lunes, 30 de julio de 2012
1 COMENTARIO

Im Dong-hyun, un arquero coreano casi ciego

El deporte acostumbra a generar leyendas épicas, sobre todo en los Juegos Olímpicos. Cualquier medallista olímpico tiene detrás un historia de esfuerzo y sacrificios que merecería un libro entero. Sin embargo, hay pocos casos de superación personal y lucha contra las adversidades tan increíbles como el que os voy a presentar hoy: un arquero que es legalmente ciego.

Im Dong-hyun (임동현) es un arquero coreano con graves problemas de visión. Su capacidad visual es de 20/200 en el ojo izquierdo y 20/100 en el derecho. Esto significa que no es capaz de reconocer rostros, y que para leer el periódico debe acercárselo hasta la punta de la nariz. Legalmente es ciego del ojo izquierdo, y debido a esto no se puede sacar el carnet de conducir, por ejemplo.

Sin embargo, esta grave limitación de su capacidad visual no es impedimento para que practique su deporte preferido, el tiro con arco. Y no se la da nada mal, ya que ha formado parte del equipo olímpico coreano en las tres últimas citas olímpicas, lo cual es todo un logro teniendo en cuanta que Corea es el gran dominador mundial del tiro con arco. Su palmarés también es envidiable, ya que atesora nada menos que dos oros olímpicos, cuatro campeonatos mundiales y otros cuatro oros en los campeonatos asiáticos. En Atenas 2004 y Beijing 2008 logró el oro por equipos, aunque en Londres ha tenido que contentarse con el bronce.

Pese a este impresionante historial, parece que su mejor página está por escribir, ya que en esta prueba por equipos de Londres 2012 ha batido el récord del mundo de 120 flechas, situándolo en 699 puntos (de 720 posibles). De todas formas esto no es nuevo para él, ya que el récord que ha batido era también suyo. Es decir, estamos ante uno de los mejores tiradores de la actualidad. Con un 20% de capacidad visual, no lo olvidemos.

El propio Dong-hyun explica que no puede ver bien la diana, situada a 70 metros de distancia, y que apenas distingue unas manchas borrosas. La clave son los colores, ya que es capaz de distinguir un círculo amarillo rodeado por dos círcunferencias roja y azul. A los largo de tantos años de práctica ha conseguido una increíble habilidad para apuntar al "centro de la mancha amarilla", y el resultado es una puntería que sus propios compañeros y competidores tachan de asombrosa.

Seguro que a estas alturas ya te pica la curiosidad por saber más cosas de Im Dong-hyun, así que vamos a ver unos datos personales. Dong-hyun nació el 12 de mayo de 1986 en Cheongju (alrededores de Seúl), y empezó a practicar el tiro con arco a los 10 años, animado por un profesor. Como es fácil de adivinar, se encontró con muchas dificultades, pero siempre contó con el apoyo de su familia para seguir entrenando. No usa gafas porque, según explica, le molestan al apuntar. Tampoco le gusta que le recuerden su incapacidad, y suele contestar diciendo que no usa bastón ni perro lazarillo, así que se considera una persona normal.

En un par de días será la prueba individual, y yo no oculto que me gustaría ver cómo Im Dong-hyun consigue la medalla de oro, reivindicándose como el mejor arquero de la actualidad, y redondeando una historia digna de figurar como capítulo propio en el gran libro del deporte.


* Este post se lo debo a mi amigo Santi, autor del fantástico blog Un libro al día, quien me chivó esta noticia.
COMPARTIR ES BUENO
Si te gusta este blog
ayúdame a mejorarlo
a cambio de recompensas :)
INFORMACIÓN AQUÍ

Comentar es gratis y aumenta karma ;)