viernes, 26 de febrero de 2016
6 comentarios

Récord de filibusterismo, buenos contra malos, 28 años de móviles y otras noticias de las Coreas (2016.9)

Esta semana traemos una explicación sobre una curiosa palabra inglesa que protagonizó un récord en el Parlamento surcoreano. Continuamos con una reflexión sobre la inexactitud de otorgar papeles de buenos y malos a unos y otros, en vez de asumir que todas las partes tienen su parte positiva y su parte negativa. La mezcla de noticias variadas tiene un poco de drogas, paseos, protestas y redes. Y terminamos con un vídeo sobre la evolución de los móviles de Samsung en los últimos 28 años.


FOTO DE LA SEMANA: filibusterismo parlamentario


Esta semana he aprendido que la palabra inglesa "filibuster" tiene un significado diferente del vocablo español "filibustero". Filibuster, que en coreano se escribe igual que en inglés (필리버스터), se refiere a la acción de hablar sin parar para bloquear un trámite parlamentario. El motivo por el cual hoy hablo de esta palabra es porque esta semana se ha batido el récord de "filibusterismo" en la Asamblea Nacional de Corea del Sur.

[Imagen del Korea Times]

Para empezar hay que explicar tres cosas sobre la política surcoreana. La primera es que el Gobierno no envía los proyecto de ley directamente al Parlamento, sino que antes deben ser aprobados por un enjambre de comités y subcomités parlamentarios. Si no se alcanza un acuerdo sobre el texto, este no llega a ser sometido a votación, por mucha mayoría absoluta que pueda tener el Gobierno (como es el caso actual). Esto en teoría es una buena idea, pero en la práctica causa que muchas leyes pasen años en trámites antes de ser aprobadas y algunas de ellas se queden en el limbo para siempre. Además, muchas veces estos comités se usan como moneda de cambio para otros acuerdos, de forma que algunas leyes se quedan bloqueadas por una simple cuestión de rivalidad política.

La segunda cuestión es que hay una ley antiterrorista que lleva en este limbo de comités parlamentarios desde poco después de los ataques sobre las Torres Gemelas de septiembre de 2001. A raíz de las últimas amenazas norcoreanas el Gobierno se decidió a aprobar la nueva ley antiterrorista a toda costa, por lo que usó una cláusula legal para someter el proyecto de ley a votación incluso sin haberse alcanzado un acuerdo en el comité correspondiente.

El tercer punto a explicar es que según las normas de la Asamblea Nacional, los legisladores no tienen un límite de tiempo en sus intervenciones en los debates parlamentarios sobre proyectos de ley. Esto a veces se usa para alargar las sesiones de forma artificial, intentando retrasar las votaciones. En este caso, con el objetivo de impedir la aprobación de la polémica ley (ya explicaré en otra ocasión el porqué de la controversia) los parlamentarios de la oposición llevan tres días consecutivos de discursos.

Eun Soo-mi, en la imagen, batió el récord de una ponencia más larga en la Asamblea Nacional con 10 horas y 18 minutos. Empezó a las 2:30 de la madrugada y no paró de hablar hasta las 12:48 del mediodía. Sin pausa. Crack.

El anterior récord databa de 1969, cuando Park Han-sang habló durante 10 horas y 15 minutos para intentar evitar (sin éxito) que Park Chung-hee modificase la Constitución.


TEMA DE LA SEMANA: buenos vs. malos


Un tipo de películas que me aburren soberanamente son aquellas en las que el bueno es buenísimo y el malo es malísimo, y ambos papeles quedan perfectamente marcados desde el principio. No me gusta esta distinción tan clara porque no es auténtica. En la vida real no se puede separar a las personas en un grupo de buenos y un grupo de malos. Puede haber un pequeño porcentaje de personas que sean absolutamente buenas y un pequeño porcentaje que sean completamente malas, pero la gran mayoría viven (vivimos) en una escala de grises. A veces buenos y a veces malos, bondadosos con unos y crueles con otros, fantásticos a ojos de unos y despreciables a ojos de otros.

Esto también sucede con las naciones. No hay países siempre buenos, de la misma forma que no hay países simplemente malos.

Esta introducción viene a cuento del post de la semana pasada, en el que dejaba entrever que empiezo a estar un poco cansado del simplismo con que se trata la rivalidad entre Corea del Sur y Corea del Norte. En momentos de tensión intercoreana como el actual, siempre surge un flujo continuado de noticias sobre lo malo malísimo que es el régimen norcoreano y la gran amenaza que supone para el resto del mundo. Mientras tanto, Corea del Sur y sus aliados (léase Estados Unidos) son puestos en el papel de paladines del orden y la justicia que solo buscan la paz mundial.

Esta semana también tuvimos montones de notas negativas sobre Corea del Norte, que no enumeraré para no hacerme aún más pesado.

Pero entre todas las noticias me gustaría destacar una (esta) que sirve como confirmación oficial de algo que ya había leído en alguna ocasión. Corea del Norte ha propuesto varias veces negociar un tratado de paz que ponga fin de manera formal a la Guerra de Corea, que concluyó en 1953 con un armisticio que nunca se transformó en un tratado de paz definitivo, por lo cual Sur y Norte llevan más de 60 años técnicamente en guerra.

Pues bien, según muchas informaciones Pyongyang está dispuesto a negociar un gran acuerdo que incluya el tratado de paz y su desnuclearización, a cambio de la retirada del Ejército de Estados Unidos de la península coreana. Hay más asuntos a tratar y todo está sujeto a negociación, pero las líneas generales del acuerdo serían esas. Si no hay una situación de guerra y Pyongyang no se siente amenazado por el Ejército estadounidense, no hay razón para que el Norte siga gastando un elevadísimo porcentaje de su escaso presupuesto nacional en el desarrollo de armas nucleares y misiles intercontinentales. Y si el Norte suspende esos programas, las sanciones de la comunidad internacional carecerían de sentido y Corea del Norte podría volver a ser un país relativamente normal. Seguiría siendo una dictadura, eso sí, pero de esas hay muchas en el mundo y no parecen importarle a nadie.

Por otra parte, si nunca se llega negociar ese acuerdo, el conflicto será cada vez mayor y Seúl y Washington tendrán justificación para buscar nuevas formas de defenderse de las crecientes amenazas norcoreanas. Como por ejemplo el controvertido Sistema de Defensa Terminal de Área a Gran Altitud (THAAD) que Estados Unidos quiere instalar en Corea del Sur, y ante el que China protesta enérgicamente por considerar que no controlará solo a Corea del Norte sino también las instalaciones militares chinas.

Creo que no estoy expresando bien lo que intento explicar, así que lo diré claramente: últimamente parece que el conflicto entre Corea del Norte y Corea del Sur no es más que una excusa para que Estados Unidos intente incrementar su influencia en la región con el objetivo de mantener a China bajo control. De la misma forma, China pone trabas en la resolución del problema para seguir teniendo a Corea del Norte como colchón ante la Corea del Sur "estadounizada".

En 1945, cuando se terminó la Segunda Guerra Mundial y Japón abandonó la península coreana que gobernaba como colonia, la antigua Corea se dividió en dos partes porque así lo establecieron las potencias del momento, que eran el Estados Unidos capitalista en el sur y la Rusia comunista en el norte.

Ahora, siete décadas más tarde, China ha ocupado el papel de Rusia pero la situación es muy similar. Las dos grandes potencias mundiales usan la península coreana como escenario de su rivalidad, y no parece que ninguna de las partes implicadas desee una solución al conflicto.

En este cuento no hay buenos y malos, solo grises. Pero de un gris muy oscuro, casi negro.


MÁS NOTICIAS

  • La Policía de Busan apresó a 42 personas por posesión y tráfico de drogas, pero los medios de comunicación se hicieron eco especialmente de un profesor canadiense que cultivaba un par de plantas de marihuana en el balcón. Sin embargo, tal como se explica en este blog, los casos cuyos protagonistas eran surcoreanos resultan ser más importantes tanto por su gravedad (59 gramos de anfetaminas) como por su morbo (intercambios de parejas tras drogarse).
  • Otra pifia del Korea Times fue presentar el proyecto que completará el bonito camino alrededor del palacio Deoksugung, llamado doldamgil, afirmando que se recuperará el tramo que desde hace más de un siglo ocupa la embajada británica. En realidad, tal como se describe aquí, ese camino no existía cuando el Reino Unido compró los terrenos y construyó su embajada al lado del palacio. Polémicas aparte, me parece estupendo que el doldamgil se extienda de forma que pronto sea posible rodear el palacio paseando.
  • Como cada 22 de febrero desde 2005, la prefectura japonesa de Shimane celebró su Día de Takeshima (Dokdo), pero en Japón no se enteró casi nadie. En Corea del Sur, sin embargo, reaccionaron tanto los políticos como los grupos civiles. Not an issue.
  • Hace unos años, cuando viajé a Hong Kong, me gustó ver cómo la ciudad había puesto WiFi gratuita en las principales atracciones turísticas. Ahora, parece que Seúl hará algo muy parecido y el anuncio no me podría parecer mejor. Mantener las redes tiene un coste, pero eso no es nada comparado con la promoción gratuita que harán los turistas subiendo a sus redes sociales las fotos que vayan tomando mientras visitan la ciudad. Y los que vivimos en Seúl siempre nos podemos arrimar para usar internet un rato sin gastar datos, eso también.


VÍDEO: 28 años de móviles Samsung


El fin de semana pasado tuvo lugar en Barcelona el World Mobile Congress, un evento que algunas de las las principales marcas mundiales de telefonía móvil aprovecharon para presentar sus últimos modelos. Samsung entre ellas, claro.

Aparte de su nuevo Galaxy S7, la compañía surcoreana también presentó este anuncio que resume sus avances en la fabricación de teléfonos móviles.


De 1988 a 2016, desde los primeros ladrillos a los minúsculos móviles posteriores, para luego vivir la explosión de los teléfonos inteligentes. Este anuncio capta y mantiene la atención del espectador y además tiene "ritmo". Un diez para la gente de marketing de Samsung Electronics por este spot de minuto y medio.

→ Feliz fin de semana, y no olvides que con un pequeñito esfuerzo puedes contribuir a que este blog siga su curso :)
COMPARTIR ES BUENO
Si te gusta este blog
ayúdame a mejorarlo
a cambio de recompensas :)
INFORMACIÓN AQUÍ
  1. Me ha gustado especialmente esta publicación, me parece un análisis muy interesante de la situación en las relaciones entre las dos coreas. Muy acertado lo del blanco y negro y los grises.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por cierto como quedó el tema de la aprobación de dicha ley que intentó filibustear esa diputada? Mucho mérito lo que hizo sin duda.

      Eliminar
    2. Pues por lo que sé llevan tres días consecutivos de discursos maratonianos y hay muchas dudas sobre si la ley podrá ser aprobada finalmente, pese a que el Gobierno cuenta con una holgada mayoría absoluta. Es una situación muy curiosa. ¡Feliz finde!

      Eliminar
  2. Lo de filibusterismo, no lo puedo creer, no fue al baño?????no comió?
    Y el resto del parlamento que hacía??? se fueron a casa?
    Buenísimo el vídeo de Samsung!!!
    Gracias, buena semana :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La mayoría de parlamentarios se marchaban a casa por la noche por la noche. En las fotografías aparecen las bancadas casi vacías. Los discursos duraron ocho días de forma ininterrumpida, día y noche, incluido el fin de semana.

      Eliminar

Comentar es gratis y aumenta karma ;)