lunes, 17 de junio de 2013
4 comentarios

Trabajadoras del hogar asiáticas en Hong Kong, en su día libre

Trabajadoras asiáticas en su día libre en Hong Kong

En el viaje a Hong Kong, había una imagen que ya sabíamos que nos encontraríamos, pero que aún así nos sorprendió por su magnitud. Me refiero a los miles de mujeres asiáticas que llenan plazas y jardines en su día libre semanal, cuando se reúnen en grupos para pasar el rato fuera de la casa en la que trabajan durante el resto de la semana. El sábado vimos varios de estos grupos en varios puntos de la ciudad, pero lo del domingo era una invasión en toda regla.

Mujeres filipinas en Hong Kong

La mayoría de estas mujeres, aunque también hay algún hombre en el medio, provienen de Filipinas e Indonesia, y trabajan en Hong Kong como asistentas domésticas. Residen en la misma casa en la que prestan sus servicios, y el domingo disfrutan de su único libre a la semana. Entonces, como no tienen residencia, salen a la calle y se reúnen en grupos para comer y charlar. Ocupan los espacios públicos, como parques, plazas, jardines, escaleras de grandes edificios, e incluso las pasarelas que cruzan la ciudad por encima del suelo.

Empleadas del hogar en Hong Kong un domingo

Algunos grupos se suben al autobús para pasar el día en otros puntos de Hong Kong, fuera de la ciudad; lejos (es un decir) de la gran urbe. Así, vimos a muchas de ellas en Repulse Bay, la playa que visitamos el domingo por la mañana.

Mujeres filipinas en su día libre en Hong Kong
Mira ahí en el medio, con polo naranja: ¡un hombre, el rey del gallinero!

Es curioso verlas así, charlando despreocupadamente. Algunas tienen incluso smartphone o iPad, y aprovechan para comunicarse con sus familiares. Algunos grupos también practican sus cantos y bailes regionales, dando una nota de alegría y color que contrasta con las prisas y el estrés de una de las capitales financieras del mundo. En Repulse Bay vimos varios grupos bailando animadamente, y me dio tiempo de grabar un pequeño vídeo que comparto al final del post.

Grupos de filipinas en la playa en Hong Kong

La verdad es que son una colonia muy numerosa, ya que suman casi 300.000 personas de un total de 7 millones de hongkoneses, lo cual es un 4.3%. De todas esas inmigrantes, un 49% son indonesias, un 48% filipinas y el resto provienen de Tailandia y otros países del sureste asiático. Pese a que la colonia más numerosa son ya las indonesias, estas mujeres son conocidas como fei yung (菲傭), que significa "sirviente filipina", ya que hasta hace pocos años casi todas las empleadas dométicas eran de este país.

Filipinas disfrutando del domingo en Repulse Bay
Pasando el día en la playa de Hong Kong

El origen de este fenómeno se remonta a mediados de los años 70, cuando Filipinas estaba sumida en una grave crisis y Hong Kong empezaba a destacar como centro comercial de nivel global. En esos años los ciudadanos de Hong Kong construyeron fábricas en China que suministraron bienes a todo el mundo (el famoso "Made in Hong Kong" de los 80), enriqueciendo a una parte importante de la población. Las mujeres también empezaron a trabajar en el sector, contribuyendo a que muchas familias tuviesen dos buenos salarios, y al mismo tiempo haciendo casi imposible conseguir asistentas locales.

Filipinas charlando en las plazas de Hong Kong

Por eso, Filipinas y Hong Kong firmaron un acuerdo para facilitar visados de trabajo para que las mujeres filipinas pudiesen trabajar en Hong Kong como asistentas del hogar durante dos años, un período en el cual ganaban lo que en Filipinas era una pequeña fortuna. En los años 90 Indonesia y Tailandia firmaron acuerdos similares, y sus mujeres también se sumaron a la ola. Me pregunta cómo viven los hombres de estos países, que exportan miles y miles de mujeres a Hong Kong (temporalmente) y Corea del Sur (de forma permanente).

Mujeres indonesias caminando por Hong Kong
Trabajadoras indonesias, con el velo musulmán.

Naturalmente, algunas de estas mujeres sufren abusos e injusticias de todo tipo, que muchas veces prefieren sufrir en silencio por miedo a perder su visado. Sin embargo, el gobierno ejerce cada vez mayor control sobre estos contratos, y eso significa que las inmigrantes tienen garantizados sus derechos básicos. Entre estos derechos está un trato digno, un salario que no puede ser inferior a un mínimo legal, y un día libre a la semana.

Grupo de trabajadoras asiáticas en una plaza de Hong Kong

Ese día libre es el domingo, el día de la semana en que las calles de Hong Kong se llenan de mujeres sonrientes.


→ Más información sobre estas mujeres en la Wikipedia.
COMPARTIR ES BUENO
Si te gusta este blog
ayúdame a mejorarlo
a cambio de recompensas :)
INFORMACIÓN AQUÍ
  1. Fue uno de los aspectos "sociales" que más nos llamaron la atención en Hong Kong, sobre todo porque cuando fuimos era pleno invierno y nos extrañó ver a tanta gente "viviendo" en la calle.

    Javier nos contó los motivos y alucinamos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo ya lo había visto en algún programa de TV, pero aún así me chocó verlo delante de mis propios ojos.

      Eliminar
  2. Si, es una pena pero es así. Personas que tienen que dejar su país para alimentar a marido (en muchas ocasiones) e hijos. Indonesias, filipinas, birmanas, vietnamitas....se llevan la palma en esto de la mano de obra en el hogar de otros paises.
    Buen post
    Saludos
    Nota: Esto del karma que es, como Klout o así?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, así es. Y en el caso de Corea, se vienen para casarse con un hombre que apenas conocen, para encontrarse con una situación muy diferente de la les pintan las agencias que organizan estas bodas. Tráfico de persona, con todas las letras.

      * Lo del karma no es nada, solo una frase para animar a la gente a dejar comentarios ;)

      Eliminar

Comentar es gratis y aumenta karma ;)