lunes, 10 de marzo de 2014
11 comentarios

Mi experiencia cenando en un yatai de Fukuoka

En mi primer día en Fukuoka, después de llegar en ferri, visité muchos lugares interesantes. El parque Ohori, mi primer jardín japonés, un montón de templos, el centro comercial en Tenjin... Muchas y muy variedades atracciones que tuvieron un punto final muy apropiado comiendo en un puesto ambulante de comida japonesa, llamados yatai (屋台). La experiencia estuvo muy bien, y hubo un par de cosas que me sorprendieron bastante.

Atardecer en Fukuoka en el sur de Japón

Cuando empezó a oscurecer y el horizonte estaba anaranjado como en la foto de arriba (parece que a Japón también llegan algunas micropartículas chinas) nos dirigimos a Nagahama, una de las cuatro zonas de Fukuoka donde hay yatais. En la guía ponía que empezaban a servir a las seis de la tarde, y en mi ignorancia pensé que seria como en Corea, donde estos puestos ambulantes ya no son ambulantes, sino que están fijos en la calle y ofrecen comida casi a cualquier hora del día. Pero en Japón no es así, los yatai, con toda la parafernalia que conllevan, se montan y desmontan cada día. Además hay una ordenanza que impide que empiecen antes de las seis, y se cumple a rajatabla.

Acarreando un yatai para montarlo al atardecer
Acarreando un yatai...
Montando un yatai en una calle de Fukuoka en Japón
... y montando todo el tinglado.
Yatai sin clientes en Fukuoka
¡Y así todas las noches!

Tras un par de vueltas encontramos la calle de los yatai a las seis en punto, cuando aún los estaban montando, y además no había más de una docena. Esta fue otra sorpresa para mí. En Corea hay puestos ambulantes callejeros en todos los barrios y en muchas calles casi no dejan espacio para los peatones. Si en Fukuoka presentan los yatai como una atracción turística será que hay muchos y muy variados, ¡pues no! En Nagahama no había más de una docena, y parece que en toda la ciudad el número total es de aproximadamente 150. Y esto en Fukuoka, famosa en Japón precisamente por los yatai.

Japonés preparando comida en un yatai

Visto el panorama, decidimos tomar una autobús hacia el centro para probar suerte en los yatai de Tenjin. Por cierto, menuda experiencia la del autobús. Comparar los autobuses de Corea con los de Japón es como comparar un camión del rally Dakar con un cochecito de bebé.

Calle de yatai ambulantes en el barrio Nagahma de Fukuoka

Al llegar a Tenjin encontramos la zona de los Yatai bastante rápido, y ya estaban a plena marcha. Entramos en uno al azar y pedimos sendos platos de ramen, unos fideos finos en caldo blanco. Estaban muy buenos, y el precio era razonable (650 yen, creo recordar), pero se quedan escasos después de todo un día caminando. Para terminar de llenar el estómago pedimos unas piezas de oden, pasta de pescado cocida, de una gran tartera con distintas variedades. Para no variar también estaban buenas. De hecho, creo que todo lo que comí en Japón, excepto un arroz frito atroz el segundo día, me supo muy bien. En el plano gastronómico quedé muy satisfecho (e Iván parece que también).

Yatai de comida ambulante en Fukuoka

Sin embargo, un yatai ofrece mucho más que comida. El espacio es muy reducido, con un par de bancos capaces de acomodar a no más de media docena de personas. Esto hace que los clientes estén muy juntos, codo con codo. Esa cercanía, unida a la hora y a que muchos clientes están cenando antes de regresar a casa después de su jornada laboral, facilita la conversación. Mi japonés es nulo, y el inglés de la pareja de salaryman que teníamos al lado tampoco era muy allá, pero aún así intercambiamos unas cuentas frases. Recuerdo que quedaron muy satisfechos a ver nuestras cámaras Canon y comprobar que son populares en lugares muy lejanos de Japón.

Japonesa cocinando en un Yatai de Fukuoka

La gran sorpresa de la experiencia de comer en un yatai fue comprobar el orden, la limpieza y el control. Este tipo de comida callejera en Corea es una jungla imposible de regular. En Japón tienen un horario que respetan, muestran los precios en un menú -aunque esté solo en japonés-, y la limpieza es escrupulosa. Y tiene que serlo, porque mientras comíamos entraron sendos inspectores a comprobar que todo estaba en orden. ¡Inspecciones en un puesto de comida ambulante, lo nunca visto! Tenían un checklist y fueron comprobando distintas cosas al tiempo que marcaban los apartados de la lista. Cuando se aseguraron de que todo estaba en orden hicieron un par de reverencias a los dueños y a los clientes y se marcharon. Yo no me lo podía creer.

Plato de ramen en un yatai de Fukuoka

En definitiva, que sin duda merece la pena probar los yatai. Es como comer en un pequeño restaurante, con una persona preparando comida para ti y un par de clientes más. La variedad de platos no es muy grande, pero se pueden probar las cosas típicas: ramen (fideos en sopa), oden (pasta de pescado cocida), tempuras (fritangas), gyozas (empanadillas), etc. El precio es contenido y el ambiente es agradable. Para mi gusto, de lo mejorcito que comí en Japón junto al buffet de sushi y el okonomiyaki de Hiroshima.

Fila de yatais en Tenjin en el centro de Fukuoka

→ Esta visita a los yatai de Fukuoka fue el cierre al primer día de mi primer viaje a Japón, del cual puedes ver un resumen aquí.
COMPARTIR ES BUENO
Si te gusta este blog
ayúdame a mejorarlo
a cambio de recompensas :)
INFORMACIÓN AQUÍ
  1. ¡Sorprendido de Fukuoka!

    En mis 5 años en Japón, nunca he visto un 屋台 de Ramén en Kansai o Kanto. Por supuesto, los he visto en festivales o en ferias; pero un 屋台 permanente que permita a sus clientes comer sentados y a dentro del "establecimiento" no son comunes.

    He de reconocer que he visto 屋台 similares a los de tu foto en las zonas pobrísimas de Osaka o alrededor de Shinjuko en Tokyo, pero mi cerebro instintivamente me dijo: "Este establecimiento no es limpio. ¡Olvídalo!".

    Esos 屋台 de Fukuoka tiene una atmósfera muy similar a los 포장마차.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De hecho estos yatai aparecen en las guías de Fukuoka como uno de los atractivos turísticos de la ciduad, por algo será. Es ciero que son parecidos a los pojangmacha, ¡pero mucho más "civilizados"! ;)

      Eliminar
  2. Una experiencia bien interesante y sobre todo con la visita de los inspectores y todo :)

    Una pena que no haya tenido ocasión de visitar este tipo de establecimiento en Japón, pero si que me viene a la mente cuando en Seúl probé comida en un sitio parecido de puestecitos callejeros.

    Me guardaré la recomendación para un próximo viaje :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En otras ciudades parece que no son muy comunes, pero en Fukuoka los promocionan como uno de los atractivos de la ciudad, y doy fe de que es una experiencia muy interesante. Cuando vayas a Fukuoka no te olvides ;)

      Eliminar
  3. Tenemos tanto que aprender... aquí en España yo creo que los inspectores son como la leyenda de Ricky Martín y el Perro, que todo el mundo ha oído a hablar pero nadie los ha visto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo de Ricky Martín y el perro sucedió de verdad. Tengo un amigo que conoce a una persona que lo vio en directo ;)

      Eliminar
    2. Yo me acuerdo cuando me lo contaron, en aquel entonces estaba en primaria y llegó una amiga toda emocionada explicando lo que su hermano decía que había visto en Sorpresa Sorpresa...

      Eliminar
    3. ... y mira que lo he buscado veces en internet, pero nada, ni rastro de la famosa escena :P

      Eliminar
  4. Muy buena la entrada, gracias por la recomendación, había visto los yatai en doramas y animes pero nunca supe como se llamaban o si eran limpios y la comida estaba buena o no.

    Ah, una duda, cuando dices:
    ¨Comparar los autobuses de Corea con los de Japón es como comparar un camión del rally Dakar con un cochecito de bebé¨, los camiones serian los de Corea y los cochecitos los de Japón, o al revés?, es que no me quedo claro ^^ , no son buenos los autobuses en Japón?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es Corea del Sur los conductores de autobús parecen estar entrenando para un rally: van a toda velocidad, aceleran y frenan bruscamente en cualquier momento, no respetan semáforos...

      En Japón, en cambio, al menos en mi corta experiencia, no arrancan hasta que todo el mundo está sentado, conducen con suavidad, respetan las normas, van hablando con los pasajeros... El contraste es brutal.

      Eliminar
    2. Ah!, ahora entiendo!!!, gracias por contestar!!, increíble la diferencia que hay entre ambos países en ese aspecto, muy interesante!! ^^b

      Eliminar

Comentar es gratis y aumenta karma ;)