lunes, 26 de agosto de 2013
8 comentarios

Todo París en un día (y una mañana)

Semáforo delante de la Torre Eiffel

El viaje sorpresa que me llevó a Vigo con un grupo de blogueros coreanos hace un par de meses tuvo un colofón por todo lo alto con una visita relámpago a París. He tardado más de la cuenta en publicar este post, pero todo tiene una explicación. En ese día y medio que pasé en París me recorrí prácticamente toda la ciudad, tomando fotos a diestro y siniestro. Tantas fotos tomé que revisarlas se convirtió en una tarea inabarcable. Ahora que por fin he terminado, ahí va un rápido resumen de lo que pueden dar de sí unas horas en la gran capital de Francia.

Llegué a París de noche, por lo que me fui directo al hotel para descansar bien y afrontar el día siguiente lleno de energía. Sabía lo que me esperaba, ya que tenía la intención de recorrer todo el centro de París en un solo día, y además sin usar transporte público. Al regresar a casa eché las cuentas de la distancia recorrida con Google Earth y el resultado fueron 36 kilómetros. ¡Un poquito más y me hago un maratón fotográfico en el sentido más literal del término!

Como el hotel estaba en la Plaza de la República, enfilé hacia los campos Elíseos en una ruta que me permitiría pasar por algunas otras atracciones. Salí a las ocho en punto, y lo primero que me encontré fueron dos arcos bastante grandes y bonitos, pero anónimos en una ciudad que cuenta con un icono como el Arco del Triunfo. Poco después pasé por el Palacio de la Ópera, un precioso edificio también conocido como Ópera Garnier que me demostró ya a las primeras de cambio que cuando los franceses hablan de grandeur tienen su parte de razón.
Palacio de la Ópera de París
Un poco más allá se encuentra la Plaza de la Concordia, un enclave que proporciona varios momentos de satisfacción. El primero es llegar a un espacio abierto tan reseñable, rodeado de edificios preciosos y adornado por fuentes y monumentos entre los cuales destaca el Obelisco de Luxor, uno de esos monumentos egipcios exiliados en ciudades extranjeras. El segundo momento de satisfacción es divisar la Torre Eiffel a lo lejos. Fue mi primera visión de la gran seña de identidad de París, y será una de las imágenes que recordaré por más tiempo. El tercer momento es ver los Campos Elíseos, acordarse del Tour de Francia, y descubrir que allá a lo lejos se encuentra el Arco del Triunfo. En ese momento los pies empiezan a caminar hacia allá, sin dar tiempo a que la cabeza tome una decisión.
Plaza de la Concordia y Obelisco de Luxor
Llegué al Arco del Triunfo y aún eran las diez de la mañana. Tras dar un par de vueltas alrededor y verlo desde abajo, descarté la tentación de entrar y me dirigí hacia el Trocadero para saludar de cerca al gran andamio.
Arco del Triunfo de París
La Torre Eiffel impresiona. Pese a haberla visto en innumerables fotos y programas de TV, tenerla delante, o encima, es muy diferente. Su verdadera dimensión solo se aprecia desde abajo, y al ver hacia arriba solo cabe un pensamiento: espero que todas las tuercas estén bien apretadas. Me sorprendió el color, un marrón claro muy poco evocador, y me asustaron las colas de turistas que esperaban para entrar. De todas formas no era mi intención entrar en los monumentos, en parte porque no son precisamente baratos y en parte porque no tenía tiempo que perder.
Torre Eiffel vista desde abajo
Tras una horita dando vueltas por el lugar, le di la espalda a la gran torre y atravesé el Campo de Marte para encontrarme de frente con la Escuela Militar y el Museo de la Armada. Dos puntos menores en una primera visita a París, y más si la visita es tan breve como la mía, por lo que no les dirigí ni una segunda mirada y seguí caminando hacia el Palacio de los Inválidos, el lugar donde descansa Napoleón.
Palacio de los Inválidos en París
Saliendo de este espectacular complejo arquitectónico del siglo XVII, crucé el puente de Alejandro III, posiblemente el más espectacular de París. Y nada más cruzar el puente siguen las maravillas. A un lado el Gran Palacio y al otro el Pequeño Palacio, dos joyas que ya había atisbado al recorrer los Campos Elíseos, ya que se encuentran muy cerca de la Plaza de la Concordia. Es decir, estaba pasando otra vez por el mismo lugar. Pero esta vez mi rumbo era distinto, ya que caminaba directo a otro de los nombres más famosos de la gran ciudad parisina: el Louvre.
Puente de Alejandro III y Gran Palacio de París
Tras cruzar el Jardín de las Tullerías y admirar un nuevo arco, en esta ocasión el Arco de Triunfo del Carrusel, a las dos de la tarde llegué al Museo del Louvre y me llevé una gran sorpresa. Pese a ser uno de los museos más famosos del mundo, no me esperaba que fuese un edificio tan espectacular. Ya sabemos que a veces el continente es mejor que el contenido, y este es un nuevo ejemplo. El museo se alberga en el Palacio del Louvre, cuyo origen se remonta al Castillo del Louvre del siglo XII. Es un edificio enorme y de una belleza sobrecogedora, realzada aún más con el contrapunto moderno que crea la pirámide de cristal.
Pirámide de cristal del Museo del Louvre
Al salir del Louvre por el otro lado me encontré con una pequeña pero coqueta iglesia justo enfrente. Es la Iglesia de Saint Germain L-auxerris, un precioso lugar donde me di cuenta de que la cámara se me estaba quedando sin batería. Ah, el horror, se me había olvidado cargarla... Así pues tuve que regresar al hotel y ponerla a recargar un hora. Mientras, aproveché para bajar a una panadería y comer una muestra del famoso pan francés (que no es mejor que el pan gallego, por cierto).

A las cinco de la tarde, con el sol ya iniciando su descenso, me puse en ruta de nuevo. Esta vez salí en dirección contraria a la mañana y el primer punto de interés con el que me topé fue el Obelisco de Julio, ubicado en el lugar donde antiguamente se erigía la Bastilla. No muy lejos de ahí se encuentra la Isla del Asentamiento, en la cual disfruté como un niño ante lo que ya es mi construcción favorita de París. Ni Torre Eiffel ni leches, lo más bonito de París es la Catedral de Notre Dame. Un ejemplo de arte gótico que resulta simplemente espectacular. Desde los contrafuertes a la última de sus famosas gárgolas, todo es belleza.
Gárgolas de la Catedral de Notre Dame en París
Me habría quedado más tiempo, pero aún tenía alguna misión pendiente. Esta vez fui bordeando el río Sena por la parte sur, pasando por el Instituto de Francia y la Biblioteca Mazarino hasta llegar al Museo de Orsay.
Museo de Orsay en París
No me entretuve mucho y continué hacia el oeste, pasando por delante de la Asamblea Nacional, el Ministerio de Asuntos Exteriores y la sede central de Air France, situada justo delante del Palacio de los Inválidos. Ya había completado otra vuelta, que junto con la anterior formaban una figura de ocho. Igual que mis piernas, que ya empezaban a notar cierto cansancio. Sin embargo, una rápida mirada al oeste me mostró la Torre Eiffel de nuevo, y el sol que ya se acercaba peligrosamente al horizonte. Apuré un poco la marcha y llegué otra vez a la gran torre a eso de las ocho de la tarde, dispuesto a tomar fotos del gran andamio al atardecer. Son embargo, me sorprendí al ver que apenas había gente haciendo cola para subir. Faltaba apenas media hora para el ocaso, y la oportunidad se presentaba dorada y con lacito rosa. Tras hacer cola apenas 10 minutos ya estaba subiendo por la torre. Todo se puso de cara, porque pude tomar fotos panorámicas de París de día, al atardecer y de noche. Dos horas estuve en la torre disfrutando de las vistas con cara de tonto, y bien que mereció la pena.
Vista de París desde la Torre Eiffel al atardecer
Al bajar de la torre ya eran las diez, noche cerrada, por lo que no me quedaba nada más que regresar al hotel. Fui bordeando el río por la parte norte hasta llegar a los Campos Elíseos y la Plaza de la Concordia, oootra vez. Tomé una ruta un poco diferente de la mañana y eso me permitió pasar por la Plaza Vendôme y ver la columna de su mismo nombre. Muy bonita, aunque tras todo lo que había visto en el día ya había agotado mi capacidad de disfrute.
Torre Eiffel iluminada de noche

Al día siguiente aún tenía unas horas antes de tomar el avión con destino a Seúl, y un último objetivo en la libreta: la Basílica del Sagrado Corazón de Jesús. Así pues, tras un copioso desayuno (todo lo copioso que puede ser un desayuno en un hotel cutre de París) empecé a caminar en dirección norte. Antes de llegar a la basílica me entretuve tomando fotos de la iglesia de Saint Laurent. Esperaba mucho de la basílica, y quizá por eso me decepcionó un poco. Es muy bonita, sí, y está en un lugar destacable allí en lo alto, también, pero no me provocó ninguna sensación especial. Quizá fuera por el gran atracón del día anterior, o quizá es que goza de mayor fama de la que merece, no lo sé, pero me pareció mucho menos interesante que la Catedral de Notre Dame.
Basílica del Sagrado Corazón de Jesús en París
De camino a la estación de tren Gare du Nord me entretuve tomando fotos de las muchas motos y bicicletas que circulan por las calles de París. Realmente hay muchas bicicletas, gracias entre otras cosas al programa de alquiler de bicicletas públicas, pero aún así hay un colectivo aún más numeroso: los turistas españoles. Era difícil dar tres pasos en París sin escuchar una frase en español, y esa es otra de las cosas que me sorprendieron. Después de tres años en Corea, ya no estoy acostumbrado a escuchar español por la calle.

Para terminar, aquí dejo un vídeo con algunas de las fotos que tomé en este viaje. Va sin música para que puedas poner la que más te guste. Espero que lo disfrutes tanto como yo :)

COMPARTIR ES BUENO
Si te gusta este blog
ayúdame a mejorarlo
a cambio de recompensas :)
INFORMACIÓN AQUÍ
  1. París en día y medio wow!

    Es una ciudad que merece degustarla con más tranquilidad, aunque las circunstancias son las circunstancias :P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Está claro que esta no es la mejor forma de conocer una ciudad, pero como bien dices fue producto de las circunstancias. A saber, que era mi primera visita, que casualmente estaba solo (porque con la familia es imposible seguir este ritmo) y que no sé cuándo regresaré para poder verla con la calma que merece... ¡Espero que pronto, porque no me decepcionó en absoluto!

      Eliminar
  2. Para mí como Latinoamericano es gracioso que ustedes los españoles hablen de ciudades emblemáticas de Europa con tanta naturalidad, andando como Pedro por su casa - quizá gracias a las políticas unificadoras de la UE -, mientras nosotros las vemos tan lejanas. No he visitado París, pero hay gente que compara Buenos Aires con París.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esto es así porque gracias al tratado de libre circulación de personas de la Unión Europea no necesitamos visado para movernos entre diferentes países. Es una comodidad tremenda, tanto para viajar como para trabajar en el extranjero, y si le sumas el euro como moneda única... ¡Lo difícil es no viajar! :D

      Eliminar
  3. Hacerse París andando es una locura.. Cómo no se te ocurrió comprar un billete de metro-bus de un día?? Habrías visto más cosas y con menos cansancio.. Andar por París tiene su gracia pero así, a lo bruto, acabarías reventado... WOW! En París, por cierto, está uno de mis restaurantes favoritos :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que me interesaba ver lo máximo posible, y tras ver el mapa me di cuenta de que se puede ir caminando de una atracción a otra sin problemas. Además a mí me encanta callejear y descubrir rincones, aunque en esta ocasión es cierto que el tute fue excesivo :D

      Eliminar
  4. Aunque haya sido poco tiempo parece que te rindio bastante. Que lujazo el poder caminar a todas partes y ver tanta belleza.

    Muy bonitas fotografias. Gracias por compartirlas. Apetece ir a Paris!!

    Eva

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí que me rindió, sí. Y es que hasta tuve el tiempo (atmosférico) de cara y todo :)

      Eliminar

Comentar es gratis y aumenta karma ;)