lunes, 11 de octubre de 2010
10 comentarios

Subida al monte Hallasan (la montaña más alta de Corea)

El monte Hallasan (한라산 en coreano) está situada en la isla de Jeju (제주도, Jeju-do), y es la montaña más alta de Corea del Sur con 1.950 metros de altitud. Fue originada por el volcán del mismo nombre, que entró en erupción por última vez hace unos 1.000 años. Recientemente fui de visita a Jeju y subí a la cima de la montaña, y esta es la historia.

Vista del cráter desde lo alto del monte Hallasan
Vista del cráter desde lo alto del monte Hallasan.

Los habitantes de Jeju dicen que "Jeju es el Hallasan, y el Hallasan es Jeju". Y es verdad, porque la propia isla fue originada por el volcán, y la montaña es visible desde cualquier punto de la isla (aunque la cima está frecuentemente cubierta por nubes). Además, hay vestigios volcánicos por toda la isla: rocas volcánicas, cráteres, y unas columnas hexagonales de basalto que pensaba que sólo había en Irlanda (en la famosa Calzada de los Gigantes) y en Escocia.

Panorámica desde lo alto del Hallasan
Vista desde el Hallasan.

Es una de las tres montañas más importantes de Corea, junto a Jirisan (지리산) y Seoraksan (설악산). Está catalogada como el Monumento Natural número 182 de Corea, y es también un icono muy presente en la cultura coreana, tanto en obras clásicas como en la cultura moderna. Por ejemplo, la clásica escena en que Samsoon sube a la cima en un día de lluvia, del dorama "Mi nombre Kim Samsoon" (내 이름은 김삼순, Nae ireumun Kim Sam Sun).

Kim Sam-soon subiendo a la montaña Hallasan de Jeju
Kim Samsoon gateando para subir hasta la cima.

Y para qué sirve una montaña así aparte de para dar sombra? Pues para subirla. Y allí nos fuimos el sábado 25 de septiembre de 2010, con la intención de llegar a la cima. Comenzamos muy temprano, a las 7:00 de la mañana, por dos motivos. Primero, porque habíamos visto en una web coreana que la subida y posterior descenso nos llevarían 10 horas. Y segundo, porque sabíamos que había una hora límite para subir, y no estábamos seguros de qué hora era. Al final resultó que el límite eran las 12:30 para hacer el último tramo, y las 14:00 para iniciar el descenso. Pero ojo, que estas horas no son fijas y cambian según la época del año.

Ruta del ascensión al Hallasan indicando las horas límite
Mapa del recorrido, con las horas límite.

Salimos de Seongpanak (성판악), desde donde tuvimos que hacer 9.6 kilómetros hasta la cima, para después bajar por la ruta de Gwaneumsa (관음사) recorriendo otros 8.7 kilómetros. Por tanto, la distancia recorrida fueron unos 18 kilómetros. El punto de partida estaba a unos 750 metros de altitud, así que el desnivel a subir eran nada menos que 1.200 metros. Sólo estas dos rutas llegan a la cima, mientras que las otras rutas disponibles se limitan a realizar un recorrido por el Parque Natural.

Sendero de subida a la montaña Hallasan de Jejudo
Así es el sendero de subida (y el de bajada).

El recorrido comienza por un sendero que atraviesa un bosque que va cambiando conforme se gana altitud. En general es un bosque bastante denso, con mucha vegetación y muy bonito. Como salimos tan temprano había un poco de frío, pero pronto marcamos un ritmo bastante alto, y el frío se transformó en calor y sudor. La teoría dice que cada 100 metros de altitud la temperatura desciende un grado, por lo que en la cima debería haber unos 12 grados menos que en el punto de partida. Sin embargo, por haber salido tan temprano, la mañana iba avanzando al mismo tiempo que nosotros ascendíamos, y este efecto se notó menos. Además, en la cima, pese a no haber vegetación, tampoco había viento, y el sol casi llegaba a calentar.

Refugio en la montaña Hallasan de Corea del Sur
Refugio para reponer fuerzas.

Después de 2 horas y media llegamos al refugio previo al último tramo de subida. En este refugio venden bebidas y algo de comida. Mucha gente aprovechaba para tomarse unos ramyeon (라면, instant noodles) calentitos y reponer fuerzas. Nosotros paramos 20 minutos a descansar un poco y comer una fruta, antes de hacer el último tramo de 2.3 kilómetros. Esta última parte, a diferencia de lo recorrido anteriormente, carece de vegetación y se podría decir que se trata de una subida de dos kilómetros de escaleras. Lo hicimos en una hora y llegamos a la cima a las 10:30.

Escaleras hacia la cima del monte Hallasan de la isla Jeju
Últimos metros antes de llegar a la cima.

En la cima ya había bastante gente, y un hombre con un micrófono que se dedica a vigilar que nadie se salga de la zona delimitada. En mi opinión, había demasiada gente para disfrutar del lugar. Había incluso grupos que se sentaban a comer. Pero no os creáis que tomaban un bocadillo o algo de fruta. Qué va, gimbab y kimchi al canto. Es una de las cosas positivas de la comida coreana, que es muy fácilmente transportable. Pese a la aglomeración, el paisaje es muy bonito, especialmente la vista del cráter del Hallasan. En el fondo del cráter hay un lago que cambia de tamaño dependiendo de la estación. Nosotros tuvimos suerte porque el día estaba bastante claro, y pude grabar este vídeo:


Comenzamos la bajada a las 11:15 y fue muy parecida a la subida: una parte alta sin apenas vegetación para adentrarse después en un denso bosque. Me sorprendió mucho ver un par de tumbas al lado del sendero. Estas tumbas son del estilo tradicional coreano, es decir, un montículo de tierra. Están a unos 1.700 metros de altitud y probablemente sean las tumbas más altas de Corea.

Tumbas coreanas en la montaña Hallasan
Tumbas a 1700 metros de altitud.

Otra cosa que me llamó la atención en la bajada: un refugio que fue destruido en el año 2007 por un alud de agua y piedras provocado por el tifón "Nari". Ahora han construido un nuevo refugio, esta vez sabiamente situado en una zona a salvo de aludes de piedras.

Restos de un refugio del Hallasan
Aquí había un refugio, hasta que fue barrido por un alud de piedras.

Otra curiosidad más. Una cueva de casi medio kilómetro de longitud en la que los antiguos habitantes de Jeju guardaban hielo. Como por aquel entonces no había neveras, en algún sitio había que conservar el hielo para hacerse luego los patbingsu (팥빙수, una especie de granizado) y naengmyeon (냉면, noodles fríos con hielo) en verano, ¿no?

Cueva en la montaña Hallasan de Jeju
A falta de nevera, buena es una cueva.

La última parte del sendero de bajada está llena de carteles explicativos sobre los habitantes del bosque: árboles, aves, insectos, etc. Es un buen lugar para pasear con niños y que se aprendan cómo es la vida en el bosque. Además, en algunos tramos el sendero transcurre paralelo a un río, lo cual provoca imágenes tan bonitas como este estanque.

Estanque de agua en la montaña Hallasan
Estanque de agua en un río casi seco.

Tardamos unas tres horas en llegar a Gwaneumsa, y terminamos el descenso a las 14:30. Curiosamente, la bajada se hizo más dura que la subida. Sería por el cansancio acumulado o por la dureza del terreno. Pero cómo puede hacerse duro un sendero acondicionado, que tiene escalones de madera en algunos tramos y que incluso está pavimentado con piedra? Pues precisamente por eso, porque las rocas son irregulares, aparte de duras, y provoca que cada paso suponga un golpe para las rodillas. Y eso, después de 18 kilómetros recorridos en 7 horas, se nota. Buena prueba de lo que digo es que había mucha más gente recuperándose en las zonas de descanso que en el subida.

Zona de descanso en el sendero de ascensión al Hallasan
Zona de descanso al lado del sendero.

El único punto negativo de la subida al Hallasan fue el exceso de gente, como ya dije antes. El hecho de que sea la montaña más alta de Corea y esté situada en un destino turístico tan popular como Jeju, unido a la afición que los coreanos sienten por el senderismo, hacen que sea mucha la gente que quiera subir esta montaña. La cima parecía una atracción turística más que la cumbre de una montaña. Y algunas personas piensan que es un paseo y suben sin la equipación necesaria, como una pobre chica que estaba llorando mientras su novio le llenaba los pies de tiritas, porque había intentado subir calzando unas zapatillas, digamos, muy poco apropiadas. Como Jeju es un destino típico en las lunas de miel de los matrimonios coreanos, seguro que esta es una imagen típica. La única forma de proteger el entorno de estas invasiones de gente fue delimitar un sendero del cual no se puede salir. Y esta es la parte positiva, porque el sendero está muy bien preparado para que la gente no sufra accidentes, y tiene bastantes indicaciones e incluso algún botiquín.

Cima del Hallasan llena de gente
Cima del Hallasan, llena de gente.

Y un último apunte: en la montaña los problemas crecen. Una pequeña molestia puede convertirse en una lesión paralizante. Un resfriado puede agotar completamente a quien lo sufre. Así que a la montaña, por sencilla que nos parezca, hay que ir siempre bien preparado. Ropa adecuada, comida, bebida y un móvil son elementos imprescindibles; porque incluso una colina que ya hemos recorrido muchas veces puede hacerse difícil si las condiciones meteorológicas cambian de repente, o si sufrimos un inoportuno resbalón. Incluso aquí, que no es alta montaña ni mucho menos, hay que tomar precauciones. Por ejemplo, así acabó una pequeña herida que me había hecho en un pie un par de días antes.

Llaga en el pie por subir la montaña más alta de Corea del Sur

Y esto es todo sobre mi "aventura" en el Hallasan. Algún día espero hacer lo mismo en el Teide, para poder decir que he subido a las montañas más altas en los tres países en los que he vivido. Digo esto porque en Irlanda también subí a la montaña más alta, el Carrauntoohill, allá por el año 2004, en un bonito día en que estaba todo cubierto de nieve y del que conservo unas fotos espectaculares.

→ Visita este enlace para saber más cosas de nuestro viaje a Jeju.
COMPARTIR ES BUENO
Si te gusta este blog
ayúdame a mejorarlo
a cambio de recompensas :)
INFORMACIÓN AQUÍ
  1. El teide está muy guapo, aunque yo hice trampa y lo subí en el teleférico :P

    ResponderEliminar
  2. HOlaa.! Mi 1era vez por aqui..!! Esta my bonito el blog y esta entrada esta genial..! Son muy hermosos los paises.. y muy entretenido leerte..!

    Saludos desde Venezuela..
    Marlystar..!

    ResponderEliminar
  3. #1 Tramposooo. Pero una cosa, de verdad hay un teleférico para subir al Teide? Suppongo que no será hasta la cima, que una montaña de cuidado...

    #2 Pues bienvenid@ seas al blog. Espero que leyéndonos pases un buen rato, y de paso conozcas cosas nuevas.

    ResponderEliminar
  4. Sí, es casi hasta la cima. Ten en cuenta que se llega en coche hasta los 2.350 m y el teleferico llega hasta los 3500 aproximadamente.

    ResponderEliminar
  5. Un paisaje estupendo~
    Una visita obligada en Corea. Vaya, parece que tendre que ponerme en forma, porque de otro modo, seguro que no llego a la cima.

    La coreanas, siempre glamurosoas, no importa donde esten. Hace un par de años me toco ver una escena como esa, mientras subia una de las piramides en Teotihuacan. Vaya que las 'admiro', porque lo que es yo, ni siquiera uso zapatillas en la ciudad, jeje.

    ResponderEliminar
  6. HOLA!!!!
    ESPECTACULAR ESTE MONTE UN MUY BELLO PAISAJE ME GUSTARIA MUCHO ALGUN DÍA PODER SUBIRLO... MUY INTERESANTE TU EXPERIENCIA :)

    ResponderEliminar
  7. Me gusta mucho tu blog, te felicito, me encanto el articulo espero ir a Corea y vivirlo yo mismo. Pero tengo una duda que me atormenta, el segundo idioma oficial en Corea es el ingles? Recuerdo haber leido que respondiste que el nivel del habla es bajo, que muchos no lo hablan, tu como te comunicas? Gracias y suerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tradicionalmente en Corea se aprendía más japonés y chino que inglés, por una cuestión práctica de y de proximidad geográfica. Aún así, hay alguna gente mayor que habla algo de inglés por haber vivido la Guerra de Corea, pero son pocos.

      La gente joven sí aprende inglés, pero se enfocan mucho más en el inglés escrito y las reglas para aprobar ciertos exámenes que en aprender a hablar inglés. Por eso, aunque hay bastantes que lo hablan decentemente, también hay mucha gente que no lo habla.

      Yo, por mi parte, me comunico en coreano hasta donde llegan mis limitaciones, y a partir de ahí utilizo el inglés o el típico lenguaje no verbal (ya sabes, señalar y hacer gestos).

      Eliminar
  8. Entonces casi se puede afirmar que una persona de 65 años no podría subir hasta el final? Para ir previniendo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aunque la mayoría de senderos están acondicionados, no deja de ser una caminata de varias horas. Una persona de 65 años en buena forma podría hacerlo, pero si tiene problemas de salud o no está habituada al senderismo lo veo complicado.

      Eliminar

Comentar es gratis y aumenta karma ;)