jueves, 12 de septiembre de 2013
18 comentarios

Tour gastronómico por Seúl con O'ngo Food

Hace un par de semanas tuve la oportunidad de participar en un pequeño tour gastronómico por Seúl. Trabajar en la KTO a veces tiene sus ventajas, como es probar atracciones turísticas por la cara. Este tour fue organizado por la empresa O’ngo Food, de la cual doy detalles al final del post, y consistió en visitar cuatro restaurantes del centro de Seúl con nuestro guía T (así se hacía llamar el chico) para tomar cuatro comidas coreanas diferentes, acompañadas por los correspondientes licores típicos. Y como añadido extra también visitamos un bar con la mejor cerveza de Corea. No te lo pierdas, pero ojo que las fotos pueden provocar salivación incontrolada...

GALMAEGISAL EN JONGNO

La primera parada estaba justo al lado del punto de salida, en una calle llena de pequeños restaurantes de galmaegisal (갈매기살). Esta carne es el diafragma del cerdo (en España se suele llamar “falda”), y no es muy común en restaurantes. Se prepara en una parrilla sobre brasas, al estilo típico, y me gustó mucho porque se trata de una carne con buen sabor y sin grasa. Junto con la carne también asamos setas y kimchi, y todo ello se podía comer envolviéndolo en hojas de lechuga o perilla.
Comiendo galmaegisal en Seúl
Además esta primera parada ya sirvió para ir calentando el cuerpo con un poco de alcohol. Primero un vasito de somaek (소맥), que es una mezcla de soju (소주) y cerveza (맥주) muy usada por los coreanos para emborracharse rápido porque su sabor dulce camufla el alcohol, y porque además es una mezcla de un alcohol fermentado como la cerveza y un destilado como el soju que crea una bomba de relojería en el estómago. Después probamos algo mejor aún: un vasito de gojingamrae (고진감래, literalmente “dulce después de amargo”). Esta bebida consiste en un vaso de cerveza que lleva dentro sendos chupitos de cola y soju. Al beberlo primero se mezcla el soju con la cerveza y al final se mezcla la cola, por lo que tiene un inicio amargo y un final muy dulce. Con esta bebida también hay que tener cuidado ;)
Parrilla con galmaegisal con kimchi y setas

TTEOKBOKKI ESPECIAL

A continuación visitamos un restaurante llamado Matborae (맛보래), que está especializado en tteokbokki (떡볶이, “pasteles de arroz fritos”). Lo que sirven en este lugar no es el típico tteokbokki de la calle, refrito en una salsa roja que pica como la muerte, sino platos algo más especiales de los cuales nosotros probamos dos. Primero el gungjung tteokbokki (궁중떡볶이, “tteokbokki del rey”), que era ofrecido a la familia real y personas de alto nivel. Usa zumos de varias frutas para conseguir un sabor dulce, nada picante, y además incluye ingredientes que antes no estaban al alcance de cualquiera como carne y muchos vegetales diferentes. Está muy bueno, y no tiene nada que ver con el tteokbokki normal.
Teeokbokki del rey poco picante y con muchos ingredientes
También probamos el haemul tteokbokki (해물떡볶이, “tteokbokki de marisco”), que es un plato picante como el tteokbokki típico, pero que lleva marisco y fideos. No está mal, pero no llega al nivel del anterior. En este restaurante probamos un licor poco habitual llamado cheongha (청하), similar al soju pero más suave y con mucho mejor sabor, que suele ser usado en las ofrendas a los antepasados en Seollal.
Teokbokki de marisco

PASTELES DE MIEL Y CARNE DE PERRO

Todos los restaurantes se encuentran alrededor de Insadong, y bastante cerca unos de otros. Por eso, y porque estaba una noche agradable, nos movimos de uno a otro caminando. Eso nos permitió ver algún sitio curioso. De los lugares por los que pasamos hay dos puntos relacionados con el tema de este post. Primero, los vendedores de dulces kkultarae (꿀타래, “madeja de miel”), también llamados junggungtarae (중궁타래, “madeja del rey”), que se han convertido en uno de los puntos de atención de Insadong. Quien haya pasado por esta calle seguro que sabe de lo que hablo, son los chicos que hacen pasteles de hilo de miel mientras llaman a los turistas para que les compren. En esta ocasión les grabé un vídeo, que compartiré próximamente con algunos datos de estos pasteles tan especiales.
Vendedores de pasteles de miel en la calle Insa-dong de Seúl
El otro punto curioso fue un antiguo restaurante escondido en las callejuelas entre Insadong y Jonggak, que según nuestro guía es el mejor lugar de Seúl para comer carne de perro, la cual anuncian con el eufemístico nombre de sacheoltang (사철탕, “sopa de cuatro estaciones”). Aunque aún tengo pendiente probar este plato, no creo que lo haga en este restaurante, que intimidaba un poco porque parecía algo así como el centro neurálgico de la ajeossicracia de Seúl.
Restaurante de carne de perro en Seúl

CERVEZA ARTESANAL Y PATBINGSU

El siguiente punto no forma parte del recorrido habitual, sino que es un bar creado en colaboración con la empresa de los tours, y que está “a prueba” para ver si lo incluyen en algún recorrido o no. Fue abierto hace poco, se llama 브루π (Brew 3.14), y la mayoría de su clientela son extranjeros. Entra dentro de una nueva tendencia en Seúl, los bares de cerveza artesanal. En este caso comercializa tres cervezas elaboradas en Corea siguiendo métodos europeos, y que solo se distribuyen a través de algunos bares como este (no en supermercados). Probamos las tres, aunque solo con chupitos, y pese a que la cantidad fue muy escasa me atrevo a decir que son las mejores cervezas que he probado en Corea. De más suave a más fuerte, comenzamos con Namsan Pilsner, que anuncian como ligera pero que le da mil vueltas a la Cass, Max y similares. Después Geumgang Dark Ale, una tostada con mucho cuerpo. Por último probamos la Jirisan I.P.A., otra ale pero aún más fuerte que yo calificaría como porter, casi stout. Todas excelentes, y por precios bastante contenidos entre 5.000 y 8.000 wones por una pinta.
Cata de cervezas artesanales coreanas
Para dar una oportunidad de disfrute a abstemios también nos dieron unos cuantos patbingsu (팥빙수), bastante simples por cuanto los únicos ingredientes extra eran un par de trozos de tteok y unos frutos secos, pero con una presentación interesante al venir en latas como las que usaban los niños de la postguerra para llevar la comida al colegio. Tampoco estaba mal. La verdad es que este bar fue todo un descubrimiento, y ya sé a dónde ir cuando tenga ganas de una cerveza de verdad. Si te interesa, puedes seguir su página de Facebook.
Patbingsu servido en un bar de Seúl

PESCADO ASADO Y MAKGEOLLI

A estas alturas ya teníamos todos el estómago bastante lleno (y una sonrisa en la cara), pero aún quedaba más por visitar. El siguiente punto fue el restaurante Jongno pocha (종로포차, “carrito de Jongno”), especializado en pescado. Nos tomamos un par de jureles (고등어) y nos pasamos a un nuevo alcohol: el makgeolli (막걸리). A diferencia del soju, el cual aborrezco, el makgeolli sí me gusta. Es una bebida elaborada fermentando arroz, algo así como vino de arroz, y es muy refrescante cuando se toma frío.
Restaurante de pescado a la brasa en Seúl
Aunque en Corea no hay muchos sitios donde comer pescado que no sea crudo o en sopa picante, ahora vivo cerca de un callejón con muchos de ellos y voy de vez en cuando, por lo que esta visita no fue tan especial. Como se puede ver en la foto, el sitio es bastante cutre, con el detalle de los rollos de papel higiénico colgando para limpiarse las manos. Sin embargo, este tipo de lugares suelen ser la mejor opción en Corea. Buena comida, buena bebida, precio contenido... ¿qué más se puede pedir?
Jurel con makgeolli en Jongno

BINDAETTEOK EN EL MERCADO GWANGJANG

La última parada quedaba un poco más lejos, pero decidimos ir caminando para disfrutar de una noche algo más fresca después de los rigores del caluroso verano. El destino era un viejo conocido al que tambien voy de vez en cuando, el mercado Gwangjang. Entramos en el que probablemente es el restaurante más popular del mercado, Park Ga-ne (박가네). Nada más y nada menos que tres plantas dedicadas a servir bindaetteok (빈대떡). Este plato, originario de Corea del Norte, es todo un clásico de este mercado. Consiste en una masa de granos de soja molidos a la piedra, que se fríe en aceite. A mí personalmente no me gusta demasiado, pero a mi mujer le encanta. A veces visitamos el mercado y ella toma bindaetteok y yo me inclino por el mayak gimbap (마약 김밥, gimbap fino con una salsa muy especial).
Restaurante de Park Ga-ne en el mercado Gwangjang
Probamos dos tipos de bindaetteok, el de carne y el de kimchi. Ambos me gustaron más que el bindaetteok normal, sobre todo el de kimchi, aunque a estas alturas mi estómago ya no daba mucho más de sí. También brindamos con nuestra última botella de makgeolli antes de despedirnos y regresar a la casa u hotel de cada uno. Yo tengo la suerte de vivir cerca, y por eso pude regresar caminando tranquilamente por el Cheonggyecheon.
Bindaetteok con makgeolli

Como decía al principio, la empresa que organiza estos tours gastronómicos se llama O’ngo Food (www.ongofood.com). Ofrecen desde clases de cocina hasta tours de distintos tipos: visitas a mercados tradicionales, recorridos nocturnos, recorridos personalizados, etc. El precio no es barato, pero tampoco es caro, por lo cual lo recomeindo para personas que visiten Corea por poco tiempo y deseen acercarse a la gastronomía coreana de forma sencilla. Por ejemplo, el tour que describo en este post cuesta 88.000 won (60 euros), pero dura casi 4 horas, cuenta con un guía muy simpático que lo va explicando todo en inglés, e incluye un montón de comida (y bebida). Esto no extraño sabiendo que los lugares son seleccionados por Daiel Gray, un famoso bloguero coreano que ya conocía por ser el autor del que quizá sea el mejor blog gastronómico de Corea en inglés: Seoul Eats.

Coreanos comiendo en el mercado Gwangjang de Seúl
Así quedaba el mercado Gwanjang al marcharme, con mucha gente aún comiendo y bebiendo...

La verdad es que al terminar estaba a punto de reventar con tanta comida. Por suerte el alcohol no fue problema porque, pese a mezclar varios tipos, las cantidades eran pequeñas. ¿Qué te ha parecido este recorrido? ¿Te gustaría hacer algo parecido en tu visita a Corea?
COMPARTIR ES BUENO
Si te gusta este blog
ayúdame a mejorarlo
a cambio de recompensas :)
INFORMACIÓN AQUÍ
  1. Ahh, esas cervezas las probé en un sitio que hay en Noksapyeong, se llama Craftworks, en su web explican las cervezas que tienen...

    http://namsan.craftworkstaphouse.com/?page_id=1490

    El tema de las cervezas artesanales se mueve mucho en esa zona, también está el Magpie
    http://magpiebrewing.com/ y el The Booth https://www.facebook.com/theboothpub

    Se puede beber cerveza de verdad en Seúl :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ya me han molado esos bares que propones, que ofrecen incluso una mayor variedad. Se están poniendo de moda este tipo de locales que venden estas cervezas artesanales de gran calidad, y eso es una excelente noticia para los sibaritas que no consideramos que Max o Hite sean verdaderas cervezas. ¡Gracias por compartir esos links!

      Eliminar
  2. Se ve todo muy rico pero...

    ¿Que es lo negativo de la ajeossicracia? Son tan antipáticos los viejos?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Taxistas malhumorados, buseros que no respetan los semáforos, motoristas por las aceras, jefes abusadores, fumadores descontrolados, escupidores compulsivos, obsesos sexuales... Fíjate que últimamente las ajummas me caen mejor que los ajeossis, será por algo ;)

      Eliminar
  3. Me gusta ese aire "picnic a lo botellon" del mercado Gwanjang...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "Picnic a lo botellón" haha... Los mercados son así, como un gran parque en el que se pude comer (y beber) cualquier cosa en cualquier sitio :D

      Eliminar
    2. Aqui te multan hasta por beber agua en la calle...

      Eliminar
  4. joer macho, te habrás puesto morao...que hambre poddio poddio

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo único malo es que se mezclan muchas comidas y bebidas diferentes, y eso para el estómago no es bueno... pero para el paladar es excelente! :P

      Eliminar
  5. Tengo claro a quien tengo que recurrir cuando tenga que ponerme fino el día que vuelva a Seul :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y digo más: como se te ocurra visitar Seúl sin avisarme no te lo perdono :D

      Eliminar
  6. Cantidad y calidad, me ha llamado la atención lo de la cerveza artesanal, parece que es una moda a escala mundial.

    ResponderEliminar
  7. Definitivamente, creo que sera unas de las primeras cosas que habrá que planear del viaje, esa es una buena forma de conocer....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es lo que digo, que para personas que vengan por una o dos semanas sin apoyo de local, es una excelente forma de acercarse a la gastronomía real de la mano de un coreano que lo explica todo muy bien. Te animo a que lo pruebes y nos cuentes qué te parece :)

      Eliminar
  8. Tengo que tratar de conseguir trabajo en la KTO cuando vaya a Corea haha... así me voy a comer gratis por esos lugares xD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como en todo, hay ventajas (como esta, aunque sea algo puntual) y desventajas (de las que normalmente no hablo).

      Eliminar
    2. Desde luego no todo es color de rosa, pero como en mi caso la carrera que voy a estudiar es tourism and hospitality management me vendría de lujo poder trabajar ahí.

      Eliminar

Comentar es gratis y aumenta karma ;)