martes, 26 de julio de 2016
4 comentarios

Pokemon Go, Corea, los mapas y Google: normas del siglo pasado intentando regular el presente

A estas alturas, a menos que vivas solo e incomunicado en una cueva de una inhóspita región polar, seguro que has oído hablar de Pokemon Go, el juego que amenaza con crear un punto de inflexión en la forma en que la sociedad moderna entiende el ocio. Si estás muy metido en el juego o te gusta estar al día sobre lo que sucede en Extremo Oriente, quizá hayas oído que en Corea del Sur no se puede jugar a Pokemon Go por algún problema relacionado con los mapas. En este post intentaré explicar la cuestión.

Parodia de la película surcoreana Tren a Busan con pokemons hacia Sokcho
Me encanta esta parodia de la película de moda, Train to Busan (부산행), transformada en Train to Sokcho (속초행).

Lo primero que hay que recordar es que Corea del Sur está técnicamente en guerra con Corea del Norte, ya que la Guerra de Corea finalizó en 1953 con un armisticio que nunca se convirtió en un tratado de paz. Esto explica la gran presencia militar en la península y el hecho de que la frontera intercoreana esté cerrada a cal y canto. Otra consecuencia es que en Corea del Sur hay leyes bastante estrictas sobre la información relacionada con Corea del Norte. Muchas de estas limitaciones fueron establecidas hace décadas y la universal lentitud de la burocracia impidió su actualización.

Así, por ejemplo, nos encontramos con que al recorrer la muralla de Seúl no se permite tomar fotos desde el monte Bugaksan porque podría salir la residencia presidencial, pese a que hay multitud de páginas y servicios online llenos de preciosas fotos de esta zona. Tampoco se permite acceder a información favorable a Corea del Norte o que ensalce la ideología comunista, pese a que la penetración de internet haga imposible bloquear todas las webs y canales pronorcoreanos.

Otra muestra de este desfase entre normativa y tecnología son los mapas. Hace un par de décadas podía tener sentido una ley que impidiese sacar del país mapas detallados que pudieran dar a Corea del Norte información sobre la ubicación de posibles objetivos militares y gubernamentales en el Sur. Hoy en día, esa información está disponible en las plataformas de mapas online, a tan solo un par de clicks de distancia del propio Kim Jong-un.

Teóricamente, la ley surcoreana obliga a ocultar instalaciones como las bases militares y los principales edificios del Gobierno. Ni Google ni los portales surcoreanos Naver y Daum muestran estas instalaciones es sus mapas, pero las imágenes satelitales son otro cantar. Mientras Naver y Daum hacen uso del potochop para esconder la residencia presidencial y las bases militares, Google las muestra tal cual. Las instalaciones ocultas de esta forma incluyen bases militares, la Oficina del Presidente Cheong Wa Dae, sedes del servicio de inteligencia, reactores nucleares, industrias importantes e incluso campos de golf.

Cheong Wa Dae no existe en el mapa de Google
Cheong Wa Dae en el mapa de Google: hay un hueco.
En el mapa satelital de Google la Oficina del Presidente de Seúl sí aparece
Mapa satelital de Google: Cheong Wa Dae existe.
Cheong Wa Dae no existe en el mapa de Naver
Cheong Wa Dae en el mapa de Naver: hay un hueco.
En el mapa satelital de Naver la Oficina del Presidente de Seúl es un bosque
Mapa satelital de Naver: puro bosque.
Cheong Wa Dae no existe en el mapa de Daum
Cheong Wa Dae en el mapa de Daum: hay un hueco.
En el mapa satelital de Daum la Oficina del Presidente de Seúl es una montaña boscosa
Mapa satelital de Daum: montaña.

Bueno, ¿pero qué tiene que ver todo esto con Pokemon Go?


División del mapa de Corea del Sur según el GPS de Pokemon Go
División de Corea del Sur en sectores según el juego Pokemon Go.
Cuando el juego Pokemon Go fue lanzado en algunos países el 5 de julio, aficionados de todo el mundo comenzaron a bajarse el archivo de instalación para probarlo pese a que no estaba disponible oficialmente en su país. Corea del Sur no fue una excepción, y durante ese primer fin de semana comenzaron a aparecer fotos de pokemons en las redes sociales de los más espabilados. Sin embargo, el lunes 11 de repente el juego dejó de funcionar en casi todo el país.

Poco después se supo que Nintendo había bloqueado el juego en Corea del Sur debido a problemas con la política de uso de los mapas. Anteriormente, en junio, Google pidió permiso para usar los mapas elaborados por Corea del Sur, una petición denegada por el Gobierno debido a la ley que comentaba anteriormente. Legalmente, no se pueden sacar de Corea del Sur mapas detallados del país. Ni en formato físico ni en formato digital.

Desconozco el motivo por el cual se pueden mostrar imágenes satelitales de las instalaciones delicadas pero no se pueden referenciar en los mapas. Además, hay que decir que Niantic, compañía creadora de Pokemon Go, ya hizo uso de los mapas hace años en su anterior juego de realidad aumentada Ingress. La diferencia es que Ingress solo usaba los mapas para ubicar los objetos, mientras que Pokemon Go muestra los mapas en pantalla mientras se juega. O quizá el problema sea que Ingress tenía muy pocos usuarios frente a la multitud que está deseando cazar pokemons (se dice que ya han probado el juego más de un millón de surcoreanos). Puestos a pensar mal, las trabas podrían estar relacionadas con el hecho de que Nintendo sea una empresa japonesa o que ya haya compañías surcoreanas trabajando contra reloj para comerle terreno a los pokemones a base de pororos.

Lo cierto es que el Gobierno dice que Pokemon Go podría funcionar con los mapas de los que Google dispone actualmente, tal como sucede en el caso de Ingress, por lo que parece que el juego puede estar siendo usado como instrumento de presión para obligar a Seúl a ceder sus mapas bajo las condiciones de Google. Miles de usuarios ansiosos y las campañas de recogida de firmas al respecto así lo sugieren.

La decisión final será tomada el 25 de agosto, y en caso de confirmarse la negativa Google tendría dos opciones. La primera es plegarse a las exigencias y eliminar de sus mapas cualquier pista sobre las instalaciones conflictivas. La segunda sería instalar un servidor de mapas en Corea del Sur, que haría la misma función que los servidores en otros países pero obligaría a la firma a aumentar sus tributaciones en Corea del Sur.

Mientras tanto, resulta curioso que el juego sí está activo en el extremo nordeste de Corea del Sur, concretamente en Sokcho. Esta es una zona turística muy popular en verano y otoño, la cual nosotros visitamos hace un par de años. Por lo visto, estas semanas Sokcho se ve invadida por hordas de frikis pegados a su móviles. Los negocios locales no tardaron nada en apuntarse al carro y no faltan las promociones relacionadas con Pikachus o pokemons en general.

Calle de Sokcho con carteles de Pokemon
Tienda surcoreana aprovechando el tirón de Pokemon Go
Arriba, una calle de Sokcho anunciando que se pueden atrapar pokemons.
Abajo, carteles de una tienda ofreciendo avituallamientos para cazadores de Pokemon Go.
[Fotos de Bea en Corea, intrépida entrenadora de pokemons]

Personalmente nunca he sido fan de Pokemon, ni de los videojuegos anteriores ni de las series de dibujos animados, pero debo confesar que en este caso me pica la curiosidad. Estoy deseando que se aclare todo esto para instalar y probar el juego. No creo que el interés me dure más allá de un par de días, y estoy seguro de que el número de jugadores descenderá rápidamente una vez pasado el boom inicial, pero dentro de veinte años quiero decirle a mis niñas que "yo capturé un Pikachu frente a la base militar que había en Yongsan".

→ Más información sobre el conflicto entre Google y el Gobierno surcoreano por los mapas en este artículo que me pasaron una vez publicado este post.
COMPARTIR ES BUENO
Si te gusta este blog
ayúdame a mejorarlo
a cambio de recompensas :)
INFORMACIÓN AQUÍ
  1. Hace tiempo no pasaba por aqui pero veo que sigues trayendo muy buena informacion de aquellos que estamos iteresados en la cultura asiatica, en especialla koreana, te quiero dar las grecias por seguir en esto, tu blog es muy completo

    ResponderEliminar
  2. Aquí la gente andaba un poco impaciente esperando a que le llegase el turno a HK. Justo cuando estaba de vacaciones fue cuando empecé a ver un poco por encima el revuelo que estaba causando el juego y algunas de las situaciones que estaba provocando en distintos puntos del globo.

    Finalmente, ha sido este lunes cuando ya estaba disponible para su descarga y siguiendo un poco el hashtag #pokemongohk y algunos twiteros que sigo, según pasaban las horas iban creciendo la popularidad. No ha hecho más que crecer en estos días y los medios ya se han hecho eco de ello, la gente ocupando parques, plazas... es un novamás.

    Yo no he sido menos y también me lo he querido instalar para probar un poquito. Ojo! la batería te va a durar un asalto si le da un uso intensivo, pero de esta forma los fabricantes de baterías externas se empiezan a frotar las manos :D

    Aprovecharé el tirón para postear algo en el blog entre mañana y pasado.

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si saca a la gente a caminar no puede ser malo. A ti no te hace falta que llevas un ritmo tremendo, pero hay gente que pasa días sin levantar el culo y ahora con el Pokemon Go a lo mejor sale a moverse un poco mientras caza pokemones.

      Eliminar

Comentar es gratis y aumenta karma ;)