jueves, 24 de enero de 2008
0 comentarios

Irlanda

Irlanda, Irlanda... ¿Qué puedo decir yo sobre Irlanda? Pues muchas cosas, no en vano pasé más de cuatro años viviendo (trabajando) en el país. Cuatro años, además, en el final de mi veintena, cuando iniciaba mi carrera profesional. Por tanto, cuatro años muy importantes de mi vida que, por haberlos pasado en Irlanda, los aproveché muy bien en algunos sentidos, mientras los malgastaba inútilmente en otros...

Irlanda es un país de norte de Europa, situado a la izquierda de Reino Unido (al cual pertenció durante bastante tiempo). Es una isla, y la parte norte sigue perteneciendo al Reino Unido. El resto de la isla tiene una extensión de 70.280 km², y una población de 4.5 millones de personas. Es una nación principalmente rural. Casi la mitad de la población se concentra en la capital (Dublín, 1,7 millones de habitantes). El resto de ciudades son mucho menores, y solo cabría destacar a Cork (380.000), Limerick (90.000), Galway (70.000) y Waterford (45.000). El resto son pequeñas poblaciones, muy dispersas entre sí. Irlanda se divide administrativamente en 29 condados, y las 5 ciudades principales son autónomas. Existe otra división, más tradicional que administrativa, que divide el país según las cuatro provincias celtas: Leinster, Munster, Connaught y Ulster.

En el año 1841 vivían en Irlanda 6.5 millones de personas. Diez años más tarde, la población se había reducido a 5.1 millones, debido a las muertes y emigración provocados por la gran hambruna irlandesa. Este descenso continuó hasta el año 1962, en el cual la población tocó fondo con 2,8 millones de personas. A partir de ese momento volvió a crecer, aunque aún sigue lejos del máximo.

Hay dos acontecimientos que marcaron enormemente la historia de Irlanda. Uno fue la hambruna ya comentada, y el otro fue la colonización inglesa, que comenzó en el siglo XII, y duró hasta el siglo XX. Irlanda logró su independencia en tres pasos: fue declarada en 1919 y reconocida en 1921, pero no fue un estado verdaderamente independiente hasta 1949. Esta dominación inglesa está grabada a sangre en la idiosincrasia de la sociedad, y son muchos los irlandeses que siguen culpando al Reino Unido de todos los problemas del país. Hay un sentimiento de amor odio en permanente conflicto, que se puso de manifiesto con toda su crudeza en los múltiples problemas de Irlanda del Norte. Este conflicto tiene una fuerte raíz religiosa, ya que Irlanda es un país de mayoría católica, mientras que el Reino Unido es protestante.

La economía irlandesa era una de las más pobres de Europa, hasta que en los años 80 comenzaron a fluir los fondos de cohesión de la Unión Europea. En ese momento Irlanda empezó a dar grandes ventajas (terrenos a bajo coste, exención de impuestos, leyes laborales especiales, etc.) a las multinacionales que se asentasen en el país. Gracias a esta política muchas grandes empresas establecieron en Irlanda su sede mundial (por ejemplo: Canon), y otras conviertieron a Irlanda en sus centros de producción y distribución para toda Europa (por ejemplo: Dell, Intel y muchas farmacéuticas). La llegada de estas grandes empresas tecnológicas disparó el crecimiento en la década de los 90, momento en el que se creó el término "tigre celta" para referirse al milagro económica irlandés.

Sin embargo, todo se vino abajo con la crisis de 2008. Justo cuando la Unión Europea ya no ayudaba a Irlanda, las empresas internacionales se marcharon a países con costes más bajos, y se terminó la época del dinero fácil. El estallido de la burbuja inmobiliaria (que en Irlanda era tan grave como en España) puso la puntilla, y el país se sumió en el caos económico. Ahora empiezan a recuperarse, porque supieron atajar el problema bastante rápido y porque la recuperación es más sencilla en países pequeños. El problema es que me temo que tardarán mucho en recuperar la exuberancia económica de hace 10 años, si es que la recuperan algún día.

El clima irlandés es quizá lo peor del país. Da la impresión de que todas las borrascas que entran en Europa pasan antes por Irlanda. De hecho, en las fotografías tomadas por satélite Irlanda suele estar oculta bajo una capa de nubes. El invierno no es excesivamente frío, pero sí muy lluvioso. Si al mal tiempo se le añaden las pocas horas de luz, resultan unos meses bastante lúgubres. La primavera y el otoño son más suaves, pero aún así llueve casi todos los días. El verano, por su parte, se reduce a una par de semanas de buen tiempo, aunque de todas formas no se superan los 25 grados de temperatura.

Este clima atroz provoca muchas depresiones, que contribuyen a uno de los principales problemas del país: el alcoholismo. Irlanda es un país muy famoso por su whisky y cerveza, y eso no es una buena señal. Es mucha la gente que se toma varias pintas al día. De alguna forma, muchos irlandeses no son capaces de ver a un futuro más allá de una semana, y su mayor meta es tener unas monedas para tomarse unas pintas el fin de semana. Y la semana siguiente, Dios dirá.

Típica estampa del rural irlandés.

Más allá de estos datos, Irlanda es un país muy importante para mí. Los cuatro años y cuatro meses que pasé en Irlanda fueron muy importantes en muchos aspectos, sobre todo porque fue mi primera experiencia de expatriado. Si no hubiese dado el paso de irme a Irlanda, probablemente nunca habría vivido fuera de España, y no habría viajado tanto. Vivir en Irlanda me permitió conocer otra cultura y otra forma de pensar, y desde ese momento me dí cuenta de que España no es el paraíso, porque ningún lugar es ideal. El paraíso no está en ningún sitio, sino que está en todas partes.

Y hasta aquí llega mi resumen de lo que es Irlanda. De ahora en adelante, me iré encargando de ir desglosando el país en varios posts, que enlazaré en éste... A ver hasta dónde llego ;)

   - Dos días recorriendo Irlanda del Norte
   - Viaje a Dingle y Killarney, en el suroeste de Irlanda
   - Cork
   - Waterford
   - Cliffs of Moher, los grandes acantilados de Irlanda
   - Senderismo por los Twelve Bens de Connemara
   - The Spire, el pincho de Dublín
   - El muy decepcionante Museo de la Aviación de Foynes
   - Un día en Inisheer, la menor de las Islas Aran
   - El gato y la rata de la Santísima Trinidad de Dublín

   - Un día en mi vida (Irlanda, 2006)
   - Paddy's Day
   - Anécdotas de una fábrica de Irlanda
   - Motoristas temerarios en una autopista irlandesa
COMPARTIR ES BUENO
Si te gusta este blog
ayúdame a mejorarlo
a cambio de recompensas :)
INFORMACIÓN AQUÍ
No hay comentarios

Comentar es gratis y aumenta karma ;)