en primera línea de guerra, pero con lectores en vez de heridos.

Coreanos viendo libros en librería surcoreana

Algunas librerías han aprovechado el fenómeno para instalar zonas con mesas y sofás, como muestran las imágenes que ilustran este post, en las que los lectores pueden sentarse cómodamente. Como parecen incapaces de impedir que mangoneen los libros, aprovechan el fenómeno para ponerle las cosas fáciles a los gorrones con la esperanza de que aprovechen la sesión de lectura gratuita para comprar algo, aunque sea un paquete de bolígrafos.

Es más, muchas grandes librerías cuentan con cafeterías en su interior, haciendo que los lectores al menos paguen por un café mientras leen un libro que no comprarán. Esto hace que las librerías sean parecidas a los aviones, con una gran zona "turista" llena de gorrones en el suelo y un pequeña zona "business" con lectores VIP cómodamente sentados y sorbiendo café. En un futuro quizá tengamos cafeterías literarias que por el precio de un café permiten leer un libro, como los bares de España con el Marca pero con más glamour, donde las cajas de cobro no sean necesarias porque nadie comprará los libros.

Coreanos leyendo libros en una librería de Seúl

Todo esto provoca quejas de la industria editorial, que ve cómo las librerías devuelven libros sobados pero sin vender. Por lo visto, si las librerías devuelven los libros no vendidos las editoriales no llegan a cobrarlos, haciendo que las verdaderas víctimas de los lectores tacañetes no sean las librerías sino las editoriales. Me pongo en la piel de los editores, y los autores, y me imagino la tremenda frustración que esto debe suponer.

Las librerías tampoco es que lo tengan tan sencillo. Vivimos en una era digital en la que todos tenemos teléfonos inteligentes con conexión a internet y una oferta de ocio superior a lo que un mortal puede consumir en toda su vida. Los libros de papel parecen condenados al ámbito académico y a unos pocos nostálgicos y gente temerosa de las ondas WiFi. Por todo esto, las librerías tratan de adaptarse ofreciendo servicios alternativos, aunque sea acomodar gorrones y vender café a costa de los editores.

Quizá en un futuro los libros digitales y lectores de ebooks están tan extendidos que las librerías ya no existan en su forma actual pero, mientras tanto, seguirá habiendo casos curiosos y polémicos como este que comento hoy. ¿Tú qué opinas? ¿Es ético leer libros en librerías de esta forma?
COMPARTIR ES BUENO
Si te gusta este blog
ayúdame a mejorarlo
a cambio de recompensas :)
INFORMACIÓN AQUÍ
  1. Si no me equivoco, en las FNAC suelen tener un área para sentarse a leer.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no lo sé. En las grandes librerías de Corea hay gente leyendo literalmente por todas partes, en las mesas o directamente en el suelo.

      Eliminar
  2. Como escritora te puedo decir que aquí el que más pierde es el autor. Pierde la posibilidad de ser publicado de nuevo porque la editorial no gana dinero, pierde lo poco que pueda ganar por las ventas —no sé cómo está el mundillo editorial en Corea, pero en España ya te digo yo que, cobrando cada seis meses o un año, un porcentaje mínimo por venta, ya puedes ser Pérez-Reverte para ganarte la vida escribiendo, y ni así— y pierde la confianza en poder seguir escribiendo.
    Las editoriales ganarán de un modo u otro. Pero los autores acaban perdiendo. También pierden los correctores, maquetadores, diseñadores gráficos, los de las imprentas, los agentes literarios, los editores, las secretarias, los que sirven el café que podrían quedarse sin trabajo si se reduce la plantilla.Cuando alguien se descarga un libro o, en este caso, lo lee en una librería sin intención de comprarlo, toda la gigante maquinaria sufre una pérdida, porque no es solo un libro, son cientos de libros.
    Alguien me dijo una vez que no es verdad que una descarga sea una venta perdida, pero si lo aplicamos a lo que sucede en las librerías coreanas, se demuestra que efectivamente es una venta perdida. Una por cada persona que se sienta a leer un libro sin pagarlo.
    Se ve que lo de que la cultura debe ser gratis lo tienen muy interiorizado en muchos países. Eso y lo de que no quieren hacer ricos a los escritores «por no hacer nada», que todavía existe esa creencia de que escribir es cosa de vagos y que no hay más que ponerse frente al papel o el teclado y ponerse a vomitar palabras que publicarán tal cual.
    Ojalá escribir una novela fuese tan fácil y barato ^^.
    ¡Un besote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Apreciada, comprendo tu malestar, y es el mismo que sintieron los fabricantes de máquinas de vapor cuando surgían las de gasóleo, también los fabricantes de máquinas de escribir cuando surgían las computadoras, en fin, podría citarte una larga lista, tu ya sabes. Lo que te recomendaría es que te re-inventes, aprovecha las nuevas tecnologías a tu favor y no te estanques con el papel, hoy día existen páginas digitales de pre-pago, donde por ejemplo como "moscardón" te permiten leer algunas paginas de cualquier obra de tu interés y si te enganchas por una debes pagar un monto (x) para continuar leyéndola hasta el final, eso te lo comento a modo de ejemplo y es algo tan sencillo de hacer que tu misma puedes llevarla a cabo sin mucho esfuerzo o mas bien si así fuere podrías pedir asesoría, después solo quedará por fomentar un fuerte marketing hacia tu página de novelas o lo que sea que te guste escribir...mucho animo, no te rindas.. mira a lo mejor no trata de tu mundillo pero te paso aquí un link de una página de mangas que frecuento a menudo, y cuyo funcionamiento se basa en lo que te he mencionado mas arriba, es solo para hacerte una idea, a mi la página me encanta y estoy suscrito a ella y pago la cuota sin chistar, con eso ya te digo todo..https://www.lezhin.com/en/

      Eliminar
    2. Es cierto que estamos viviendo un cambio de modelo en la industria editorial, motivado tanto por los avances tecnológicos como por el cambio de hábitos de los lectores.

      Por una parte la informática e internet permiten un acceso mucho más rápido y cómodo a los libros. Las editoriales tardaron mucho en subirse al carro (me refiero a ebooks y las plataformas que comenta Rubén) y ahora la gente está muy costumbrada a leer sin pagar (es decir, piratear). El pirateo no lo defiendo de ninguna forma; la lectura digital, sí.

      Y por el otro lado creo que podemos asegurar que ahora se lee menos. La gente se ha acostumbrado a otras formas de ocio más inmediatas y cómodas, y muy pocos están dispuestos a empezar el compromiso de leer un libro durante varios días hasta terminarlo. Hoy en día la mayoría de best-sellers son de autores consagrados o de famosetes que ponen su nombre a un libro. A veces parece que hay más libros escritos por tuiteros que por escritores de verdad.

      No me cabe duda de que el futuro de los libros será más digital que de papel. Tan solo espero que las editoriales sobrevivan y sepan adaptarse a los tiempos modernos.

      Eliminar
    3. Muy cierto, un amigo me comento una vez que la era digital acabará con la industria del papel, sin embargo yo le respondí, no te apresures con tu predicción, yo que tú no me imagino limpiándome el trasero con un "i-phone"..todo dicho..

      Eliminar
    4. Hace ya años que publico en digital y la editorial que ha apostado por mis novelas, también las ha publicado en digital. Las editoriales han tardado mucho más que los autores indies en subirse al carro y, al hacerlo, pensaron que podían cobrar los libros al mismo precio que en papel. Por suerte han empezado a bajar esas cantidades abusivas. En B de Books, de Ediciones B, los precios son mucho más asequibles.
      De todos modos, gracias por el cosejo :)
      Muchas de las páginas que mencionas, se lucran de forma totalmente ilegal. Es decir, son páginas donde se piratean libros, pero los lectores pagan por leerlos. Los únicos que se lucran ahí son los dueños de estas páginas. He visto mis novelas en algunas.
      Y sí, como dice Felipe, cada vez se lee menos. No solo por lo que comenta, sino también porque muchos se lanzan a escribir y ya creen que no necesitan leer. Además, hay que tener en cuenta otra cosa: el país donde se vive. En España no se fomenta la cultura.
      Todo esto daría para un debate mucho más amplio, pero lo dejo aquí ;)
      ¡Un besote a los dos!

      Eliminar
    5. Ya que estás puedes dejar un enlace a tus publicaciones. Me gustaría echarle un ojo.

      Eliminar

Comentar es gratis y aumenta karma ;)