martes, 15 de abril de 2014
17 comentarios

Cafés españoles en Corea: leche condensada, oro y mucho glamour

De la moda obsesiva que hay en Corea del Sur con el café y las cafeterías ya he hablado en alguna ocasión, y más que caerán. El post de hoy también trata sobre Corea y el café, y además hace combo al tener relación con España. Tras comenzar a base de americanismos, el café en Corea se italianizó con una invasión de capuccinos, caffe lattes y caramel macciatos. Ahora es el turno de españolizar el invento, y ya se están dando los primeros pasos.

Cafe gold Spanish Latte con pan de oro en Corea
Café con pedacitos del oro de las Américas.

La primera franquicia en presentar un café españolizado fue 7Mango con su Gold Spanish Latte. El café es un típico café con leche (en bote grande, nada que ver con el café con leche español) pero con un toque español. ¿Y cuál es ese toque español? Pues, aparte de llevar un poco de leche condensada para hacerlo aún más dulce, en la parte de arriba lleva pedacitos de pan de oro. Viví 25 años en España y nunca probé el sabor del metal dorado hasta llegar a Corea, pero ahora me entero de que el café español lleva oro. Según me ha dicho un coreano debe ser por todo el oro que nos llevamos de América, sin darse cuenta que nos lo gastamos todo en una flota de guerra que se hundió antes de combatir.

Como sucede siempre, la novedad no tardó en ser copiada por otras franquicias. El segundo café españolizado que vi fue en una cafetería de Nescafé en Namdaemun, que prescinde del oro y casi que también del café. En este caso nos ofrece algo muy parecido a un café bombón de verdad, con un pocillo de café negro mezclado con leche condensada. El resultado es mucho mejor que el anterior, con un sabor bastante fuerte, pero la cantidad se antoja escasa viendo que el precio es casi el mismo.

Café bombón al estilo coreano
Café bombón casi como en España, excepto por el precio.
Café latte presuntamente españolizado
Café coreano, tan español como el kimchi de nabo.

Y, como no hay dos sin tres, hace unos días probé un tercer café español. En este caso fue un Spanish latte en una cafetería llamada Think, situada cerca de Gwanghwamun. Tras dos primeras pruebas en las que era evidente el "toque español", este café no me pareció más que un café latte algo más dulce de lo habitual, pero que habría confundido con un café latte normal si no lo hubiera pedido a propósito.

Tras probar tres cafés españolizados en Corea, mi conclusión es la siguiente: que se dejen de piruladas y bajen un poquito el precio de los cafés normalillos, por favor.

Y como va a ser que no, me lo seguiré preparando yo en casa, que me sale mejor y más barato.
COMPARTIR ES BUENO
Si te gusta este blog
ayúdame a mejorarlo
a cambio de recompensas :)
INFORMACIÓN AQUÍ
  1. Yo no puedo vivir sin mi café con leche... al primero que se le ocurra montar una cafetería como las de aquí con café de verdad se va a hacer de oro. Me extraña que no la hayas montado tu. El primero que llega, golpea 2 veces... :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me lo planteé en su momento, pero es que veo tantas y tantas cafeterías... Además yo creo que los coreanos (sobre todo las coreanas) se fijan más en la apariencia que en el sabor. Leches, hasta la decoración de la cafetería me parece más importante como factor de éxito que el sabor del café :P

      Eliminar
    2. El ambiente es importante en los negocios actuales, eso es evidente. Pero creo que es el desconocimiento lo que da alas a la mediocridad. Estoy seguro que el coreano que haya estado fuera pensara diferente. Solo hace falta que alguien les abra los ojos a los que están allí...

      PD: Con tanta mujer en la familia, creo que la decoración seria la parte menos complicada del asunto xD

      Eliminar
    3. Es que yo creo que la mayoría de coreanos, cuando van a una cafetería, lo que buscan es el "espacio" y no el "café". Como no se invitan personas a casa, y en el exterior o hace demasiado frío o demasiado calor, pues quedan en cafeterías. Algo parecido para las personas que van solas, buscando tranquilidad o exhibirse. La calidad del café no creo que le importe realmente a muchos, y para demostrarlo ahí están cafeterías Angel-in-us o Coffine Gurunaru, siempre llenas pese a que el café es malísimo (y carísimo).

      Eliminar
  2. Que lindo debe ser de estar por alli..en Corea del Sur por que en las del Norte no mejor me quedo en Peru..y probar los distintos sabores de comidas y bebidas...ese es mi sueño.. ..:)

    ResponderEliminar
  3. Demasiada paja mental con los cafés. Para mi siempre han sido "uno solo", "uno solo con hielo" y "uno con leche". Como algo extraordinario Cafe Frappé que me quedé loco cuando me dijeron que era y como laxante el café que hay en el Bar Los Canitos a la salida de Añover de Tajo (Toledo). xD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te olvidas de mi favorito, que es el cortado, y de maravillas como el café irlandés ;)

      Eliminar
    2. El Cortado es el favorito de mi padre, yo nunca le llegué a coger el gusto. A mi es que hasta en invierno cuando tomo cafe me enchufo uno solo con hielo, que esté frio me encanta.

      Eliminar
    3. Pues yo el con hielo lo dejo para el verano, aunque en invierno me gusta sustituir el hielo por helado y montarme un affogato :P

      Eliminar
  4. A pesar de ser colombiano nunca he sido demasiado fan del café. Sin embargo hay una cadena de café colombiana muy popular aquí (obvio) llamada Juan Valdez Cafe y tienen unos productos muy ricos y bonitos souvenirs. Es algo así como un Starbucks a la colombiana. He leído que abrieron uno recientemente en Seúl (http://www.dinero.com/economia/articulo/corea-del-sur-recibe-primera-tienda-juan-valdez/193919). Quizás no tengas que seguir preparándote café por el resto de tus días :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy interesante esa noticia sobre la cafetería colombiana en Seúl. Sin embargo ya me huelo el problema, y que las empresas extranjeras siempre entran de la mano de un socio local que se encarga de la coreanización del producto. Me temo que ofrecerán café parecido al resto, aunque esté elaborado con granos de la primera calidad.

      Tendré que buscarla a ver qué tal :)

      Eliminar
  5. Yo lo tengo claro, si pudiera montar una cafetería lo que ofrecería un café que tomamos por mis islas que se llama barraquito, que también lleva algo de leche condensada, cascarita de limón y un chorrito de licor. Nada de oro :P

    A ver si la moda se les pasa en un tiempo, sino la comunidad española debiera hacer algo al respecto jeje :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo del limón me sorprende. No sé si probarlo un día en casa...

      Eliminar
  6. O.O ¿Existe el café español? Eso debe de ser para pros, yo no paso del irlandés, vamos. Y ya que lo mencionas, porfa: ¿sabes dónde se puede comprar leche condensada en Seúl? Yo miré hace tiempo en el Homeplus y no la vi, tampoco en Emart (será que la tienen y soy muy burra y no la encuentro), así que no sabía ni que la vendían en este país. Soy adicta y me encantaría poder comprarla aquí :) ¡Gracias!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy casi seguro de que alguna vez la vi en un Emart o Homeplus. Si no, siempre tienes las tiendas "étnicas" de Itaewon o acercarte a un Costco.

      Eliminar
  7. Si el primero no estaba tan bueno, ¿entonces lo que te cobran es el oro? Como solemos decir por acá, se pasan.

    Ya sabemos que a las coreanas les encantan las apariencias (y a los cirujanos plásticos les encantan esas coreanas), pero para todo hay un límite. No puedes tomar veneno de serpiente aunque te lo pongan en una taza de café. ¿O sí? O.o

    Sigo preguntándome cómo es vivir en Corea. De verdad que parece un país muy diferente al mío. No me imagino el estilo de vida que llevan sobre todo esas coreanas de cirugías y smartphones. La generación de Miyoung es muy diferente, ¿verdad? Dime que no todos son así. T-T No, no todos son así. La chica coreana que conocí en mi universidad era muy agradable. Hasta me contó con cierto desagrado de todas las cirugías plásticas que se han hecho las niñas de Girls' Generation.

    Confieso que me gusta mucho el café, pero no me hace efecto la cafeína. Es más, un expreso me da más sueño. Y uno de mis gustos culpables es el mocha blanco de Starbucks. Sabe cómo lo hacen, pero me gusta mucho, aunque los precios de esta cadena sí son excesivos y el café tampoco es tan bueno. Hace poco un amigo abrió una pequeña cafetería y su café es muy superior al de Starbucks y a los que en general he probado por ahí.

    Ahora, tu café con oro se ve muy bonito, la verdad xD pero no estoy segura de si me gustaría comer oro.

    En esto se malgasta el oro que nos robaron, ¡abusadores! >:(

    ResponderEliminar
  8. jajaja devuelvan el oro que le robaron a latinoamerica loco!! (? se ve mucho que andan todos los coreanos tomando café pero por pura moda, lástima, yo prefiero tomar submarinos -no se si saben pero viene a ser leche caliente a la que se le tira una barra de chocolate- saludos

    ResponderEliminar

Comentar es gratis y aumenta karma ;)