lunes, 4 de junio de 2012
12 comentarios

Protestas y símbolos nacionales (radio podcast)

Este pasado martes volví a participar en el programa La Noche Despierta de Radio Euskadi para hablar de algunos contrastes entre España, Corea del Sur y Argentina. En esta ocasión tocamos dos temas principales: las protestas pacíficas y la relación con los símbolos nacionales.

Tras los típicos comentarios sobre el tiempo y demás tópicos de ascensor, entramos en materia hablando de la forma de realizar protestas pacíficas. Yo, desde que estoy en Corea, solo he vivido las protestas por el tratado del libre comercios con Estados Unidos, en las que varios miles de personas se concentraron de noche en la Plaza de Seúl portando velas encendidas. Damián cuenta algunos casos de Argentina, donde tienen mucha más imaginación para estas cosas.

El tema fuerte de la noche trató sobre los símbolos nacionales. Tanto en corea como en Argentina se respetan la bandera y el himno nacionales. En Corea la bandera es respetada por toda la población, e incluso se colocan banderas coreanas en las ventanas en los días de celebración nacional, y en Argentina sucede algo parecido.

Como de costumbre, puede escucharse el programa aquí abajo o en la web de Radio Euskadi.


En el programa se habló de himnos y banderas debido a lo sucedido en la final de la Copa del Rey de fútbol, disputada entre F.C. Barcelona y Athletic de Bilbao. Aunque evitamos hablar de la polémica, no me voy a resistir a dar mi opinión al respecto, aunque sea por escrito. Me da mucha pena ver cómo los símbolos patrios, cuya función es unir, son utilizados para separar por algunas personas cortas de miras pero sobradas de maldad. Y hablo de ambos bandos. Tan ridículo es que las aficiones de dos equipos de fútbol se esfuercen más en silbar un himno que en animar a sus equipos, como que algunos políticos amenacen con suspender el partido si el himno es "mancillado". Esperanza Aguirre, siempre inoportuna pero mucho más lista y maliciosa de lo que aparenta, no intentó otra cosa más que provocar un enfrentamiento entre la España centralista y la España independentista. Su objetivo probablemente no era otro que desviar un poco la atención de lo que está pasando en España con la crisis en general y Bankia en particular. Me parece muy irresponsable dañar a propósito la convivencia entre las regiones de España. Lo único que consiguió fue que el abucheo al himno fuera atronador. Por suerte el tema no pasó a mayores, porque las aficiones de Barça y Athletic dieron un ejemplo de deportividad y convivencia. Por suerte.

La bandera de España, y en menor medida también el himno, es vista con recelo por mucha gente por la asociación con la dictadura. Esto es temporal, pero pasarán aún varias décadas hasta que esta asociación se olvide. Los agentes sociales deberían trabajar para normalizar la situación, y en vez de eso parece que se esfuerzan por avivar la llama de los recelos entre "las dos españas". No conozco ningún otro país del mundo civilizado (aunque seguro que los hay) donde la gente muestre odio hacia su himno y bandera. Es algo que me sorprende. Y también me sorprende que se le dé tanta importancia al tema. En fin, el efecto positivo logrado por la victoria en el mundial, contrarrestado por esta polémica. Habrá que ganar la Eurocopa para compensar otra vez ;)

➜ Si te gusta este blog, échanos una mano votando en los Premios Bitácoras 2014. ¡Click aquí!
→ Si te ha gustado este artículo, recuerda que puedes tuitearlo o compartirlo en Facebook :)
  1. Comparto al cien por cien tu opinión respecto a la situación en España que se da con los himnos y las banderas.

    Aquí en Valencia no nos sentimos identificados (la mayoría) con el movimiento independentista catalán, por ejemplo.

    Es más, el catalán o valenciano, como se quiera llamar, poco a poco se está perdiendo aquí, lo que realmente no me importa e incluso me parece "bien", pues si estudiásemos inglés como estudiamos las lenguas cooficiales seríamos bilingües... (aunque claro, esta es una opinión muy subjetiva ya que a mi el valenciano no me llama nada).

    Y por mi parte, aun siendo un momento muy malo para España, me siento contento con mi país, pues me ha dado un hogar, una lengua, unas amistades y unas experiencias que no quisiera cambiar, por no hablar de los grandes logros deportivos y las fiestas típicas, como las Fallas o la Tomatina, por aquí cerca jaja

    Aunque bueno, este es mi punto de vista, entiendo que haya gente que no lo comparta.

    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aunque esto le pueda parecer polémico a mucha gente, en mi opinión esos movimientos nacionalistas no son más que maniobras de unos pocos para beneficiarse a sí mismos. Y por el beneficio de unos pocos se fomentan fracturas sociales que dañan la convivencia de muchos.

      Cuando hablo de "beneficio" me refiero a las barreras que se colocan en la educación, que dificultan la entrada de los que no hablan el idioma autonómico; las barreras para trabajar en la administración pública si no se habla el idioma local; la señalización en el idioma local sin español; y otras cosas.

      Por ejemplo, la polémica del uso de los idiomas autonómicos en el senado, parlamento e incluso en las cámaras europeas. Esto para qué se hace? Para defender la lengua? No! Es solo una forma de crear unos puestos de trabajo ficticios para enchufar a unos amiguetes como traductores y asesores. En fin, es mi opinión.

      Eliminar
  2. Personalmente me da verguenza, y mas verguenza me da aun cuando se que fuera se conoce esto. Los uruguayos y ya si te hablo de los canadienses ni te cuento, no les entra en cabeza ese odio que sienten muchos compatriotas en España hacia lo nuestro.

    Hablas de dictadura, acá la dictadura acabó en 1982 y a nadie se le ocurriria menospreciar la bandera uruguaya. Somos un caso curioso sin duda.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí que es curioso, sobre todo teniendo en cuenta que la bandera franquista con el pajarraco ya no se usa. En fin, yo creo que todas estas polémicas las crean unos pocos en su propio beneficio, tocando la fibra sensible de las masas, y la gente se deja manipular.

      Eliminar
  3. De este tema tengo algun conocimiento de primera mano, como sabe Felipe siempre me han considerado Vasco fuera de Euskadi y Gallego dentro, ninguna de las dos cosas me importa, faltaria mas, pero si puedo decir que si hubiera tenido la suerte de poder asistir a la final de la copa en Madrid , habria pitado, y os explico: el viaje Bilbao Madrid se hace en tres horas y media mas o menos, el dia de la final hubo gente que tardo 6 horas, imponderables aparte, mucha culpa la tuvo la actitud de la Guardia Civil con un par de controles en medio de la autopista que provocaron retenciones de hasta 20 km, y con preguntas del estilo: "¿a donde van ustedes? supongo que seria dificil deducirlo , a pesar de las camisetas, bufandas y banderas, por cierto se inflaron a poner multas por llevar banderas y bufandas en las ventanillas (seguro que es ilegal pero nos hemos hartado a ver esto en cualquier tipo de celebracion, incluido triunfos electorales), e incluso multaron por no llevar las luces de repuesto (creo que no son obligatorias), despues de estos controles y sabiendo que una vez que los pasas estas bastante cabreado, pusieron radares de velocidad, (tambien son necesarios, pero en este caso tenian una funcion que poco tiene que ver con la seguridad vial), por no decir de las obras de asfaltado que, ¡oh sorpresa!, se iniciaron ese dia.

    Disculpas por la duracion y poca calidad de mi texto, pero esto me indigna y precisamente porque soy uno de esos que siempre hemos defendido una normalidad, que celebra los goles de España y de cualquier equipo español fuera de nuestras fronteras, pero el dia de la final hubiera pitado como lo hicieron el 90 por ciento de los que fueron y que en un principio no iban a pitar, y como indica Felipe, si se pitó tenemos que mirar a los culpables y creo que no fueron los seguidores,

    Solo añadir y ya acabo, que lo mmismo ocurrio en la final de Valencia, lo mismo...

    Saludos a todos, independentistas o no

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no sé a qué se deben esos controles exhaustivos en la carretera, pero desde luego no tiene sentido hacer esas cosas justo cuando se mueven tantos miles de personas. Pero si sucede eso habría que criticar al idiota que decidió movilizar a la guardia civil para hacer el tonto de esa forma, no el himno o la bandera, no?

      Lo que falla aquí es la identificación España=himno=bandera=guardia civil=dictadura. Son cosas distintas. Yo puedo ser antifranquista y no tengo nada que ver con la guardia civil, pero me siento representado por el himno y la bandera.

      Como siempre, son polémicas estériles de las que unos pocos sacan beneficio, a costa de fomentar fracturas sociales.

      Un abrazo para ti, Roberto, y que sepas que yo te considero el rey de los vasco-gallegos luso-irlandarizados :D

      Eliminar
  4. Felipe,

    La diferencia de España con los países que has mencionado, es que esos país són culturalmente homogéneos, sobretodo Corea, que es una nación dividida entre dos estados. En Argentina, aunque sea un país mayoritariamente hecho por gente proveniente de muchos lugares, hay un sentimiento nacional único.
    El caso de España es que hay diferentes culturas, identidades y naciones dentro del mismo Estado. Cuando tu mismo Estado lleva siglos sin comprender su diversidad e impone una sola lengua y cultura, es normal que haya cierto rechazo hacia los símbolos del país.
    En Europa hay un ejemplo muy claro de la unión junto a la diversidad de un estado: Suiza. País donde las tres lenguas oficiales: alemán, francés e italiano tienen los mismos derechos e igualdad independientemente del número de hablantes.
    Suiza es un país federal, y los suizos alemanoparlantes, francoparlantes y italianoparlantes se enorgullecen de su país y a la vez de su cantón o nación.

    Espero que mi primer comentario en el blog haya servido :)

    Saludos Felipe!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que haya sucedido hace siglos a mí no me importa mucho, la verdad. Primero, porque cada parte cuenta la historia según le convenga. Y segundo, porque para favorecer la convivencia hay que saber olvidar. Los pueblos que no olvidan viven permanentemente en el odio y el rencor, creando una espiral de conflictos inútiles a la es difícil poner fin.

      Yo sí tengo un sentimiento nacional único, aunque eso no impide que reconozca las particularidades de cada región. Pero ojo, que tal como Cataluña es distinta de Galicia y Andalucía, tampoco es lo mismo hablar de Lugo que de Pontevedra, o de Barcelona y un pueblo de Tarragona. Si nos ponemos a crear barreras según el idioma, las diferencia culturales o situaciones injustas sucedidas hace siglos, acabaremos viviendo en pequeños pueblos amurallados, mirándonos unos a otros con desconfianza. La verdad es que yo prefiero mirar al futuro y favorecer la integración. Creo sinceramente que vivimos mejor como España que como autonomías separadas, y ojalá en un futuro podamos llegar a vivir en una Europa realmente unida.

      Y gracias por tu primer comentario en el blog, aunque discrepemos sobre el tema ;)

      Eliminar
    2. Entiendo tu postura Felipe. Pero piensa que lo ocurrido hace siglos, hace años hasta ahora,pasa factura. Dos no se ponen de acuerdo si uno no quiere.
      Si damos por entendido que nación significa: historia, cultura y lengua propias, debemos de reconocer que hay diferences naciones/nacionalidades dentro de España y que enriquecen al Estado. El problema de España es de su imposición de estado-nación, imponiendo una cultura y una lengua.
      El problema es que España no reconoce su pluralidad nacional. En cambio, Suiza y Canadá, sí. Y hay que decir que estos dos países son de los más avanzados del mundo y más tolerantes.
      En la transición, España reconoció 3 nacionalidades históricas con derecho a una autonomía: Galicia, Euskadi y Catalunya. El tema del "Café para todos" dando autonomías a regiones que nunca tuvieron autonomía, que ni la la reclamaron o tenían un apoyo muy mínimo es el causante del problema autonómico real.
      La identidad de Catalunya como nación no se la puede negar. Es como negaras la realidad de la misma España :)
      Yo no soy independentista (por si lo intuías, jeje). Creo en un Estado Federal Español que respete los pueblos de España dónde no haya una cultura y lengua superior a otra.
      Quiero que cuando un coreano se interese por nuestro país sepa que aparte del español, conozca que haya otras lenguas oficiales y tan importantes como el castellano, porque también son españolas.

      Saludos desde Barcelona!
      Jan

      Eliminar
    3. Te doy la razón y apoyo lo que dices. Hay que respetar la historia y cuidar la herencia cultural, incluyendo los idiomas locales. Y la verdad es que creo que España respeta bastante esa pluralidad. En el pasado reciente no era así, y se perseguía y castigaba. Ahora, francamente, creo que no hay motivo de queja en ese sentido.

      Es más, incluso diría que se peca por exceso. Por ejemplo, poniendo señalización pública solo en el idioma local o en el idioma local + inglés (lo he visto), obviando el español y perjudicando al turismo de otras zonas de España. Otra, permitiendo que se usen los idiomas locales en el senado, dando lugar a situaciones tan absurdas como que un senador gallego hable en gallego y los catalanes lo quieran escuchar en catalán, con la consiguiente pérdida de dinero (traductores a tutiplén), tiempo y calidad del mensaje. Y eso también se quiere llevar al parlamento europeo. ¿Soy el único que piensa que es totalmente irracional?

      El estado federal también tiene sus peligros, que son la duplicidad administrativa, el gasto desbocado y la discriminación geográfica. La verdad es que este es un tema difícil, en el que cada persona tiene su opinión. El gran problema es que mucha gente lo usa como arma arrojadiza, usando la pluralidad y riqueza cultural para levantar murallas imaginarias y fomentar el odio entre regiones.

      Al menos nosotros podemos hablar del tema con civismo y educación, pero en según que círculos esto es imposible (en los dos bandos).

      En mi opinión este es un problema magnificado, cuya importancia debería ser mucho menor que lo que realmente está hundiendo España: la nulidad de la clase política, la falta de espíritu de los ciudadanos, y la extendida afición a chupar del bote.

      Eliminar
    4. Totalmente de acuerdo con éste comentario y también el de Jan de Barcelona. Personalmente me duele en el alma la deriva que está tomando el asunto y el uso que los políticos hacen de los símbolos para enfrentarlos. Creo que es un tema en el que los gobernantes han sido torpes desde hace tiempo dejando que el problema arraigara y se magnificara, lo que unido a la frustración general de la crisis ha sido catalizado por unos pocos en forma de separatismo.

      Creo sinceramente que parte del problema es que muchos de los que se han llenado la boca de la "defensa de España" no han sabido enteder dónde residía la verdadera grandeza de este país. No se ha sabido "vender" ni enseñar lo que realmente nos hace grandes como país: la diversidad del mismo. No hablo sólo de lengua, hablo de cultura, de tradiciones, de historia. España se encuentra en un cruce de caminos, es puente entre Europa, África y América y ha sido impregnado con un poco de cada uno de los pueblos que por aquí han pasado, como pocos o ningún país en el mundo. Sin embargo, en gran parte magnificado durante el Franquismo, se ha temido esa pluralidad y se ha fomentado precisamente una idea contraria que ha generado rechazo por parte de la población.

      En fin, no quiero enrollarme mucho sobre un tema del que se podría estar hablando horas. Como conclusión creo que es un tema en el que se ha puesto mucho el foco en los extremos sin dejar ver una gran mayoría en la que prima el sentido común, lo que ha hecho que incluso los más razonables entrasen en absurdas provocaciones creando un círculo vicioso del que es complicado salir. Sólo espero que el tiempo o quizás la llegada de gente nueva y más sensata a las altas esferas de nuestra política pueda cerrar las heridas que llevan, incomprensiblemente, tanto tiempo abiertas y sin cicatrizar.

      Un saludo y enhorabuena por el blog.

      Eliminar
    5. Yo no creo que haya sido solo por torpeza, ya que hay muchos grupos interesados en que los nacionalismos crezcan y vayan arraigando en la gente. Cuando la situación se vuelve insostenible son esos mismas grupos los que recogen sus beneficios. El bienestar común no les importa nada, y las diferencias culturales e identidades propias les importan aún menos. Unos usan los sentimientos separatistas y otros los sentimientos racistas, pero el objetivo es el mismo: dividir para recoger frutos. Es una cuestión de labrarse su pequeña parcela de poder.

      Y en época de crisis, efectivamente, esos sentimientos negativos encuentran un caldo de cultivo excelente. En vez de hacer un poco de autocrítica, es mucho más sencillo culpar de nuestra mala situación a grupos externos: los egoístas catalanes, los vagos andaluces, los malvados mercados financieros, los inmigrantes que nos roban el trabajo, los judíos especuladores...

      Eliminar

Comentar es gratis y aumenta karma ;)