martes, 11 de octubre de 2016
11 comentarios

Mi relación de amor y odio con el café instantáneo coreano

Café instantáneo surcoreano

De la sorprendente cantidad de café que se toma en Corea del Sur ya he hablado largo y tendido, pero hoy voy a hablar de una bebida parecida que se consume tanto o más. Una bebida con la cual mantengo una relación de amor y odio, como esos noviazgos de "ni contigo ni sin ti". Estoy hablando de un sucedáneo de café que se vende en sobrecitos y se prepara de manera instantánea. Aunque hay muchas marcas que lo producen, desde la confusa Maxim al French Coffee que tantos altercados diplomáticos ha provocado, en Corea se le suele llamar Coffee Mix (커피믹스).

Este tema lo tenía pendiente desde hace tiempo, pero no lo pude posponer más debido a esta noticia. Se hizo una encuesta entre casi un millar de turistas extranjeros y más de la mitad dijeron que su bebida surcoreana favorita es el café instantáneo de marras. Me pregunto si los turistas se pusieron de acuerdo para trolear o estaban directamente locos. En un país con montones de infusiones diferentes, con un alcohol tradicional llamado makgeolli que no está nada mal, con bebidas dulces y refrescantes como el sikhye o el maesil, con bebidas inclasificables pero ricas como el omija, ¿cómo se puede decir que lo mejor es el maldito café soluble?

Aunque podía ser peor, podían haber elegido ese matarratas llamado soju.

El coffee mix es una mezcla de granitos de café deshidratados por liofilización con azúcar, mucho azúcar. Al menos la mitad del sobre es puro azúcar, por eso el sabor es dulzón. También se vende café instantáneo sin azúcar, en unos sobrecitos más pequeños, pero este no sabe a nada. Es como comparar un irresistible macchiato con un triste americano. Spoiler: el macchiatto le zurra al americano y se mea en sus heridas.

De hecho, hay varios tipos de coffee mix y el desendulzado no es el peor. En verano el calor invita a tomar café con hielo, y el típico café soluble calentito apetece más bien poco. Por eso, los fabricantes idearon un café instantáneo que se disuelve en agua fría y lo venden como "iced coffee mix". Nunca, bajo ningún concepto, caigas en esta trampa. El mejunje resultante es lo peor que te puedes echar a la boca. Sabe a rayos y centellas con un toque de cáspita; perdón, de caspita. Yo lo probé una vez, en una tarde en que la oficina estaba a 34 grados y se negaban a encender el aire acondicionado, y fui incapaz de beber más de un sorbo.

El café instantáneo caliente, sin embargo me gusta. En realidad lo odio, pero me gusta tomar uno de vez en cuando pese a que sabe fatal. No se lo recomiendo a nadie, pero está bueno; ojalá dejasen de fabricarlo pero quiero tener uno siempre a mano.

A ver, que me explico.

Ponte en situación. Estás en una oficina, aburrido hasta el hastío con un trabajo menos gratificante que afeitarse con papel de lija. Te empieza a entrar cierta modorra, y notas cómo el nivel de concentración abre la puerta y se marcha escaleras abajo. En esto que alguien se prepara un coffee mix y pasa a tu lado, dejando un olorcillo a algo que parece café. En ese momento cierras los ojos, paladeas el regusto del olor menguante, y cuando abres los ojos de nuevo estás enfrente de la máquina de agua con la taza en una mano y un sobre de café instantáneo en la otra. Es inevitable, lo sé porque me pasa continuamente.

Entonces echas un poco de agua caliente en la taza, abres cuidadosamente el sobre, echas el café sobre el agua dejando que caiga todo el azúcar hasta que hace islita, remueves un poco y disfrutas del aroma de tu propio café. En ese momento piensas que el café es muy flojito, por lo que agarras otro sobre, esta vez sin azúcar para que no se queje el páncreas, y lo añades a la mezcla. Te das cuenta de que ahora es demasiado denso, por lo que añades más agua. Remueves con cuidado de no salpicar y regresas a tu asiento, dando un rodeo para meter el virus de la falsa cafeína en el mayor número posible de compañeros y dejar que continúe la reacción en cadena.

Llegas a tu asiento, el olor vuelve a despertar tus sentidos. Escuchas como se abre el ascensor y algo entra corriendo en la oficina; es tu concentración, que está de vuelta. Empiezas a trabajar y de repente todo tiene sentido. El estado flujo se consigue a base de café soluble.

Pero llega el momento de dar el primer sorbo, que te devuelve a la realidad como una colleja de abusón. El café soluble caliente también sabe a rayos y centellas, así que lo mejor es dejar que se enfríe mientras disfrutas de los últimos trazos de su aroma. Cuando ya está frío, buscas un momento de despiste para ir disimuladamente al baño y tirar por el sumidero esa pócima de la eterna vejez que tanto echarás de menos.

Este es el ciclo del coffee mix, amigos. Lo odio. Me encanta.
COMPARTIR ES BUENO
Si te gusta este blog
ayúdame a mejorarlo
a cambio de recompensas :)
INFORMACIÓN AQUÍ
  1. Yo me aficioné al 코피믹스 en Indonesia, aunque allí tienen más variedad de sabores (igual hasta menos sanas) pero menos dulce. Ahora en Corea tras mucha alquimia tengo mi gran mezcla: 3 sobres de expreso más uno de con leche y mucho azúcar =D
    Jacobo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tres sobre de expreso, uno con leche, mucho azúcar, y una semana menos de vida con cada vasito de ese mejunje :D

      Eliminar
  2. Yo no soy cafetero pero sí distingo el mal café del buen café. La única y última vez que bebí café instantaneo fue en Australia (el país con mejor café que conozco, un paraíso)...¡horrible!, no había dios que lo bebiera, es más para cuando estás huido de la policía y el ejercito te persigue...ahí igual tiraría de café instantaneo pero si no...¡ni loco!.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también distingo el café bueno del malo, mi truco es mirar el precio :D

      Eliminar
  3. Yo me preparo el café por la mañana en casa tengo cafetera italiana y café traido de españa. Pero por vagancia casi siempre acabo preparando instantaneo, eso si, del que viene solo luego le añado newsugar(sacarina o algo así) y leche fresca.
    Mejor que algunos cafés de cafeteria es, muchos me saben muy torrefactos y amargos/agrios no se como explicarlo (me dan dolor de cabeza al segundo te tomarlos) y el americano pues... no gracias por muy barato que sea y menos con hielo! He visto la de agua que le llegan a poner a un café corto despues añadirle hielo y eso para mi no es café ni es nada ����

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también tengo mi cafetera italiana y compro café en grano en el Costo, que luego muelo poco a poco con un molinillo de manivela. Muy artesanal todo :D

      Eliminar
    2. Ufff.. yo ya lo tengo molido y me da mucho palo ponerme con la italiana, tendré que comprarme una expresso ^^

      Eliminar
  4. Jajajaja, he disfrutado mucho leyendo tu historia de amor-odio con el café. Soy de Nicaragua y acá tenemos excelente café. Pero el instantáneo definitivamente no me entra... Saludos

    ResponderEliminar
  5. He visto relación de sadomasoquismo más sanas xD muy buen post

    ResponderEliminar
  6. Buenasss!!! Me encantan tus informes y noticias sobre el país que esta a la vuelta del planeta para mí, que soy de Buenos Aires Argentina!
    No soy muy consumidora del café si más del mate, pero en casa tenemos la cafetera italiana con las capsulitas que acá salen carísimas, como decimos nosotros "sale un huevo y medio"!! asique muy debes en cuando me preparo uno. Aquí esta lleno de starbucks, alguna vez entré pero me pierdo con tanta variedad de sabores y termino pidiendo "café con leche" clásico!
    De todas maneras, vuelvo a decir, adoro el mate, al primero un poquito de azúcar y luego amargo amargo y así me puedo pasar tooodo el día a mate! ;)
    Bueno muchos saludos desde aquí a la espera de nuevas noticias y tu toque de humor e ironía que me encantan!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Tanta gente habla maravillas del mate que tengo unas ganas locas de probarlo!

      Eliminar

Comentar es gratis y aumenta karma ;)