viernes, 14 de junio de 2013
5 comentarios

Conversaciones entre Corea del Norte y Corea del Sur: de qué hablarían y por qué se cancelaron

Esta semana recibimos un buena noticia que al final se quedó en nada, al menos de momento. Corea del Norte propuso por sorpresa conversaciones a Corea del Sur, sin condiciones previas y dejando que fuese el Sur quien fijase fecha y lugar para el encuentro. Corea del Sur, también sorpresivamente, aceptó rápidamente y propuso celebrar la reunión este pasado miércoles en Seúl. Corea del Norte aceptó la propuesta, otra sorpresa, y todo parecía indicar que se produciría el primer encuentro intercoreano desde 2007. Sin embargo, un día antes de la reunión, esta fue cancelada. Veamos por qué.

Encuentro entre delegaciones de Corea del Sur y Corea del Norte en el Panmunjeom
Inicio de la reunión previa celebrada en el Panmunjom de la DMZ.

TEMAS EN LA AGENDA INTERCOREANA


En la agenda para el encuentro había cuatro temas sobre la mesa, uno de ellos propuesto por el Norte pero no aceptado por el Sur.

1. Complejo industrial conjunto de Kaesong. Este parque industrial, abierto en 2002, fue uno de los principales resultados de la política de acercamiento entre las dos Coreas conocida como Sunshine Policy. En él trabajan más de 50.000 norcoreanos, empleados en 123 empresas surcoreanas. Es una de las principales fuentes de divisas para Corea del Norte, que se queda con un gran porcentaje de los salarios pagados a los trabajadores (los cuales ganan casi tanto dinero con el contrabando de Chocopies que con su salario). En varias situaciones de tensión entre ambos países se paró la producción, ya que Corea del Norte suele usarlo para ejercer una cierta presión sobre Corea del Sur. Sin embargo, la nueva presidenta surcoreana decidió resistir las presiones, ya que un cierre del parque es mucho más perjudicial para la economía del Norte que para el Sur. El resultado es que en las tensiones de abril de este año Corea del Norte expulsó a los trabajadores de Corea del Sur, y el parque industrial permanece parado desde entonces sin que ningún país dé el primer paso hacia su reapertura.

Ambas partes tienen interés en reabrir el parque, que se debe más a motivos económicos por parte del Norte y a puro simbolismo por parte del Sur. Sin embargo, el Sur no lo pondrá fácil y querrá recibir ciertas garantías antes de invertir más dinero en el proyecto. Esperemos que, de una u otra forma, acaben llegando a un acuerdo en este punto.

2. Tours turísticos a la montaña Geumgangsan. Esta montaña, la más alta de la península coreana (más que el Hallasan de Jeju), es un símbolo de Corea y un paraje de gran belleza natural, por lo que fue escogido para desarrollar un proyecto de turismo conjunto mediante el cual los ciudadanos de Corea del Sur podían viajar a Corea del Norte. Desde su establecimiento en 2002 todo funcionó más o menos bien hasta que en 2008 una mujer surcoreana salió de la zona permitida y fue abatida por soldados norcoreanos. Desde ese momento se cancelaron los tours de Corea del Sur, aunque Corea del Norte sigue recibiendo turistas ya que en 2010 "confiscó" las instalaciones hosteleras de Corea del Sur.

En este caso también sería bueno para ambas partes llegar a un acuerdo. Aunque se trate de una colaboración casi testimonial, es muy importante reabrir puntos en común para que la relación no se rompa totalmente.

3. Reanudación de los encuentros entre familias separadas por la Guerra de Corea. Estos encuentros, realizados con motivo de las cumbres intercoreanas de 2000 y 2007, facilitaron breves reencuentros entre algunas de las muchas familias separadas por la Guerra de Corea. Al cumplirse ya 63 años desde el inicio de la guerra cada vez hay menos familiares que reunir, pero aún así hay una lista con miles de personas esperando su oportunidad.

Este es siempre un tema paralelo en estas reuniones, sin que a ninguna de las partes le importe demasiado. Es muy triste que haya hermanos que no se ven desde hace más de 60 años, pero estos actos son más simbólicos que otra cosa porque el reencuentro dura apenas una hora y después vuelve a romperse la comunicación.

4. Celebración conjunta del aniversario de la Declaración del 15 de Junio de 2000. Esta es la petición más extraña, y que Corea del Sur no aceptó. A falta de 10 días del 13 aniversario de la declaración conjunta que siguió a la primera cumbre intercoreana, Corea del Norte pretendía que se festejase de forma coordinada. Una petición extraña, por el poco margen de tiempo para preparar la celebración, por no proponer nada concreto, y por pretender festejar un hito histórico de la cooperación intercoreana apenas unas semanas después de la mayor escalada de tensión de los últimos años.

En este caso, veo pocas posibilidades de que se llegue a ningún acuerdo si antes no se demuestra una buena voluntad por buenas partes, con hechos y no palabras. Cuando las relaciones vuelvan a ser buenas, será el momento de pensar en celebraciones, festejos y cumbres conjuntas.


MOTIVOS DE LA CANCELACIÓN


Como decía, la reunión se canceló en el último momento. La razón oficial es la falta de acuerdo en el nivel de los funcionarios de ambos bandos. El protocolo internacional indica que en reuniones bilaterales ambas partes deben estar encabezadas por mandos de un nivel equivalente. En las reuniones previas (a nivel de trabajo) celebradas en la DMZ, Corea del Sur pretendía que el encuentro tuviese el nivel de "ministerial", y por ello ofreció enviar al ministro de unificación Ryoo Kihl-jae a cambio de que Corea del Norte enviase a Kim Yang-gon, director del Departamento de Unificación del Partido de los Trabajadores (un cargo más o menos al mismo nivel). Corea del Norte, por su parte, pretendía que la reunión tuviese un nivel de "gobierno" y propuso enviar a Kang Ji-yong, director del Secretariado del Comité de Reunificación Pacífica. Al ser de un nivel inferior, Corea del Sur propuso entonces una delegación encabezada por Kim Nam-sik, segundo de a bordo del Ministerio de Unificación. Corea del Norte consideró que el Sur debía enviar al ministro y no al viceministro, y Corea del Sur adujo que en ese caso su delegación tendría más nivel que la norcoreana y eso sería insultante. Por este motivo, Corea del Norte canceló la reunión.

Puede parecer un tema menor, pero la equidad de enviados es una norma básica del protocolo internacional, y es aún más importante en una sociedad tan jerarquizada como la coreana. En anteriores encuentros Corea del Sur pasó por alto estas diferencias en aras de no romper unas negociaciones siempre frágiles, pero ahora parecen tener una postura más firme. Tal como decía el portavoz del ministerio surcoreano, esto no sucede cuando Corea del Norte envía representantes a otros países, y Corea del Sur se merece el mismo trato.

Por mi parte me parece muy decepcionante que se desaproveche una oportunidad histórica por un detalle tan simple, y eso me hace pensar que esto no es más que una excusa para cancelar una reunión en la que Corea del Sur no tenía muchas esperanzas, y que a Corea del Norte ya no le interesaba por algún motivo. Y esos motivos podrían ser dos:

1. La reunión fue solicitada por Corea del Norte de una forma precipitada, justo antes de una reunión entre China y Estados Unidos. Hay quien piensa que no fue más que una maniobra del Norte para aparentar buenas intenciones en un intento de que China tuviese una postura flexible ante su comportamiento reciente, como tantas veces. Sin embargo, tras la reunión China y Estados Unidos se mostraron de acuerdo en afirmar que no permitirán que Corea del Norte se convierta en una nación con armamento nuclear. Esto es un gran golpe de China, único gran aliado de Corea del Norte, al régimen de Kim Jong-un, ante el cual no tiene sentido seguir aparentando buenas intenciones.

2. En las reuniones previas a nivel de trabajo celebradas en el Panmunjom de la DMZ durante el fin de semana, encabezadas por funcionarios intermedios de ambos países, las dos partes expusieron sus posturas. Corea del Sur dejó claro que está abierta al diálogo, pero que no hará concesiones si no hay garantías por parte del Norte, y que en ningún caso hará "regalos" sin recibir algo a cambio como se hizo en algún momento del pasado. Ante esta perspectiva, es posible que a Corea del Norte ya no le interesasen un marco en el que tuviese que ceder en algunos puntos para conseguir otros.


En cualquier caso, la alegría de un mejor relación entre ambas Coreas duró poco. Ahora mismo no se sabe si habrá una nueva intentona de diálogo o si entraremos en otra espiral de provocaciones dialécticas como la de esta primavera. Es triste y decepcionante ver cómo dos naciones hermanas tienen una relación tan mala (en realidad podría decirse que no tienen relación). Yo aún pienso que, de una manera o de otra, todo esto se solucionará algún día, pero habrá que seguir esperando.
COMPARTIR ES BUENO
Si te gusta este blog
ayúdame a mejorarlo
a cambio de recompensas :)
INFORMACIÓN AQUÍ
  1. Me parece muy triste que una nación esté dividida de esa manera. Me imagino que tanto los surcoreanos como los norcoreanos quieren sentirse pleanmente 'hermanos'. Me parece poco considerado lo de Corea del Norte de enviar delegados de menor jerarquía a una reunión tan importante, que falta de voluntad. :(

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los habitantes de ambos países, en este caso, son esclavos de sus dirigentes. Si fuera por la voluntad popular, las dos Coreas no estarían separadas. Al menos no al principio, porque ahora cada vez hay bastante gente que no desea la reunificación.

      Eliminar
    2. x favor nesecito saber si se firmo un tratado o algo para poner fin a la guerra con cora del norte y corea del sur ?¿?'

      Eliminar
    3. La Guerra de Corea finalizó con la firma de un armisticio, pero nunca se firmó un tratado de paz. Por eso, técnicamente, la guerra aún no terminó. Esta información está en los artículos enlazados en el post, y es muy fácil de encontrar en la Wikipedia o buscando en Google.

      Eliminar
  2. Una pena que se cancelara la reunión, espero que no sea el último intento.

    ResponderEliminar

Comentar es gratis y aumenta karma ;)