lunes, 17 de septiembre de 2012
4 comentarios

Subida al Carrantuohill, la montaña más alta de Irlanda

Hoy os voy a presentar una de mis grandes aventuras de Irlanda: el día que subimos a la montaña más alta del país. Bueno, lo llamo montaña porque es la más alta, pero en realidad no es para tanto. La montaña colina más alta de Irlanda es Carrantuohill, que está situada en el Condado de Kerry y tiene 1.038 metros de altitud. El nombre inglés de esta montaña tiene varias formas alternativas, como Carrantoohil y Carrauntuohill, todas ellas derivadas del nombre gaélico Corrán Tuathail.
El grupo, antes de iniciar el ascenso.
Vista desde la primera pendiente.
Es una montaña muy empinada y pedregosa, a diferencia de las otras montañas del país, que son bastante suaves. De todas formas la subida no es complicada en sí misma, pero sí que se puede dificultar bastante según las condiciones meteorológicas. En nuestro caso, ascendimos en febrero justo después de una gran nevada, pero en un día de tiempo calmado. Aunque había bastante frío y las rocas estaban resbaladizas, la emoción del momento hizo que el recorrido pareciese un paseo. Las vistas de las que disfrutamos durante la ascensión eran especialmente espectaculares.
Vista del Carrantuohill desde la primera cima.
Los lagos en el interior del anillo de picos.
Esta montaña forma parte de un anillo que rodea dos lagos conectados: Coomloughra y Eagher. Tras una breve marcha para llegar a estos lagos, iniciamos la ascensión de Este a Oeste (en el sentido de las agujas del reloj). Ante el peligro del terreno, hubo orden de mantener el grupo unido, y en algunos tramos subimos casi en fila. Cuando alcanzamos la primera cima hicimos una pausa para comer y analizar el tiempo para decidir si continuábamos o regresábamos. Como el día se mantenía claro decidimos continuar y completar la marcha.
Parece increíble que estas cimas apenas superen los 1.000 metros, ¿verdad?
Pausa para comer y recuperar fuerzas.
La parte más complicada del día fue pasar el estrecho desfiladero que conecta la primera cima con el Carrantuohill. En aquel momento no lo pensé, pero ahora comprendo el nerviosismo de los líderes, ya que un resbalón allí arriba podía haber sido fatal. Después de aproximadamente cuatro horas llegamos a la cima del Carrantuohill, donde pudimos hacernos unas fotos que parecen tomadas en el mismo Everest.
Iniciando la ascensión definitiva.
Cuando estábamos a punto de llegar, se hizo la luz.
En lo más alto del pico hay una cruz de hierro de cinco metros de altura, construida por un devoto católico que transportó los materiales por sí mismo. La misma religión que agravó (por no decir que causó) los enfrentamientos en Belfast, presente en el punto más alto del país. Al menos, que las intenciones queden claras.
Cruz de hierro en la cima del Carrantuohill.
Tras descansar unos minutos, y una vez tomadas las fotos pertinentes, iniciamos el descenso. Para bajar, continuamos el recorrido en la misma dirección, pasando por las otras dos cimas de más de 1.000 metros, ya que de esta forma la pendiente es más suave.
El menda, en lo más alto.
Vista desde la última cima.
Una vez abajo, y después de cambiarnos de ropa, nos fuimos a recuperar fuerzas y temperatura a un pub bebiendo unas pintas. Para regresar a casa tuvimos que conducir varias horas, pero íbamos todos con una sonrisa en la cara por haber logrado subir al punto más alto de Irlanda. O quizá era por las pintas, ya no me acuerdo bien :D
Ya abajo, al borde de uno de los lagos.
Subir este pico no es demasiado complicado, pero eso no significa que sea fácil. En los últimos años se han producido varias muertes, casi siempre por ir sin la preparación adecuada. Hay que vigilar especialmente el tiempo, que puede hacer imposible la ascensión (como me pasó cuando quise repetir unos años más tarde) y, ante la duda, no aventurarse. Y aún en la mejores condiciones hay que prestar mucha atención al recorrido, porque hay muchas rocas resbaladizas y zonas falsas. ¡Advertidos quedáis!

* En aquel momento no me lo podía ni imaginar, pero años más tarde subí a la montaña más alta de otro país: la montaña Hallasan de Corea del Sur.
COMPARTIR ES BUENO
Si te gusta este blog
ayúdame a mejorarlo
a cambio de recompensas :)
INFORMACIÓN AQUÍ
  1. ¡Fantásticas vistas!

    Me imagino que lo más duro de la ascensión fue el frío.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Había bastante frío, es verdad. Y además se mezclaba con el sudor propio del esfuerzo, con lo cual era muy fácil pillar un resfriado. Pero bueno, ya sabemos que en Irlanda el resfriado no es una enfermedad, sino una forma de vida ;)

      Eliminar
  2. wow que hermosos paisajes ejej de seguro hacia muchio frio jejeje hace 4 años atras con mi hermana hicimos lo mismo en una de las montañas de mi pais jejeje fue divertido incluso cuando terminamos la trayectoria mi hermana dijo "me duelen hasta las uñas" ejejej

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El senderismo es una de las actividades más satisfactorias que hay. Permite entrar en contacto con la naturaleza, relajarse, descubrir nuevos lugares, y todo eso mientras se realiza ejercicio físico. ¿Se puede pedir más?

      Eliminar

Comentar es gratis y aumenta karma ;)