martes, 5 de abril de 2016
19 comentarios

La excesiva presión y competitividad en Corea del Sur y el cambio necesario en su sistema educativo

Alumno coreano desmotivadoEn Corea existe una auténtica obsesión por la educación, pero esto no es casual sino el reflejo de la competitividad extrema que hay en esta sociedad.

Para comprenderlo, hay que ver las cosas en su contexto. Hace 60 años, al terminar la Guerra de Corea, Corea del Sur era un país devastado que en los años 60 y 70 necesitó grandes cantidades de ayuda internacional. Como digo siempre, basta recordar que Corea recibía ayuda humanitaria de Somalia.

En las décadas de 1970 y 1980 el país creció muchísimo, viviendo un milagro económico que situó a la nación como una de las principales potencias mundiales. Pero Corea es un país pequeño, de orografía complicada y sin apenas recursos naturales. ¿De dónde salió su riqueza? Principalmente, del trabajo de los propios coreanos. En los 70 y 80 Corea se convirtió en un país fábrica que producía por encargo a muy bajo coste, como ahora sucede en otros países asiáticos como China, Vietnam o Tailandia.

En los 90, sin embargo, fueron capaces de cambiar la situación y pasaron a producir sus propios productos. En esta época, al igual que en décadas anteriores, el Gobierno apoyó muchísimo a las grandes empresas coreanas (Samsung, LG, Hyundai, etc.) y se apostó fuerte por la educación. Gracias a este apoyo, las empresas dieron una nueva vuelta de tuerca y pasaron de producir productos baratos (muchas veces copias de baja calidad) a realizar grandes inversiones en investigación y desarrollo. Esa apuesta les salió muy bien, y ahora Corea del Sur es líder mundial en innovación tecnológica en campos tan competitivos como, por ejemplo, la telefonía móvil.

La verdad es que esta transformación es un auténtico milagro económico, que no habría sido posible sin que se diesen dos circunstancias: una buena planificación por parte de las autoridades, y un gran espíritu de sacrificio de la población. Y es precisamente esta voluntad incansable la que provoca una gran competitividad, que se traslada también a los estudiantes.

Ya dije alguna vez que en Corea la universidad en la que se estudie es muy importante, ya que quienes estudian en una universidad SKY (SNU, Korea, Yonsei) tendrán mejores oportunidades que el resto. Esto provoca que conseguir el ingreso en una de estas universidades sea tremendamente difícil. De todas formas, no es cierto que un título de la SNU garantice una vida exitosa ni mucho menos, simplemente hace que su poseedor comience un escalón por encima del resto.

Hay familias que llevan todo esto al extremo, y convencen a los estudiantes de que si no entran en una buena universidad serán unos fracasados. Los chicos vuelcan todos sus esfuerzos en esta carrera y, cuando el fracaso asoma por el horizonte, pueden sentir que la vida ya no tiene sentido y que el suicidio es la mejor opción posible. La presión que soportan es excesiva y en caso de fracaso corren el riesgo de romperse.

Es una pena, y es algo que tiene que ir cambiando, pero también es el subproducto del gran éxito de Corea del Sur como país. Es decir, al conjunto de la sociedad coreana le ha ido bien así, aunque este sistema deje muchas víctimas por el camino. Ahora que Corea ya se ha consolidado como un país avanzado, entre la élite de las naciones desarrolladas, quizá sea el momento de una nueva transformación. Tras pasar de la miseria a las fábricas, y de las fábricas a la innovación, este puede ser el momento de pasar a la creatividad.

De hecho, uno de los objetivos de la presidenta Park Geun-hye es precisamente ese. Lo llama visión de "Economía creativa" y está dedicando muchos recursos a su implementación. Pero no es una tarea sencilla. Por una parte, esta época de crisis no es el mejor momento para invertir dinero. Por otra, se está topando con una gran resistencia de las grandes empresas, que se niegan a variar su forma de hacer las cosas.

Además, fomentar la creatividad no es algo que se pueda hacer simplemente inyectando dinero. La educación coreana prima la memorización sobre la inventiva y esto supone un gran lastre. Los muchachos crecen aprendiendo listas de reyes y fórmulas matemáticas, pero no desarrollan la capacidad de adaptarse a problemas nuevos o circunstancias cambiantes.

Lo que pretendo decir con todo esto es que Corea del Sur necesita un cambio educativo importante que prime más el desarrollo individual de las personas que la puntuación en el informe PISA. Este cambio, cuando tenga lugar, contribuirá a crear una generación verdaderamente revolucionaria que ya no aceptará la rigidez jerárquica que hace tan difícil el avance de la sociedad y las empresas. También debería ayudar a que cada individuo sea capaz de trazar su propio camino hacia el éxito y a que la propia idea de éxito sea diferente para cada persona, de forma que no todos tengan los mismos objetivos y, de esta forma, la competitividad se vea reducida a niveles más llevaderos.

Este cambio probablemente también significará un descenso en el nivel de vida de los coreanos, pero seguro que provoca un aumento en su calidad de vida. Y yo os lo iré contando en este blog.
COMPARTIR ES BUENO
Si te gusta este blog
ayúdame a mejorarlo
a cambio de recompensas :)
INFORMACIÓN AQUÍ
  1. De todo esto hable con varias de mis amigas allí, es realmente agotador y extenuante el nivel de competitividad reinante. Una de ellas me decía que allí bromean diciendo que Steve Jobs o Bill Gates nunca habrían triunfado siendo coreanos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente, Steve Jobs o Bill Gates nunca habrían triunfado en Corea del Sur. No por el sistema educativo, sino porque habrían sido absorvidos y lobotomizados por un gran conglomerado industrial, cuyos entramados de jerarquías laborales es prácticamente imposible que admitan innovaciones de alguien que está empezando.

      Eliminar
    2. Coincido pero me quedo en el paso anterior a ser engullidos por un gran conglomerado. Steve Jobs, Bill Gates o Zuckerberg muy probablemente no hubiesen tenido la oportunidad de desarrollar sus iniciativas en Corea. Simplemente eran demasiado jóvenes. No olvidemos que Jobs, Gates y Zuckerberg rondaban los 20 años cuando fundaron sus empresas. Dudo muchísimo que un ajeossi inversor tome en serio a un jovenzuelo a esa edad. En todo caso intentaría que el joven trabaje para él y así apropiarse de sus ideas y su trabajo. En cualquier caso, un joven coreano con ideas no está especialmente motivado para tomar esas iniciativas en Corea, por eso me hace gracia cada vez que leo que Corea quiere montar un Sillicon Valley.. Es triste porque hay muchos jóvenes creativos y con ideas pero les resulta complicadísimo llevarlas a cabo.

      Eliminar
  2. Aquí en Hong Kong también está más de actualidad que nunca, y se ha cuestionado el sistema educativo. En poco tiempo se han producido suicidios de estudiantes no sólo universitarios sino también de secundaria y eso ha hecho saltar las alarmas.

    Muchos han sido los que han requerido que dimita el consejero de educación y que se empiece a reformar el sistema. Una parte importante es la escuela pero otra también es desde dentro de las familias, porque luego es una cadena y las consecuencias son peores.

    Tendrían que dejar que los niños se puedan relajar un poco, no meterles tanta tarea desde pequeños. Lo que es aprender jugando, como hacíamos nosotros. Puede que el sistema de España no sea el mejor ejemplo en todos los sentidos pero buscar un término medio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En España y Latinoamérica el sistema no premia el esfuerzo sino que lo desanima, y además la sociedad en su conjunto impone poca presión sobre los jóvenes. Esto es bueno porque permite que los niños sean niños, pero un poquito más de presión no estaría de más.

      En países asiáticos como Corea del Sur y Hong Kong, en cambio, la presión del entorno es tan alta que los niños consideran que el único camino posible hacia la felicidad pasa por triunfar en los estudios y entrar en una gran corporación, cuando en realidad esto no es así porque hay muchas formas diferentes de "triunfar" en la vida y ser feliz.

      Habría que conseguir mezclar ambos mundos y crear un sistema equilibrado.

      Eliminar
    2. Esto que comentáis me parece que lo ilustra muy bien Yokoi Kenji en una conferencia que vi hace tiempo. En resumen, más disciplina en occidente, más disfrutar de la vida en Asia. Al final es buscar el equilibrio como comentáis.

      Eliminar
  3. Más que creatividad, lo que yo veo en mis estudiantes es una falta de adaptabilidad y capacidad de superar obstáculos, capacidad de improvisación para solucionar un problema inesperado por ejemplo. En cuanto hay un obstáculo se paralizan o dan marcha atrás. En cambio sí que veo que la creatividad va mejorando con los años. Supongo que dependerá de cada persona aunque la tendencia se repite mucho.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si te enseñan a solucionar problemas subdividiéndolos en problemas menores que pueden ser solventados con ciertas ideas básicas y sentido común, serás capaz de solucionar o al menos orientar la mayoría de problemas nuevos con que te encuentres.

      Si te enseñan una serie de métodos predefinidos para solucionar otros tantos problemas tipo, el día que te encuentres con un problema que no has visto antes vas a cagar patatillas.

      Yo lo veo así. La memorización va en contra de la creatividad. Un sistema educativo equilibrado debería tener parte de ambas, y probablemente bastante más de la segunda que de la primera.

      Eliminar
  4. Gran post! Uno de los mejores que he leído. Enhorabuena! Crees que la sociedad coreana está lista para el cambio? Yo también creo que ahora tienen que realizar el milagro "social". El milagro económico ya lo hicieron, ahora hay que seguir avanzando.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gustaría equivocarme en esto, pero no creo que el cambio sea posible hasta que haya un relevo generacional en los puestos de poder de las instituciones. Las nuevas generaciones deberían enfocar el asunto de manera distinta.

      Eliminar
  5. Hola a todos...como siempre un post superinteresante que nos manda Felipe...yo soy maestra en México y veo que cada vez se esta tratando de copiar a Korea, ya veo a chicos que si no ingresan a las prepas de la Universidad Nacional de México, UNAM, toda la familua, lo que se dice toda los hacen sentir como fracasados, como si entrar a la Unam fuera lo non-plus-ultra y los chicos ya empiezan a deprimirse, a sentirse sin rumbo, asi exactamente como me imagino que se sienten los coreanos cuando no logran entrar a la SKY y se suicidan,en Mexico solo se deprimen pero no deberia ser asi, estudiar en una universidad no te garantiza nada, luego ves Doctores manejando taxis, no por no tener capacidad sino porque no hay trabajo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Opino lo mismo. Hace 20 o 30 años un buen título universitario abría muchas puertas pero hoy en día no garantiza nada. Además, se puede ser muy feliz con un salario más bajo. Nivel de vida no es los mismo que calidad de vida.

      Eliminar
  6. Ya te he contestado en un enlace de Kris en Facebook, pero lo haré aquí también.
    No creo que se pueda definir el sistema de enseñanza en Corea como "educación", sino como "adiestramiento".
    Las diferencias serían, entre otras, las siguientes:
    * La educación persigue fines globales, pero el adiestramiento está enfocado en el desarrollo local.
    * La educación intenta el bienestar individual (el responsable del desarrollo colectivo es el Estado), el adiestramiento pretende asimilar al adiestrado en los fines del Estado, es decir, a un bien colectivo.
    * La educación persigue la creatividad, mientras que el adiestramiento pretende la excelencia en tareas definidas.
    * La educación fomenta la crítica del sistema, pero el adiestramiento pretende la idealización de dicho sistema.
    * La educación es sinónimo de libertad, mientras que el adistramiento es una herramienta de la esclavitud.

    Corea no educa a sus hijos: los adiestra en determinadas artes y tareas y de ahí proviene el estrés. La educación no puede ser estresante; quizá aburrida a veces. Lo que es estresante es la demostración de que los conocimientos adquiridos son los propios que se te han asignado.
    ¡Ya me gustaría ver a mí a todos esos ricachuelos pasando el mismo test de adecuación!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son unos puntos muy interesantes. La parte de adoctrinamiento de la que hablas no la toqué en el post pero está muy presente, no hay más que ver el revuelo que se montó recientemente con los libros de historia.

      Eliminar
  7. Hola, he estado viendo tu blog y me gusta mucho la verdad, tengo una duda que ojala pudieras ayudarme, o guiarme un poco.

    Tengo 21 años y quiero ir a estudiar una carrera universitaria en Corea del Sur, pero mis notas de bachiller no son nada buenas, se pudiera decir que son el equivalente a un "6" en españa? soy de latinoamerica y mi promedio es de 13, el ingles lo domino y estoy empezando a estudiar el coreano, yo me puedo costear la matricula no necesitaria de becas, pero por lo que he visto se aplica online para la universidad, y con esas notas no creo que me acepten? si fuera una prueba yo me prepararia para hacerla, pero creo que no es de esta forma.

    Te agradeceria que pudieras guiarme y aconsejarme sobre el tema, cual seria una opción factible, gracias de antemano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Prueba a contactar con las universidades de tu interés, aunque recomendaría ir subiendo esas notas.

      Eliminar
    2. Son mis notas del bachillerato, no las puedo subir ya que ya me gradue. y actualmente no estoy estudiando nada. Igualmente crees que sea posible? gracias.

      Eliminar
    3. En general cuando las universidades surcoreanas buscan estudiantes extranjeros lo que buscan son estudiantes de alto nivel, con buenas notas, pero como no conozco los procedimientos exactos te recomiendo contactar directamente con las universidades de tu interés.

      Eliminar

Comentar es gratis y aumenta karma ;)