lunes, 14 de agosto de 2017
2 comentarios

Unas pocas horas en Barcelona

Las Ramblas de Barcelona

Nunca había estado en Barcelona. Esta omisión no me preocupaba demasiado, pero por algún motivo en Corea del Sur era fuente frecuente de asombro. Cuando pregunto a un coreano que viajó a España qué lugar le gustó más, la respuesta es casi siempre Barcelona. Cuando a continuación comentaba que yo nunca había visitado la ciudad condal, me solía topar con un "¿Eres español y nunca has estado en Barcelona? ¿Por qué?" al que no sabía muy bien qué contestar.

Por eso, cuando al planear este viaje a España surgió la posibilidad de usar el nuevo vuelo directo de Korean Air entre Incheon y Barcelona para aprovechar la escala para visitar la ciudad, decidí escoger esta opción y retrasar un poco el vuelo a Galicia para pasar unas horas en la admirada Barcelona. Tras unas horas de sueño y un copioso desayuno, eso sí.

Desayuno potente en Barcelona
¿Buffet con pan, queso y jamón? ¡Me apunto!
Desayuno catalán
La falta de pan con tomate, eso sí, fue desconcertante.

Tras un paseíllo por las Ramblas que me dejó claro que Sonia no estaba muy la labor de caminar, subimos al metro para ir a la Sagrada Familia. No reservé tickets para entrar porque no teníamos tiempo, pero dimos una vuelta despacito* alrededor de la catedral. No me extraña que se haya convertido en un icono de la ciudad, porque es ciertamente espectacular pese a las grúas que la des-adornan. Si algún día se termina habrá que regresar para contemplarla en todo su esplendor. Y de paso entrar dentro, porque si su interior es la mitad de bonito de lo que se dice habrá merecido la pena la espera.

Catedral de la Sagrada Familia de Gaudí
Catedral de la Sagrada Familia en Barcelona

De vuelta en el centro, bajamos por el Barrio Gótico. De la Catedral de Barcelona pasamos a la Catedral del Mar, y tiramos tomamos un helado porque nos toca hacía calor. De la Catedral del Mar me habían hablado muy bien y lo cierto es su interior me encantó. Es una pena que no tenga un poco más de espacio alrededor para lucir como debe, porque me pareció una obra espectacular.

Barrio Gótico de Barcelona
Una calle del Barrio Gótico.
Interior de la Catedral del Mar
La Catedral del Mar me encantó.

Continuamos hacia el mar y pasamos por el Born (in the USA), unos restos de un antiguo mercado que destacan por contar con unos aseos de libre acceso que eran justo lo que necesitábamos en ese momento. Regresamos lentamente con un par de paradas para comprar agua e imanes de nevera, dimos un último garbeo por la Ramblas, y perdimos el tiempo que nos sobraba en los alrededores de la estatua de Colón y el paseo marítimo.

Mimo catalán hablando por teléfono
"Carmiña... Oye, dejo esto eh... Es muy estresante...
No, interesante no, mujer. Estresante."
Estatua de Colón en Barcelona
Este amable señor nos indicó la dirección hacia el
aeropuerto para tomar el segundo vuelo.

Barcelona me gustó mucho, en parte gracias a que tuvimos un tiempo fabuloso. No vi aglomeraciones ni nada parecido y el ambiente me pareció tranquilo y agradable. Cinco días más tarde mi esposa y suegros pasaron un día entero en la ciudad, de camino a Galicia, y sufrieron un día de frío y lluvia que hizo que su impresión de la ciudad fuera opuesta a la nuestra.

Espero regresar a Barcelona con más calma para ver más cosas, y con un poco de suerte será antes de que concluya la construcción de la catedral de los pinchos.

* Llevamos casi tres semanas en España y aún no he escuchado la canción de marras. Éxito.

✈ La parada en Barcelona fue la escala de ida en nuestro viaje de 2017 a Galicia.
COMPARTIR ES BUENO
Si te gusta este blog
ayúdame a mejorarlo
a cambio de recompensas :)
INFORMACIÓN AQUÍ
  1. Amigo, eres un hombre bendecido, salvaste la vida por el grave atentado que hubo allí, en Barcelona, en las Ramblas, gracias a Dios a esos criminales no se les ocurrió cometer su atrocidad cuando estabas por alli,fuerza a Barcelona! Animo a la madre patria España desde Paraguay y a ti que termines por disfrutar de tus vacaciones.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Habría sido muy mala suerte que coincidiese el atentado con nuestro único día en Barcelona. Claro que hubo gente con esa misma mala suerte y se convirtieron en víctimas. Es terrible lo que pasó.

      Eliminar

Comentar es gratis y aumenta karma ;)