martes, 7 de agosto de 2001
0 comentarios

UO Capítulo 6: Primeras aventuras.

Observando la merienda de un Energy Vortex.
La fabricación de los Elven Bows precisa de una pequeña cantidad de madera muerta, ingrediente que sólo se puede conseguir hurgando en el cadáver de unos malignos y escasos árboles andantes; aunque al principio este material se podía comprar en las tiendas de magia, no tardó en agotarse. Por lo tanto, sabiendo que las reservas de las que había hecho acopio no durarían para siempre, me vi forzado a explorar las vastas regiones de Sosaria, en busca no sólo de esta criatura, sino también de otras muchas de las que había oído hablar. Me puse de acuerdo para este fin con dos compañeros de clan: la terrible maga borg Aphra Benn y el osado Van Fanel, enano paladín.

Comenzamos por algunas de las mazmorras más nombradas por los aventureros en su vuelta a las ciudades. La entrada a estas cuevas suele estar poblada por pequeñas criaturas como esqueletos o zombies, que Van Fanel destrozaba con un par de golpes. Más adelante pueden hallarse criaturas más fuertes e interesantes, como ogros o trolls, fácilmente abatibles por un arquero. También tropezamos con varias gárgolas, algo menos fuertes pero con capacidades para la magia, aunque a un nivel muy básico. Al adentrarse algo más hacen acto de presencia monstruos mayores como cíclopes y titanes, y sus respectivos señores y reyes, más fuertes que los normales. Estas criaturas pueden ser un problema si alcanzan a golpear en cuerpo a cuerpo, pues la enorme maza de un titán puede acabar fácilmente con un guerrero bien protegido. Sin embargo son lentos y torpes, y su magia no representa un gran problema.

Luchando contra un dragón.
En las profundidades de las cuevas es donde habitan los buscados dragones, demonios y wyrms. Y otra criatura conocida como Elder Gazer, mucho más peligrosa que un Gazer normal, cuya función parece ser la de guardar el acceso a las zonas habitadas por estos reyes de entre los monstruos. En verdad los dragones no gustan de las visitas, pues en cuanto divisan gente extraña en su guarida se lanzan a por los intrusos, haciendo uso de sus muchos recursos. Y es que un dragón puede matar a distancia con su poderosa magia, o de cerca, dando mortíferos golpes. Pero su ataque más temido es el aliento de fuego, cuando el dragón escupe llamaradas contra los guerreros. Ahí concentra su fuerza vital, de modo que cuánto más herido esté menos daño ocasiona; pero si está pleno de vitalidad puede matar al más bravo de un soplido.

En otras ocasiones se nos unían también el paladín JabO y Byme, elfo ranger como yo. Formábamos entonces un quinteto capaz de derrotar dragones y demonios, como así hicimos. Empezábamos mandando un vórtice de energía, la más poderosa criatura que un mago es capaz de invocar. Éste era quien de vencer a un dragón y un demonio, y quedar aún vivo vagando sin rumbo fijo. Debíamos entonces escondernos hasta que el hechizo terminase o la maga lo desinvocase; pues el vórtice es una criatura caótica e insaciable, que ataca todo lo que mira. En caso de que algún monstruo quedase vivo aún, era rematado por los arqueros, y los paladines se encargaban de buscar en los cadáveres joyas y objetos mágicos. Muchas cosas se pueden conseguir matando estas bestias, desde grandes cantidades de oro a joyas mágicas, pasando por las buscadas armas mágicas. El cómo llegan estas armas al estómago de un dragón no se sabe a ciencia cierta, pero parece claro que pertenecían a caballeros que anteriormente se enfrentaron a la bestia, pereciendo en el intento.


COMPARTIR ES BUENO
Si te gusta este blog
ayúdame a mejorarlo
a cambio de recompensas :)
INFORMACIÓN AQUÍ
No hay comentarios

Comentar es gratis y aumenta karma ;)