viernes, 5 de abril de 2013
15 comentarios

Días de lluvia, sabor y emociones

Sobrevolando la estepa rusa
Sobrevolando la estepa rusa...
Sobrevolando las Rías Bajas
... y las nubes gallegas.

Ya hemos vuelto del viaje a España. Aún con la cabeza hinchada por el jet-jag, voy a escribir mis impresiones sobre estos días. Para quienes no quieran leer mucho, lo resumo en tres palabras: lluvia, sabor y emociones.

LLUVIA


Galicia tiene fama de ser una tierra donde llueve sin parar. Esta fama tiene su razón de ser pero, aparte de que hay otras regiones mucho más lluviosas, tampoco es lo mismo Santiago (donde sí llueve casi todos los días) que las Rías Bajas (también conocidas como "la Galicia Tropical"). Sin embargo, lo de esta semana santa no fue normal. Tuvimos lluvia casi casi todos los días, y el tiempo solo nos dio un respiro al final. Al menos nos fuimos con la sonrisa en los labios por haber podido dar una vuelta por la playa, aunque fuera con chaqueta.

Por culpa de esta lluvia no pudimos visitar algunos lugares a los que nos hubiera gustado ir. La verdad es que apenas viajamos porque nos sentíamos muy bien en casa, pero vamos a poner la excusa de la lluvia para que sirva de disculpa.

Gotas de lluvia

SABOR


Me gusta mucho la comida coreana, y cuando estoy fuera de España intento olvidarme de la comida española. Pero a veces me apetece alguna cosilla: un mazapán, un bocata-con-de-todo, un trozo de pan de millo (maíz), una pera limonera, un huevo frito de los de verdad... En estos días he comido de todo, y todo muy bueno. Desde el jamoncito que nos saludó a la llegada hasta los yogures de kilo, pasando por una empanada de zamburiñas y un churrasco que deberían estar en un museo. Sin olvidarme del clásico mega-roscón de mi madrina ni de la mejor lasaña del mundo, claro.

Pero por encima de todo está "la comida de mamá". Ese sabor familiar que siempre está en el paladar. Porque solo una madre es capaz de conseguir que un hijo coma dos platazos de callos y repita con otros dos para cenar. El resultado fueron 4 kilos en 12 días, a un kilito extra cada tres días. Y ahora que mi madre ya lee mi blog, puedo afirmar que es verdad lo que dice el anuncio: "A mellor tortilla de patatas, a da miña nai".

Venta de pan gallego

EMOCIONES


Las personas somos de donde hemos pasado la niñez. Aunque estemos años dando vueltas por el mundo, siempre nos sentimos a gusto en la casa familiar, los caminos de alrededor, la zona en dónde jugábamos de niños. En este viaje lo he comprobado. Tras dos años en Corea, saliendo del país apenas cinco días para visitar Hong Kong, me sentí como en casa desde el mismo momento en que crucé la puerta de salida del Aeropuerto de Vigo. A esto contribuyó mucho mi familia, claro. No me había dado cuenta de lo mucho que los echo de menos hasta que los tuve delante otra vez.

Decía que somos de donde hemos pasado la niñez, y completo la reflexión afirmando que en la vida solo se hacen amigos verdaderos dos veces: en el colegio y en la mili. Al grupito del colegio los vi ya al tercer día, y me alegró encontrarlos a todos tan contentos. Al mal tiempo (vida laboral) buena cara (vida personal), y todos tan felices. Respecto a la mili, yo soy de los primeros que se libraron, pero sí pasé unos años en Irlanda que fueron una experiencia similar. Casi todos lo integrantes de aquella hornada gallego-vasco-irlandesa nos encontramos muchos años después para pegarnos un festín en el que había casi tantos niños como adultos. Faltó una pinta para redondear la tarde, pero cayó más de un café solo cortado de los de verdad, de esos tan amargos que rascan, y que ayudaron a endulzar los chuzos que veíamos caer de punta sobre la hierba en la que jugaban los niños. Del colegio y de la "mili", sois todos muy buena gente. Ojalá os pudiera ver más a menudo.

Hubo varias personas a las que no alcancé a ver, en parte por culpa de la lluvia y en parte por culpa de la apretada agenda. A otros los vi solo fugazmente, sin poder hablar tanto como me hubiera gustado. Tanto para unos como para otros, habrá que recuperar el tiempo a través de los interneses y sus modernidades.

Y cierro el post con el recuerdo de haberle podido presentar a mi familia a Julia y Luis, mis dos primeros profesores, que no fueron superados en todos los años que me pasé estudiando después. Por todo lo que me enseñaron, es mi deber conseguir que Sonia se aficione por la lectura, incluso en estos tiempos en que los niños se pasan el día delante de una pantalla. Una Sonia, por cierto, que ya se lleva buenas experiencias de este viaje, y un montón de palabras en español para contarlas: amigos, pollos, gatos, coche, jamón, abuelo, besitos, tío, chocolate...

En la playa de Vilariño con chubasquero y botas de goma

En fin, la última vez dije que volvería en un año y tardé dos. Esta vez no voy a decir nada, y ya veremos a ver.
COMPARTIR ES BUENO
Si te gusta este blog
ayúdame a mejorarlo
a cambio de recompensas :)
INFORMACIÓN AQUÍ
  1. Una entrada "mú sentía" que dirían por mi Andalucía. La verdad te quedo preciosa, me pusieron los vellos de punta.

    Co te dije llevo tres añitos sin pisar mi tierra, lo bueno es que no me quema mucho pero la verdad sentí muchas de las cosas que relatas cuando estuve la última vez jajaja mirá, te cuento una, cuando me baje del AVE en Sevilla, y vi un enorme cartel de la cerveza Cruzcampo casi lloro "Ya toy en casa" pensé.

    Me alegro que lo hayas disfrutado en la medida de lo posible.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al final uno se acostumbra a estar fuera, pero eso también hace que los retornos sean más intensos. Tú lo tienes aún más difícil porque estás aún más lejos. Espero que puedas hacer un viajecito pronto, y mientras tanto que disfrutes al máximo de tu familia en el paisito :)

      Eliminar
  2. Me alegra que lo hayais pasado bien con la familia y los amigos. Me ha dado muchas nostalgia leer tu articulo de hoy porque acabo de hablar con mis padres y como los hecho de menos!!

    Lo bueno es que voy a poder ver a otros españoles muy pronto. Me entere por mi padre de que la seleccion española de futbol va a estar a principios de Junio por aqui y va a jugar el dia 8 contra Haiti en Miami. No me mata contra quien juega pero no se puede tener todo. Hoy me compro la entrada para ir y el 8 de Junio estare vistiendo la camiseta y ondeando la bandera...y comiendo jamon!!

    Ojala que vuelvas pronto a tu tierra y que disfrutes de tu regreso a tu segunda casa.

    Un saludo desde la Florida para todos los que leen este blog y viven lejos de donde han pasado la niñez.

    Hasta pronto,

    Eva

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A falta de poder ir a casa, buenos son el fútbol y el jamón. ¡Pásalo bien! :)

      Eliminar
  3. Me encanta tu blog, y me alegra saber que regresas con bienestar y descansado, siempre que tengo oportunidad lo leo; a estás alturas ya estarás pisando tierra coreana , sigue así¡¡
    Ánimos¡¡

    ResponderEliminar
  4. He leído tu blog mas o menos como tres veces y la verdad es que me encanta, las anécdotas como también las reflexiones son muy interesantes (y la comida mmm se ve riquisima^^)... Espero que en tu viaje te haya ido genial y que muy pronto puedas volver a ver a tu familia...
    Saludos desde Chile
    Lizzy^^

    ResponderEliminar
  5. Hola Familia,
    Nos ha gustado vuestra cronica. Sois realmente auténticos, todo nuestro apoyo y si tenéis algo en lo que podamos seviros de ayuda no olvidéis que aquí estamos. Igual que si fuesemos los vecinos del octavo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya me disteis mucho en la época de Irlanda, tanto dentro como fuera del trabajo, más de lo que yo os puedo devolver. Ahora me conformo con los consejos de corredor de Pablo. Un placer habernos juntado, y a ver si podemos repetir prontito :)

      Eliminar
  6. Espero que hayáis vivido muy buenas experiencias y disfrutado de la family.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  7. Eso de que "Aunque estemos años dando vueltas por el mundo, siempre nos sentimos a gusto en la casa familiar" tengo que diferir contigo, porque cuando pasas MUCHOS años fuera, las cosas cambian, las personas cambian, y las calles que recorriste cuando niño, aunque te traen entrañables recuerdos, son distintas que las que tú recorrías de niño, cambiaron los jardines, los adoquines del suelo, hay tiendas distintas, personas distintas etc, y el nuevo lugar donde vives desde hace tantos años se convierte ahora en tu casa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Supongo que tienes razón, porque tú ya llevas un montón de años "exiliado". Yo hace apenas 10 años que me marché de casa, y por eso aún lo sigo viendo mi verdadero hogar. Cuando lleve otros 10 o 20 años fuera, probablemente pensaré como tú ahora.

      Eliminar
  8. Creo q la palabra que más repitió Sonia y que se lleva es aquello de "vamos de paseo", aunq me da q tb dejó alguna palabrita en su estancia...

    Un gustazo haberos visto, ciertamente que supo a poco, pero también supo como pocas cosas.

    Un saludo y ¡cómprate un buen paraguas para los misiles! Kekekeke...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Precisamente a vosotros me refería con eso de que con algunas personas pasamos menos tiempo del deseado. Teníamos mucho que hablar sobre blogs, música y otras cosas, pero habrá que esperar a otra ocasión. Y, sobre todo, nos quedaron varios abrazos por dar.

      ¡Sois muy grandes!

      Eliminar
  9. A ver si a la tercera va la vencida y conseguimos vernos jeje ;)
    Sino ya te buscaré yo por Seúl jiji

    Me alegro que lo pasases tan bien en casa a pesar del diluvio.

    Espero que en el futuro, si acabo lejos de mi hogar, también pueda volver de vez en cuando a sentir el aire y la brisa del terruño y llenarme de comida de mi madre jaja

    Un abrazo virtual Felipe y familia!

    PD.: Namku se quedó con ganas de interrogaros, así que quizás un día te envie un email o algo de su parte jajaja ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, fue una pena. Los primeros días por la lluvia, y luego porque los últimos días fueron un no parar. A ver si la próxima vez, sea en España o en Corea :)

      Eliminar

Comentar es gratis y aumenta karma ;)