miércoles, 20 de mayo de 2015
4 comentarios

Un libro de poesías infantiles censurado en Corea por violento

En Corea del Sur acaban de retirar de las librerías un libro de poesías escritas por una niña de 10 años. Antes de seguir leyendo el resto del post te invito a que veas una de las poesías y su traducción.

Poesía infantil violenta en coreano
Los días que no quiero ir a la academia



Cuando no quiero ir a la academia
así


Mastico y como a mamá
la como hervida y la como asada
le como los ojos
le saco todos los dientes
le arranco mechones de pelo
como la carne adobada
lamo las lágrimas si brotan
al final como su corazón


de la manera más dolorosa





La traducción es mía, así que pude haberme perdido algo. Aun así, creo que se entiende el sentido del poema.

A la niña no le gusta ir a las academias, y algunos días tiene tan pocas ganas y odia tanto a su madre que se la comería. Literalmente.

La ilustración también es bastante gráfica.

Muchas de las personas que vieron el libro a la venta protestaron, provocando su retirada de las librerías. A la familia de la niña no le gustó la decisión y sus padres demandaron a la editorial exigiendo que vuelva a ponerse a la venta la obra.

Decía al principio que la niña tiene 10 años. Salió a la luz algún otro dato, como que la familia vive en Seúl, el padre es médico y la madre es poeta. Parece que es la madre la que intenta lanzar la carrera literaria de su niña, afirmando que "los poemas son muy creativos".

Cabe preguntarse si es lícito retirar un libro en un caso como este. Hay argumentos a favor de la retirada y a favor de su distribución, y ambos argumentos tienen parte de razón.

En cualquier caso, quizá el debate no debería ser si la obra merece o no ser censurada, sino las causas que pueden llevar a una niña de 10 años a odiar a su madre de esa forma. Todo lo que se diga sobre la excesiva presión educativa en Corea del Sur se queda corto ante un ejemplo como este o la app de amigo imaginario que comentaba hace dos semanas.

Yo soy partidario de la libertad de expresión y la defiendo incluso cuando algo no me gusta, como es este caso. No me gusta que se retiren libros de las estanterías solo porque ofenden a algunas personas, porque aceptar ese tipo de argumentos puede dar pie a la retirada de casi cualquier obra.

Ojalá el libro se ponga otra vez a la venta. Y ojalá nadie lo compre.
COMPARTIR ES BUENO
Si te gusta este blog
ayúdame a mejorarlo
a cambio de recompensas :)
INFORMACIÓN AQUÍ
  1. Yo lo compraría. Eso si, no lo clasificaría como poesía infantil, o enfocado a menores.

    Tema de discusión aparte es la situación particular de la autora-niña, de ver hasta que punto es capaz de discernir la imaginación de la realidad, y de si su madre poeta la ha influenciado o ayudado al escribir (muy probablemente).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Parece que parte del problema es que el libro está dirigido a un público infantil, y por eso se escandalizaron los padres -que sabemos que pecan de sobreprotectores-.

      Y sí, yo también creo que detrás de todo esto puede estar la mano de un adulto con ganas de vivir de su hija.

      Eliminar
  2. Pues desde ese marco, no solo es necesario la censura, es importante calificar psicológicamente al autor,, aunque lo que sugiere no sea lo que atrapamos, con la imaginación o concretamente,, las formas nada tiene que ver con el publico al que va dirigido,, ya corea tiene bastante problemas, como para luchar contra posibles desadaptados sociales,,,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los padres y la editorial deberían haber dado más importancia al sentido común que al dinero, pero una vez puesto a la venta el libro la censura tampoco me parece una buena solución. En Corea hay montones de desadaptados bastante más peligrosos que una niña de 10 años.

      Eliminar

Comentar es gratis y aumenta karma ;)