domingo, 27 de junio de 2010
0 comentarios

Corea cae eliminada por Uruguay en Sudáfrica 2010

Antes de empezar, un aviso: esta no es una crónica imparcial del partido entre Corea del Sur y Uruguay. Yo deseaba que ganase Corea, y me da pena que quedasen eliminados. Dicho esto, hay que reconocer que Uruguay ganó con merecimiento, porque es un país con una dilatada historia en los mundiales, y eso pesa mucho. Uruguay incluso ganó dos de las primeras ediciones de los mundiales, mientras que Corea es un invitado reciente. Independiente del juego o de los jugadores, la historia tiene su propia inercia.

Tras la clasificación para octavos de final, la expectación en Corea en las horas previas al partido fue tremenda. La TV hablando de fútbol a todas horas, carteles de ánimo, la gente con camisetas rojas, era como una gran fiesta colectiva. Se previó que, pese a la lluvia, unos 15 millones de personas verían el partido fuera de casa. Todos los bares y restaurantes a tope de gente, pantallas gigantes en las calles, los estadios abiertos para ver el partido... incluso los cines ponían el partido. De hecho, seguro que el primer gol de Corea fue captado por los sismógrafos del país, haha. Este es el Daegu Stadium (construido para la copa del mundo de 2002), en las horas previas al partido, probando los videomarcadores.
Estadio de Daegu, probando las pantallas gigantes por las que emitieron el partido.
Corea empezó el partido con nervios, conscientes de la mucha expectación que habían despertado. Pese a ello, tuvo una ocasión muy buena cuando Park Chuyoung tiró una falta cerca del área estrellando el balón en la cruceta. Si ese balón hubiese entrado, el partido habría sido completamente distinto. Sin embargo no entró, y poco después, en la única aproximación de Uruguay en el primer tiempo, Forlán centró desde la izquierda a un área llena de defensas coreanos. Incomprensiblemente todos se quedaron quietos, y Suárez llegó por el segundo palo para empujar la pelota a gol. Era el minuto 8 y el partido se ponía muy cuesta arriba.
Suárez celebrando el primer gol de Uruguay.
A partir de ese momento Uruguay se dedicó a defenderse y perder tiempo. Y en eso todos los equipos sudamericanos (excepto Brasil, que es de otro mundo) son unos artistas. Corea se hizo con las riendas del partido y acorraló a Uruguay en su área. Si bien es verdad que no consiguieron crear muchas oportunidades claras, también es cierto que el peligro rondaba constantemente el área de Uruguay. Y aquí se evidenció el otro gran problema de la selección coreana: la inocencia de cara al gol. Los delanteros de Corea adolecen de instinto asesino en los metros finales, y perdonaron varias ocasiones que los uruguayos habrían materializado. Así hasta que en el minuto 68 marcó de cabeza Lee Chungyon. Era el empate, y en ese momento se hacía justicia a lo visto sobre el terreno de juego.

Defensas estáticos recibiendo el segundo gol.
Corea continuó dominando el juego, aunque ahora Uruguay también buscaba el gol de la victoria. Y otra vez se notó que Uruguay tiene más galones, porque Suárez transformó un balón aparentemente sin peligro en el gol de la victoria. Fue una jugada individual, un gran disparo dentro del área, en una ocasión de las que había tenido Corea a decenas, pero el problema es que Corea no tiene un delantero como Suárez o Forlán, capaces de transformar una sandía en un gol. Entonces sí, Uruguay fue capaz de matar el partido. A base de interrupciones, despejes, cambios... lo que fuese necesario. El partido era de Uruguay. Pese a todo, Lee Donggook tuvo un mano a mano con el portero, y no hace falta que repita eso de la falta de instinto asesino.

En conclusión, Uruguay tiene más oficio, y Corea necesita madurar bastante para tener opciones en esta clase de partidos. No es cuestión de jugadores o de buen juego, es cuestión de saber hacer lo correcto en cada momento y no perdonar las oportunidades. Repito los dos grandes problemas de Corea. Primero, los errores graves en defensa, que son un regalo en forma de goles que los rivales no desaprovechan. Segundo, la falta de pegada. El hecho de que Uruguay sea mejor en una comparación jugador por jugador no tuvo tanta influencia porque Corea jugó muy ordenada, e hizo un esfuerzo físico tremendo bajo la lluvia sudafricana. Por eso creo que lo jugadores pueden volver contentos a casa, y seguro que en futuros mundiales los chavales que hoy vieron el partido no serán tan inocentes.

Aquí, la crónica de El Pais, con un vídeo resumen del partido.

Y aquí la portada del periódico del día siguiente:

Ahora, a animar a España, que sigue avanzando con paso firme. (Y tan firme, como que acabó ganando el Mundial)
COMPARTIR ES BUENO
Si te gusta este blog
ayúdame a mejorarlo
a cambio de recompensas :)
INFORMACIÓN AQUÍ
No hay comentarios

Comentar es gratis y aumenta karma ;)