sábado, 21 de agosto de 2010
0 comentarios

Daeho Lee bate el récord mundial de partidos haciendo home run

Daeho Lee (이대호 en coreano) ha logrado hacer un home run en nueve partidos consecutivos, lo cual supone un nuevo récord mundial. En los dos meses que llevo en Corea he visto bastantes partidos de béisbol, y un home run no es algo muy habitual. Hay partidos en los que no hay ninguno, y otras veces hay varios, pero digamos que es más raro que un gol en el fútbol.

Para los que nunca han visto un partido de béisbol y no conocen las reglas (o sea, yo mismo hace un par de meses), un home run sucede cuando un bateador golpea la bola y ésta cae fuera del terreno de juego (en las gradas o incluso fuera del estadio), siempre que su trayectoria esté dentro del ángulo del campo. Como los jugadores de campo del equipo que defiende no la pueden coger, todos los jugadores atacantes (el bateador y los que haya en las bases) pueden correr libremente y anotar un tanto. Un home run supone al menos un punto (el bateador) y un máximo de cuatro puntos (full base -las tres bases llenas-, y el bateador). Teniendo en cuenta que los partidos suelen acabar con marcadores del tipo de 7-5, y a veces más bajos (hasta un 1-0 he llegado a ver), un home run es una jugada importante.

Daeho Lee (apodado "Big Boy", chico grande, por motivos obvios) juega en los Lotte Giants de Busan, con el número 10. A sus 28 años, es una de las estrellas de la liga, y un jugador muy peculiar. Por su aspecto, nadie diría que es un deportista de élite, puesto que mide 1.92 y pesa... atención... 135 kilos! Nació en Busan, y tuvo una infancia muy complicada. Su padre falleció cuando él tenía apenas 3 años, y su madre se casó con otro hombre. Por ello, Daeho fue criado por su abuela en condiciones de pobreza hasta que también ésta falleció. Por aquel entonces, ya era un prometedor jugador de instituto, que pasaría a profesional en el año 2001, fichando por los Giants.

Lo curioso es que siempre había sido pitcher (lanzador), pero en el principio de esa temporada sufrió una grave lesión de hombro que parecía que arruinaría su carrera. Sin embargo, pidió ser cambiado de posición a hitter (bateador) y fue mejorando su juego poco a poco, manteniendo una posición en el equipo pese a que su sobrepeso ya era notorio. El año 2006 fue la temporada de su eclosión como estrella, consiguiendo la triple corona (líder de la liga en home runs, carreras y porcentaje de bateo). En el año 2008 formó parte de la selección coreana que ganó la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Beijing.

A mí personalmente es un jugador que me resulta muy simpático. Siempre está sonriendo, y esa "anchura de huesos" le da una imagen especialmente afable. Me recuerda un poco a Magic Johnson, el histórico base de los Lakers en los años 80. Sin embargo, no creo que sea tan popular entro los pitchers de los equipos contrarios, que ya le deben tener auténtico pánico.

*Más información sobre Daeho Lee aquí.
COMPARTIR ES BUENO
Si te gusta este blog
ayúdame a mejorarlo
a cambio de recompensas :)
INFORMACIÓN AQUÍ
No hay comentarios

Comentar es gratis y aumenta karma ;)