lunes, 19 de mayo de 2014
6 comentarios

El Arco del Triunfo, un monumento de París que se merece la fama que tiene


Exceptuando la Torre Eiffel, símbolo universal, pocos monumentos hay en París tan famosos como el Arco del Triunfo. Este gran arco de piedra está situado en la Plaza Charles de Gaulle, una gran plaza en la que confluyen una docena de calles. Esta plaza está separada de la Plaza de la Concordia por la famosísima Avenida de los Campos Elíseos. Después de verlo cientos de veces en televisión y fotografías, debo reconocer que me impresionó cuando me situé a su lado. Es más grande de lo que pensaba y, sobre todo, es un perfecto ejemplo de arquitectura inútil pero hermosa.

El Arco del Triunfo visto desde la Plaza de la Concordia.

Poco puedo contar del Arco del Triunfo (Arc de triomphe de l'Étoile, en francés) que no se sepa ya. Fue mandado construir por Napoleón Bonaparte para celebrar la victoria en la batalla de Austerlitz, y su construcción duró de 1806 a 1836. Está inspirado en el Arco de Tito, en Roma, y mide 50 metros de altura. Cuenta con numerosas estatuas y relieves, que hacen de este monumento una joya digna de ser observada con calma desde todos los ángulos.

La afluencia de turistas es constante, y hay muchos autobuses buscando donde aparcar.

Hay un pasadizo subterráneo que permite pasar a la glorieta en la cual está el Arco del Triunfo. También se puede entrar en el arco y subir a lo alto. Dicen que las vistas son preciosas, pero la entrada cuesta casi 10 euros. Entre el precio, la cola de gente esperando y el poco tiempo que tenía, no me lo tuve que pensar ni 5 segundos antes de seguir caminando.


En la parte exterior del Arco del Triunfo están grabados los nombres de grandes revolucionarios y de victorias militares de Napoleón. En la parte interior están los nombres de los 558 Generales del Imperio francés. También hay numerosos relieves de escenas y formas geométricas.

Hay monumentos que son hermosos desde cualquier ángulo.

Bajo el arco se encuentra la Tumba al Soldado Desconocido, instalada en 1920 para honrar a los todos franceses muertos en la Primera Guerra Mundial y otros conflictos bélicos. Bajo la lápida hay un cuerpo de verdad, perteneciente a un soldado fallecido en la batalla de Verdún en 1916. En la tumba hay una llama que permanece siempre encendida en memoria de los soldados.


En cada uno de los pilares del arco hay una gran estatua. Cada una de estas estatuas tiene un motivo, y las cuatro son espectaculares.

La Résistance (La Resistencia).
Le Triomphe (El Triunfo)
Départ des volontaires o La Marseillaise (La Marsellesa).
La Paix (La Paz).

El nivel de detalle de estas cuatro estatua es asombroso. Da la impresión de que las figuras pueden empezar a moverse en cualquier momento.


Unas horas más tarde volví a ver el Arco del Triunfo, esta vez desde lo alto de la Torre Eiffel. No era más que una mancha de luz en la noche de París, pero incluso desde la distancia era claramente reconocible. Así pues, puse el zoom a tope, contuve la respiración, y zas, la foto.


Como curiosidad final, decir que hasta en tres ocasiones una avioneta pasó por debajo del Arco del Triunfo. Primero en 1919, pilotada por un aviador famoso. Después en 1981, por un aviador sin permiso que se ganó una buena multa. Y por última vez, de momento, en 1991, por un aviador que no pudo ser identificado. Desde luego, hay que tener valor para pasar en avioneta por debajo del arco.

→ En la Wikipedia hay más información sobre el Arco del Triunfo.

✈ Visité París en un solo día, a la vuelta de mi viaje a Vigo con blogueros coreanos.
COMPARTIR ES BUENO
Si te gusta este blog
ayúdame a mejorarlo
a cambio de recompensas :)
INFORMACIÓN AQUÍ
  1. Yo estuve allí hace dos años, las vistas son impresionantes, era al atardecer. Fue muy gracioso el subir porque se hace por unas escaleras de caracol que se hacen eternas y toda la gente acaba agotada. Después dar un paseo por la noche por los Campos Eliseos es el complemento perfecto.
    Por cierto en el mirador arriba había un montón de coreanos jajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero cómo, ¿construyeron el Arco del Triunfo y se olvidaron del ascensor? :P

      Eliminar
  2. Una pena que no decidieras subir... para mi la mejor vista de París. Porque además desde el arco se expande la ciudad de manera radial y parece que eres el centro de todo, con la torre Eiffel a un lado. Muy bonito. Las escaleras una vez arriba te olvidas de lo que ha costado subirlas, y lo que ha costado la entrada también xD.

    Hasta pronto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al final vais a conseguir que me arrepienta de no haber subido ;)

      Eliminar
  3. Es una sensación única estar bajo como sobre el Arco de Triunfo,ver a Paris desde otra dimensión es sublime, Paris es una ciudad que te enamora y hace que quieras volver una y otra vez,he ido ya 4 veces y siempre quiero volver,te has perdido una gran sensación al no subir :).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, que conste que subí a lo más alto de la Torre Eiffel, que es bastante más alta. Tampoco pensaba subir a la torre, pero cuando pasé por segunda vez casi no había cola y faltaba poco para el atardecer, así que no me pude resistir :)

      Eliminar

Comentar es gratis y aumenta karma ;)