martes, 13 de enero de 2015
17 comentarios

Cinco cotilleos coreanos

Parejita coreana vestida a juego

En todas partes suceden historias raras y sorprendentes. En Corea también. Hoy voy a contar cinco historias reales que sucedieron en mi entorno, entendiendo como entorno una definición muy extendida que abarca al menos tres grados de separación en amigos, familiares y conocidos en general. Algunas de estas historias son recientes y otras son de hace unos años. No doy nombres ni datos demasiados concretos para no comprometer la privacidad de sus protagonistas. Lo que sí puedo decir es que son historias verídicas que tuvieron lugar en Corea o están protagonizadas por coreanos.


1. Divorcio a los 15 días. Yo pensaba que los divorcios sucedidos pocas semanas después del matrimonio eran algo exclusivo del mundo de la farándula, pero resulta que también suceden en el mundo real. Un chico coreano, hijo de una familia de clase media-alta con bastante dinero, tenía una novia de un país del Sudeste Asiático que había conocido mientras estudiaba en el extranjero. Al regresar a Corea sus padres le dijeron que ni se le ocurriera casarse con una extranjera, y mucho menos de esos países.

El chico no dudó en seguir su consejo y rompió con su novia. Poco después conoció a una chica coreana a través de una cita a ciegas acordada por los padres de ambos a través de una amistad común (algo bastante habitual cuando el objetivo es el matrimonio). Tras un par de meses de citas se fijó fecha para la boda. Todo fue bien, y en las reuniones previas la familia de la chica demostró un nivel económico similar a la familia del chico. Sin embargo, la chica puso excusas para que fuese la familia del chico la que pagase casi todos los gastos.

Al día siguiente de la boda la chica insistió en que el apartamento que los padres del chico habían comprado para la pareja debía ponerse a nombre de ambos. La familia del chico se negó, y pocos días después salió a la luz que la familia de la chica estaba en la ruina y todo lo que habían mostrado era un montaje.

Entonces el chico pidió el divorcio a la chica, pero esta se negó a concedérselo a menos que su familia le ofreciese una importante cantidad de dinero. Tras unos tensos días de tira y afloja, se acordó el pago de una cantidad que en euros ocupa seis cifras, y se formalizó el divorcio.

Moraleja: les está bien empleado por haber despreciado a la novia original por tener un tono de piel un poco tostado.


2. El peligro de ser hija de un militar. Una chica coreana, hija de un alto cargo del Ejército surcoreano, estaba estudiando en una capital europea cuando se enamoró de un chico local. Tras unos meses viviendo juntos de forma secreta, de alguna manera la historia llegó a oídos del padre, que no dudó en subirse al primer avión que pudo y plantarse en la vivienda de la chica, donde se había asentado el chico. Sin mediar palabra, agarró a la chica del brazo y se la trajo de vuelta a Corea del Sur.

El chico debía estar enamorado de verdad, o al menos un poco, porque unas semanas más tarde viajó a Corea del Sur con la intención de visitar a la familia de la chica, explicar la situación y pedir su aprobación para la relación. Pese a insistir varios días, no fue capaz de entrar en el domicilio ni comunicarse con la chica.

Tres meses más tarde, supo por medio de una amistad común que la chica ya estaba casada en Corea. Nunca pudo volver a comunicarse con ella.

Moraleja: no se debe subestimar el poder de un padre (o madre) coreano sobre su hija (o hijo).


3. Restaurantes enfrentados. Dos ajeossis coreanos del sector de la restauración eran muy amigos. Cada uno tenía un par de restaurantes, especializados en platos diferentes, en distintas zonas de la misma ciudad. Un día, uno de los amigos comentó que estaba pensando en abrir un nuevo restaurante de seollongtang en una buena zona de la ciudad. El otro amigo respondió que él también estaba trabajando para abrir un restaurante de seollongtang en la misma calle.

Resultó que los restaurantes estaban uno enfrente del otro. Tras múltiples discusiones, algunas al borde de la violencia física, no fueron capaces de ponerse de acuerdo para que uno renunciase a su proyecto o al menos cambiase el menú.

Ambos restaurantes abrieron con una diferencia de pocos días. Cuando abrió el primero, uno de los clientes protestó airadamente afirmando que la comida tenía demasiado MSG, pese a que el dueño y el cocinero le explicaron que en la cocina no usaban MSG (el cual de hecho estaba disponible en las mesas como un condimento más). Después se enterarían de que este cliente misterioso era el jefe de cocina del otro restaurante.

Cuando abrió el segundo restaurante lo hizo con unos precios ligeramente por debajo del primero, y una nota que ponía que los precios eran provisionales y estaban sujetos a cambios. Cuando el primer restaurante bajó sus precios a un nivel justo por debajo del segundo, este reaccionó con una nueva bajada, ante lo cual el primero volvió a bajar sus precios... Al final, ambos restaurantes acabaron ofreciendo sus platos a precios ridículos.

Tras múltiples enfrentamientos entre los dos dueños, antaño amigos, y un mes de guerra de precios, cerraron los dos restaurantes.

Moraleja: si hay dinero de por medio, no hay amistad que valga.


4. No hay divorcio hasta que se case la niña. Una pareja de coreanos tenía una única hija. Él era dueño de una par de empresas y nadaba en la abundancia, mientras que ella tenía un origen más humilde. El hombre tenía una amante con la cual vivía, pero la mujer no le quería conceder el divorcio hasta que se casase la hija para no pasar la vergüenza de tener que ir a una boda estando divorciada.

La hija no encontraba novio porque no era muy guapa y además tenía un carácter algo difícil. En un momento dado decidió aprender un idioma europeo y, en una estancia en una capital europea para practicar el idioma, conoció a un chico local. El padre de la chica, al enterarse, empezó a presionarla para que organizase una boda rápido, y al mismo tiempo empezó a enviar regalos valiosos -muy valiosos- al chico.

Cuando la nueva pareja viajó a Corea, los padres simularon estar viviendo aún juntos y bañaron al chico en más regalos valiosos. El chico no parecía muy convencido de casarse tan pronto, pero acabó accediendo al ver una familia tan armoniosa y que nadaba en la abundancia.

Justo después de la boda los padres de la novia se divorciaron al fin. El padre, aunque redujo algo el caudal de billetes, siguió financiando la vida de la pareja, que hasta donde yo sé sigue viviendo en Europa sin que el chico sepa que sus suegros están divorciados.

Moraleja: lo mas importante es conservar las apariencias.


5. Coreana treintañera y chico negro adolescente. Esta historia está protagonizada por una coreana de alrededor de 30 años que vivía en una capital europea. Tenía la vida ya montada allí, con un novio coreano. Sin embargo, el chico era de una familia muy humilde y tuvo que regresar a Corea para trabajar y mantener a sus padres. La chica, que ya estaba en edad casadera y recibiendo presiones familiares al respecto, no estuvo dispuesta a asumir ese futuro y decidió terminar la relación.

Poco después apareció con un nuevo novio, un chico de color en su primer año de universidad diez años menor que ella. Nadie daba un duro por la relación, pero unos meses después se casaron. Al principio los padres de ella no estaban muy por la labor, pero tuvieron que ceder porque la chica ya estaba más que emancipada.

Ahora tienen un hijo mixto (café con leche, que diría mi madrina) y viven muy felices en Europa.

Moraleja: sin prejuicios se vive mejor.


¿Qué te han parecido estas cinco historias? Antes de que nadie pregunte, ya respondo yo: sí, tengo otras, pero debe pasar más tiempo porque aún están demasiado recientes ;)
COMPARTIR ES BUENO
Si te gusta este blog
ayúdame a mejorarlo
a cambio de recompensas :)
INFORMACIÓN AQUÍ
  1. Bastante interesantes...
    Supongo que cada uno obtuvo lo que merecia por hacer o deshacer, aunque en algunos casos se cayo en los excesos pero bueno hay cosas que son inevitables, espero que ya ahora cada una de esas personas de las historias ya se encuentren bien e iniciando de nuevo su vida y pues no queda mas que aprender de los errores del pasado, exito para todos y gracias por compartir estas historias de alguna forma ayudan de mucho, bendiciones xD

    ResponderEliminar
  2. Merecido o no, qué horrible que tu vida cambie para mal por un error que comentiste. Bueno, "error" quizá no sea la palabra correcta, porque en una sociedad donde te enseñan que debes tener un matrimonio provechoso no puede ser "error" que un padre ahuyente al novio pobre de su hija. Aunque la hija lleve una vida miserable, el padre estará seguro de que hizo lo correcto.

    Ahora, a mí tendrían que encadenarme y arrastrarme al altar y luego darme una poción milagrosa que me hiciera decir "sí, acepto" para casarme con un fulano con el que no quiero casarme, pero imagino que en Corea, por la educación que han tenido las personas, no les resulta tan sencillo negarse. No es que en mi casa me hayan enseñado que busque un amor Disney, sino que siempre me han animado a que haga cosas por mí misma, estudio, una carrera, viajar, etcétera. Bueno, algunas cosas de Corea me dan escalofríos. No me imagino cómo es haber nacido en Corea.

    La historia de los restaurantes me suena, jaja, en todos lados hay gente que rompe excelentes amistades por inmadurez y orgullo. Nadie está exento, hay que andar con cuidado.

    La última historia me gustó. Aunque es un poco triste tiene un final feliz (para ella). La ventaja que ella tuvo, creo, es que ya era una mujer independiente y aunque sus padres le dijeran que no, los ignoró de todos modos. Supongo que eso es menos común con coreanos y coreanas más jóvenes.

    Espero que la coreana de padres divorciados y su esposo comprado con regalos caros sean felices, en la medida de lo posible.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que sucede en Corea es que muchas personas no son capaces de marcarse sus propias metas, sino que siguen a ciegas los objetivos que les inculcan desde pequeños.

      Uno de estos objetivos es trabajar en una de las tres grandes empresas del país, para lo cual hay que estudiar en una buena universidad, para lo cual hay que esforzarse mucho en secundaria, para lo cual hay que estudiar muchas horas al día ya desde primaria. Luego, si no son capaces de entrar en una de las universidades buenas les da por pensar que su vida es un fracaso y no sirven para nada, se deprimen y algunos optan por el suicidio.

      El otro objetivo es casarse para tener hijos. Ellos deben buscar una chica bonita y sencilla, que lleva sola todas las tareas del hogar. Ellas deben buscar un hombre con una buena posición económica. Muchas personas no se plantean otros valores que no sean esos, y por eso después hay tantos divorcios, infidelidades y parejas que conviven pero no se hablan.

      Eliminar
  3. Wow impresionante los casos que intervienen con la cultura, valores, edad y egoismo entre todo, y aunque no todas las historias terminan bien pero todos atraviesan estos conflictos, aun asi creo que cada vez mas sera mas accesible la diversidad claro es con sus conflictos ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Corea del Sur se está abriendo el mundo y el número de extranjeros está aumentando. Los conflictos, tal como dices, son inevitables. Y los que nos queda por ver...

      Eliminar
  4. Moraleja: no te enamores de un Coreano (supongo que es menos común ver mix entre Coreano x extranjera que entre Coreana x extranjero).

    Es curioso que, a muchos, nos llame la atencion la cultura coreana y que precisamente sea esta cultura la que a veces nos pone trabas para acercarnos. Tengo interes particular tanto por Corea como por Japón (no tiene nada que ver con el pop XD) pero me da un poco de miedo despues de tantas cosas que he leido últimamente, de que mi visita no sea tan bienvenida, salvo que sea para turistear e invertir un poquito en su economia, pero de resto, veo que es demasiado dificil entrarles, incluso cuando no tengas ninguna intención mas alla del aprendizaje o de la amistad.

    Gracias por tu blog, es sumamente interesante y nos muestra la realidad que muy pocas veces, por no decir nunca, nos cuentan!!

    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las relaciones entre personas de diferentes países y culturas siempre son complicadas, no solo en el caso de español/latinoamericano/a y coreano/a.

      Eliminar
  5. Wow! me dieron muchísima risa! Esta bien rudo enamorarse de un coreano, la verdad son muy complicados.

    ResponderEliminar
  6. Yo no sabia que era tan complicado tener una relacion con un coreano, hasta que la madre de mi novio se entero que lo mio con su hijo (mi novio es coreano, estamos en EEUU) era mas seria de lo que ella se pensaba.
    Tengo casi 28 y mi novio casi 25. El vive con compa;eros de piso y yo con una familia de acogida (era au pair). No tengo una economia alta, no soy coreana y no soy catolica.
    Imaginaos como estamos ahora mismo. La madre no me aprueba. Ella vino a EEUU hace 15 a;os para poder ser Pastora. Tiene su propia iglesia.

    La tension va en aumento porque yo no quiero estar a;os y a;os con mi host family, quiero mi libertad y mi casa con el. Pero el quiere estudiar mas, es joven y no esta preparado. Su madre le ha dicho que su futuro es muy valioso para comenter un error (conmigo).

    Ultimamante me deja ir que nuestra casa sera bonita... Pero sigue teniendo presion por parte de su madre. U_U

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Imagino que ellos son cristianos protestantes. Si es así es un tema complicado, porque en Corea los protestantes religiosos se lo toman muy en serio y nunca se casan con nadie que no sea de su misma religión.

      Asunto complicado sin duda, sobre todo porque habiendo sido educado en Corea le será muy difícil llevarle la contraria a su madre.

      No quiero parecer agorero, pero....

      Eliminar
    2. Ni te gastes amiga, déjalo con él, se lo que te digo y te lo digo por experiencia. Es duro decirlo, pero una relación asi no tiene futuro y solo te hará llorar. Yo lloré mucho por mi ex novio coreano que al final se decidó por su familia, pero hoy dia agradezco que eso no haya funcionado porque seria muy infeliz en un país que, si te soy sincera, nunca me gustó ni su cultura ni su sociedad compuesta en su mayoría de gente materialista y con doble moral. Ahora soy muy feliz con un chico europeo que me respeta, me quiere y me trata como mi ex coreano nunca me trató...
      Como dice mi madre, las cosas pasan por algo...

      Eliminar
    3. No sé ni como decirtelo pero usaré las palabras del anterior...(yo soy catolica y el era cristiano protestante...) "Yo lloré mucho por mi exnovio coreano y (y mi mejor amigo) y al final se decipor su familia"

      Eliminar
    4. Estimada Anónima, yo te diría que una relación siempre tiene cosas buenas y malas, y que en la vida hay que tomar decisiones y como diría aquel, "darse una ostia" para aprender. Si le quieres no te des por vencida, poqrue aunque hay amores que fueron muy mal, como el de el bravo Paris y Helena de Troya, o Han Solo y Leia, hay muchas historias reales que invitan a creer que es posible. Ánimo!!!!

      Eliminar
  7. Entonces el estándar de los coreanos es casarse con alguien de su mismo país? He leído que son muy racistas ¿en qué grupo de individuos lo son más?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En todas partes lo más habitual es casarse con una persona del mismo país, no solo en Corea del Sur. En cuanto al racismo, me temo que sí existe y diría que se extiende por toda la sociedad. No se circunscribe solo a las personas mayores o a los jóvenes, aunque cada grupo lo expresa de forma diferente.

      Eliminar
  8. 1. Bendito Karma! Siempre se cobra las malas acciones de los demás! Desprecian a la novia del chico por ser extrajera de piel oscura y a cambio lo casan con una estafadora. Touché! Seguro que ahora esa familia debe sentirse una mierda por haber perdido el honor y el respeto al ser estafados y con un hijo divorciado (algo que no es muy bien vsito en ese país).

    2. Pobre mujer, seguro que el padre la casó a la fuerza y creo que debe ser muy infeliz. No se que tienen en la cabeza esos padres coreanos, que piensan que todo los que ellos hacen por sus hijos está bien, sin importarles su felicidad. Pero bueno, al menos el chico europeo se libró de tener a un suegro pesado. No voy a comentar que la chica debió tener carácter porque ya sabemos que los coreanos obedecen ciegamente a sus padres....

    3. Pues eso es lo que pasa con una amistad cuando hay intereses o dinero de por medio. Si eran amigos de años pues que lástima, pero es que encima les ha salido el tiro por la culata y los dos se han quedado sin su respectivo restaurante. Otra vez: Touché!

    4. Un muestra más de la doble moral e hipocrecía que hay en la sociedad coreana. Es asqueroso ver como el padre, por quedarse con la amante, es capaz de comprale un marido a su hija -no importandole que fuera extranjero en este caso- con tal de liberarse de la esposa. Y la mujer muy mal, soportando una infidelidad para que no hablara nadie mal de ella. En serio, que asco de familia.

    4. Bueno, al menos aqui la historia tuvo un final feliz, y la chica demostró carácter para defender su relación. Me imagino que ya llevaba tiempo en el extranjero y eso le formó su mentalidad.

    Conclusión: Todas estas historias reflejan la clase de mentalidad que, por desgracia, abunda en la sociedad coreana: doble moral, machismo, vivir de las apariencias, racismo, materialismo, ambición, etc.

    ResponderEliminar

Comentar es gratis y aumenta karma ;)