miércoles, 12 de junio de 2013
2 comentarios

Bahía Suncheonman, un tesoro ecológico del sur de Corea

Pez y cangrejo en la entrada de la Bahía Suncheonman

La Bahía Suncheonman (순천만) es una de las joyas naturales de Corea del Sur, y una de las principales reservas costeras del mundo. Está situada en la costa sur de Corea muy cerca de Yeosu, en la provincia de Jeollanam-do. Tuve la oportunidad de visitar este lugar el verano pasado en el viaje a la Expo de Yeosu, y si todo va bien regresaré en un par de semanas para ver la Expo de Jardines de Suncheon. Antes de que eso suceda, quiero compartir unas fotos del viaje anterior.

Edificios del complejo de la Bahía Suncheonman

Suncheonman es un gran cañaveral, el mayor de Corea, que ocupa una superficie de 230 ha y sirve de hábitat a un gran número de especies animales. Esta gran concentración de carrizos es el núcleo del parque natural, pero en realidad la bahía comprende una zona pantanosa de 2.200 ha cruzada por un arroyo de 3 km de longitud y sus múltiples ramificaciones. Por todo esto, este gran pantano está incluido desde 2006 en la lista Ramsar, que comprende a los principales humedales del mundo.

Tren turístico de la Bahía Suncheonman

El humedal es surcado por una red de pasarelas de madera desde las cuales se puede apreciar la vegetación y la fauna escondida debajo de esta. Estos senderos también llevan a una colina cercana, desde la cual se puede disfrutar de una fantástica vista de la bahía. La imagen desde el mirador de esta colina es un clásico de las fotografía paisajista de Corea.

Panorámica del arroyo de la Bahía Suncheonman
Carrizos de la Bahía Suncheonman

La riqueza natural de Suncheonman es impresionante, aunque no resulte fácil de apreciar a simple vista. Aparte de las 140 especies de aves que incluyen este punto en sus rutas migratorias, hay una fauna permanente muy atractiva formada por decenas de especies de crustáceos y peces. Toda esta variedad habita las zonas intermareales bajo los carrizos, y puede observarse muy bien desde las pasarelas de madera. Hay muchísimos cangrejos que se esconden en agujeros excavados en el lodo, y peces que saltan fuera del agua en busca de comida. Otro día pondré fotos de todo esto, porque creo que es muy interesante y de hecho para mucha gente es el motivo principal de la visita, sobre todo si hay niños.

Panorámica del cañaveral de la Bahía Suncheonman
Agua y carrizos de la Bahía Suncheonman

Tuve la suerte de visitar Suncheonman en verano, cuando la vegetación es exuberante y realza todo el paisaje creando una sensación de naturaleza impoluta. En otras épocas del año el paisaje también es bonito, aunque en invierno la vegetación se seca y se vuelve del mismo color marrón que ya tiene el fango. El único problema del verano es la humedad, que aparte de hacerse pesada y provocar cansancio, no permite que las fotos alcancen demasiado lejos. Esto desluce un poco el paisaje, pero al mismo tiempo da a las fotos un cierto aire místico. De todas formas, si tuviera que escoger una época del año para visitar el lugar, creo que sería marzo o abril, cuando la vegetación ya ha resurgido pero la humedad ambiental aún no es muy alta. Dicen que también es muy bonito en octubre, cuando la vegetación combina el verde estival con el clásico color dorado del otoño.

Zona con cañas cortadas en la Bahía Suncheonman
Puente hacia la colina de la Bahía Suncheonman

En cuestión de fotos yo hice lo que buenamente pude, y este es el resultado.

Puente sobre arroyo de la Bahía Suncheonman
Puente de acceso a la colina desde la que se puede apreciar la mejor vista.
Sendero por la colina de la Bahía Suncheonman
Senderos de madera que cruzan el pinar de la colina.
Vista de la Bahía Suncheonman desde la colina
Parte trasera del cañaveral y casas más cercanas.
Mirador de la Bahía Suncheonman
Mirador desde la colina. Este es el punto para las fotos.
Panorámica de la Bahía Suncheonman
Bahía Suncheonman desde la colina, en un día con algo de niela.
Panorámica de la Bahía Suncheonman
Panorámica de la Bahía Suncheonman.
Pasarelas de madera en la Bahía Suncheonman
Pasarelas de madera que recorren el cañaveral.
Paseando por la Bahía Suncheonman
Los carrizos se mecen al son del viento provocando olas de verdor.
Barco de descanso en la Bahía Suncheonman
Zona de descanso en forma de barquito.
Barca en estanque de la Bahía Suncheonman
Estanque artificial al inicio del recorrido.
Cangrejo sobre roca
Un cangrejo tostándose al sol sobre una piedra.

Para entrar hay que pagar una entrada simbólica de 2.000 won, con descuentos para jóvenes y mayores, que también da acceso al museo y a algunos otros servicios. Se puede hacer un recorrido en barco o en una especie de tren-autobús, pero son actividades de pago que no veo necesarias. En un alarde de optimismo han montado incluso una zona de tiendas de souvenirs, algo caras pero ¿en qué otro sitio se puede encontrar un cangrejo de peluche?

Tiendas de recuerdos de la Bahía Suncheonman

→ La web oficial de la Bahía Suncheonman tiene también una versión en "googlespañol".
COMPARTIR ES BUENO
Si te gusta este blog
ayúdame a mejorarlo
a cambio de recompensas :)
INFORMACIÓN AQUÍ
  1. Tiene muy buena pinta para ir con peques

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ya verás cuando ponga fotos de los cangrejitos ;)

      Eliminar

Comentar es gratis y aumenta karma ;)