lunes, 26 de mayo de 2014
17 comentarios

Premios Darwin, minusválidos violentos y la cultura de la prisa continua


Hace unas semanas, surfeando aguas inexploradas del internet coreano, me encontré este sorprendente vídeo. No voy a comentar nada hasta que lo veas...


Seguro que te está riendo. Y seguro que te sientes culpable al saber que el hombre en cuestión estaba en silla de ruedas sofá con ruedas por culpa de un accidente sufrido 6 o 7 años antes, y que la caída de 15 metros por el hueco del ascensor provocó su muerte. Te sientes mal al saberlo, ¿verdad? Bueno, quizá te tranquilice un poco saber que no hubo más víctimas.

Parece que no estaba bebido ni drogado, sino que simplemente sufrió un ataque de ira al ver cómo la puerta se cerraba justo antes de su llegada. Por eso decidió golpear la puerta una, dos, y hasta tres veces. Este comportamiento irracional le valió para ser galardonado con un Premio Darwin, que reconoce a aquellas personas que ayudan a mejorar la genética de la raza humana (con su desaparición).

La verdad es que no termino de entender la cultura del 빨리 빨리 de Corea, que provoca situaciones como las siguientes:

  • Personas que cierran la puerta del ascensor aunque ven perfectamente que alguien más se dirige hacia él.
  • Personas que entran en el ascensor cuando ya está lleno, provocando que no se mueva por exceso de peso, y aún así se niegan a salir.
  • Personas que pulsan los botones de llamada de todos los ascensores, en vez de ver antes cuál está más cerca, y luego los dejan accionados; provocando que todos los ascensores vayan parando en todas las plantas.
  • Personas que entran en el metro pese a estar abarrotado, en lugar de esperar dos minutos por el siguiente.
  • Personas que meten el bolso, mochila o bastón entre las puertas del metro, para que se abran otra vez y así poder entrar.
  • Personas que ponen su vida (y la de otros) en riesgo saltándose semáforos en rojo. A veces para quedar parados en medio de un cruce bloqueando todo el tráfico.
  • Repartidores que circulan en moto por las aceras o dentro de edificios. Esto es constante.
  • Personas que van por la calle empujando al resto de peatones, y nunca se giran para pedir disculpas.
  • Conductores de autobús que arrancan de golpe, sin dar tiempo a que los pasajeros se sienten, ni aunque haya subido un anciano con bastón.
  • Jefes que piden para YA algo que no necesitan hasta la próxima semana.
  • Personas que piensan que respetar las colas es para fracasados.
  • Personas que guardan cola, pero se la saltan en cuanto llega el metro, autobús o ascensor.

Las prisas pueden ser buenas en determinadas ocasiones, pero normalmente es mejor aquello del "Vísteme despacio que tengo prisa". Así pues, queridos amigos coreanos: 서둘러서 천천히 입혀 주세요.
COMPARTIR ES BUENO
Si te gusta este blog
ayúdame a mejorarlo
a cambio de recompensas :)
INFORMACIÓN AQUÍ
  1. Yo creo que vio la excusa perfecta para acabar su calvario. Porque sentido racional no le veo al asunto...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. He pensado lo mismo, que ese hombre lo que quería era acabar con todo. Quizá que le cerraran la puerta fué la gota que colmara el vaso, pero en el momento que ves que has roto la puerta, que es al segundo golpe, puedes intuir que al tercero te vas por el hueco y te puedes hacer daño.

      Eliminar
    2. Sé que no está bonito decirlo, pero yo veo un poco de "justicia poética" en este asunto.

      Eliminar
  2. Madre mía...¡tela!, estoy por hacer una lista con lo que pasa por estos lares aunque no creo que sea tan extensa.

    ResponderEliminar
  3. Ay madre, pues yo no me he reído. Primero, he pensado que la señora era una "señora amabilísima a la que le diría muchísimas cosas amables" :p y segundo que el señor estaba como un cencerro.
    La verdad es que para mí, las consecuencias que enumeras me parecen un signo de mala educación y es curioso que se den en una cultura como la coreana donde el respeto a los mayores y la jerarquía; entre otras cosas, está tan arraigado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El respeto está muy arraigado, pero solo ante personas conocidas (familiares, amistades, compañeros, círculos ampliados). Ante las personas desconocidas el respeto no es tan grande ni mucho menos. Es muy diferente el trato que se da a personas con las que se tiene alguna afinidad y a las personas con las que no se tiene ninguna relación. Algún día tengo que intentar explicar esto.

      Eliminar
  4. A mí lo que me sorprende es que tras el segundo golpe y al ver romperse la puerta del ascensor, haya decidido volver a intentarlo :(

    ResponderEliminar
  5. No creo que nunca actúe como esta persona pero la verdad es que da mucha rabia cuando te tienes que esperar porque en el ascensor no cabes ya que se llena de personas que pueden subir por las escaleras perfectamente.
    Eso pasa en cines, hospitales... y lo peor es cuando te miran, hacen como que se apartan para comprobar si cabes y cuando ven que no cabes te miran con cara de: pues no hay sitio.

    Después, mientras espero 5 min más a que el ascensor baje de nuevo (después de parar en todas las plantas) yo me quedo pensando en todos y cada uno de sus familiares.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy de acuerdo contigo. Los ascensores son para quienes los necesitan, el resto puede usar las escaleras. Estoy harto de ver gente joven usando los ascensores por pereza, mientras los ancianos y minusválidos tienen que esperar.

      Eliminar
  6. La pregunta es si en el accidente que lo dejó paralitico fue por causas similares de imprudencia en una moto o coche. Otra pregunta es si hubiera entrado con la velocidad con la que iba como habría dejado aplastada a la señora del ascensor. Al menos esta vez, la idiotez propia no ha dañado a nadie mas,solo al pobre mobiliario urbano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esos sofás eléctricos con ruedas son un peligro en las aceras de algunos barrios. ¡Limitación de velocidad ya!

      Eliminar
  7. En mi punto de vista, lo peor es falta de civismo. El hombre selecciono' muerte imocional. No es de genetico. Es muy triste.

    ResponderEliminar
  8. Me parece terrible, y no creo que tenga ninguna gracia. Es más triste que otra cosa. Tal y como he leído en los comentarios anteriores, el hombre seguramente se percató de que la puerta estaba rota, de que el ascensor ya no estaba ahí. Tenía tanta ira dentro de sí mismo que lo único que quería era terminar con todo, pero no creo que fuera consciente de la caída que tenía por delante.

    Tal y como comentabas en tu artículo, me hace pensar en lo poco cívicos que son por una parte los coreanos. En ese sentido no parecen tener la misma educación que en España, que cuando vemos en el autobús a una señora que va con bastón, dejamos el sitio libre para ella o le decimos al más joven que se levante para cederle el lugar (esto lo he visto mucho en Sevilla y Huelva, más que en Madrid o en Barcelona). El respeto empieza cuando somos conscientes de que estamos haciendo las cosas mal con los demás y cuando nos damos cuenta de que tenemos un comportamiento con el resto que no nos gustaría que tuvieran con nosotros.
    Como reflexión, me parece una lástima que se tengan tanto respeto entre grupos cerrados y no lo muestren con los desconocidos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy cierto, es algo que ciertamente sorprende.

      Eliminar
  9. Quedé impactada! Se quería morir, no hay otra explicación a este video.

    ResponderEliminar
  10. la lista de cosas que enumeras puede aplicarse así sin tocarla a lo que sucede en Buenos Aires. Seguro que no extrañaré tanto mi ciudad cuando viaje. jajajajaja

    ResponderEliminar

Comentar es gratis y aumenta karma ;)