viernes, 22 de julio de 2016
0 comentarios

Despedida por un tuit, camaradería entre políticos y periodistas, apuntes salariales, zombis al tren y más noticias (2016.30)

Esta semana comenzamos el resumen de noticias con una camiseta polémica. Continuamos con la oscura relación entre políticos y periodistas. Seguimos con cuatro notas sobre el mercado laboral de Corea del Sur que he decidido separar del resto de noticias breves, que incluyen chupinazos, códigos, corrupción, sueldazos, deslocalizaciones, abusos, niñas, niños, ene-amigos, cinturones, alarmas, anuncios y jerarquización. Y, para terminar, zombis con ganas de subirse al tren.


FOTO DE LA SEMANA: despedida por una camiseta


Kim Ja-yeon es una actriz que pone voces a juegos online como Closers y Hero Warz. O más bien ponía, porque la chica se ha metido en problemas por publicar en su cuenta personal de Twitter la siguiente fotografía.

Camiseta feminista Girls don't need a prince
[El tuit original puedes verlo en este enlace]

Esta camiseta que pone "Las chicas no necesitan un príncipe" es considerada por las empresas que hacen los videojuegos como demasiado feminista, por lo que han decidido prescindir de sus servicios.

La camiseta podría tener relación con Megalia, una comunidad online de Corea del Sur en la que las mujeres se dedican a criticar actitudes machistas, haciendo cosas como "invertir" comentarios machistas cambiando las palabras "hombre" y "mujer". La chica dijo que no tiene opinión sobre Megalia, pero eso no fue suficiente para evitar el castigo.

Tener opinión es bueno. A no ser que la opinión sea diferente a la de la empresa que te paga.


TEMA DE LA SEMANA: perros, cerdos y periodismo


Na Hyang-wook es un alto cargo del Ministerio de Educación que ha sido despedido recientemente y se enfrenta a una dura sanción. El motivo de su castigo es que en una cena con periodistas se refirió a los ciudadanos como "perros y cerdos", un comentario que uno de los periodistas presentes reprodujo luego en su periódico. Llamar perros y gatos a los ciudadanos está mal, pero quebrantar la confianza reproduciendo un comentario privado tampoco es ético, así que usaré este incidente para explicar cómo funciona en Corea del Sur la cobertura periodística del mundo político.

Los medios de comunicación surcoreanos cuentan con periodistas desplazados a largo plazo en los organismos e instituciones del país. Es un sistema llamado pool en inglés que fomenta una relación más cercana entre periodistas y políticos, facilitando que la información fluya con mayor facilidad. Es una práctica común que los políticos inviten a comer o cenar a los periodistas para darles información, que es casi siempre facilitada con la condición de que no se publique el nombre del informante. Este es el motivo de que en Corea haya tantas noticias con una fuente anónima y de que estas informaciones anónimas sean casi siempre veraces.

Este sistema, sin embargo, no está exento de problemas. Por una parte, la camaradería dificulta que los periodistas critiquen a los políticos, ya que las críticas pueden cortar el grifo de la información. Además, la prevalencia de noticias con fuente anónima puede tentar a algunos periodistas a inventarse historias para ganar notoriedad, ya que resulta muy difícil demostrar que carece de fuente.

El mayor problema, sin embargo, es que llega un punto en el cual la información solo fluye en estos encuentros informales. Ahora mismo, si se rompiese el sistema y la confianza entre las dos partes, los medios de comunicación se quedarían sin información y la política sería un mundo muhco más opaco de lo que ya es.

Esto mismo sucedió en el mundo de los chaebol, las familias propietarias de los grandes conglomerados empresariales surcoreanos. Hace años los jefes de los chaebol se comunicaban con los periodistas a través de este sistema de pool, hasta que un periodista sacó a la luz una información dada en confianza. El incidente provocó que los chaebol cortasen sus lazos con los periodistas, y desde entonces hay muy poca información de primera mano sobre la alta dirección de las grandes empresas del pais.

Por todo esto, el caso de Na Hyang-wook podría tener repercusiones, y su criba política podría causar una mayor opacidad en un mundo que ya ahora es bastante sombrío.


CUATRO APUNTES SOBRE EL MERCADO LABORAL


Ya comenté alguna vez que en Corea del Sur todos quieren trabajar para los grandes conglomerados empresariales porque pagan mejores salarios que las pequeñas y medianas empresas, pero el punto interesante de esta nota es que esa brecha se agranda cada año. El año pasado el salario medio en grandes empresas fue de 65 millones de wones (52.000 euros) frente a los 34 millones (27.000 euros) de las empresas pequeñas. La diferencia, de casi el doble, causa una gran fractura social entre medio-ricos y medio-pobres y además es una de las causas principales del exceso de competitividad que tanto daño hace a tantas personas.

Por la parte baja, el salario mínimo subirá en enero de 2017 a 6.470 wones por hora (5,16 euros), un 7,3 por ciento por encima de los 6.030 wones actuales pero muy por debajo de los 10.000 wones que pedían los sindicatos. El salario mínimo ha subido bastante en los ultimos años, pero sigue siendo insuficiente.

Ante la dificultad de acceder a un empleo digno y las miserables condiciones de los trabajos a tiempo parcial, algunos jóvenes desempleados han descubierto un nuevo mercado que les permite ganar un dinerillo: hacer llamadas despertador a desconocidos.

Mientras tanto, un dato especialmente desolador en múltiples sentidos es que entre los trabajadores hay más ancianos entre 60 y 69 años que jóvenes entre 20 y 29 años. Y estas cifras no tienen en cuenta los muchísimos ancianos que trabajan sin contrato, en dinero negro o en ocupaciones de superviviencia. Los ancianos, ya jubilados, deben seguir trabajando porque no tienen ingresos. Al mismo tiempo, el mercado laboral para los jóvenes es cada vez más limitado y precario. Estas cifras tienen detrás muchos casos de ancianos que deben trabajar porque sus hijos y nietos no consiguen un empleo, ya sea para ayudarles o para compensar la ayuda que ya no reciben.


OTRAS NOTICIAS

  • Esta semana Corea del Norte lanzó tres chupinazos. Riau riau.
  • Además, Corea del Norte ha reanudado la emisión radiofónica de códigos numéricos con instrucciones para sus agentes durmientes en Corea del Sur. Estas emisiones, frecuentes hace décadas, se habían suspendido en el año 2000 en medio del clima de reconciliación intercoreana. Se considera que ahora forman parte de la guerra psicológicas, pues internet facilita medios mucho más prácticos para comunicarse con sus agentes en el Sur.
  • Aquí tenemos otra pieza de literatura periodística alertando de que la ley anticorrupción que entrará en vigor en septiembre tendrá afectos nocivos -catastróficos- sobre el consumo y varios sectores económicos. La imposibilidad de aceptar regalos por valor de más de 50.000 wones ni invitaciones de más de 30.000 wones sirve como argumento para afirmar que habrá pérdidas por valor de millones de euros en restaurantes y comerciantes de carne, fruta y otros artículos de regalo. Resulta increíble lo normalizada que puede llegar a estar la corrupción.
  • Un hijo de Chun Doo-hwan condenado el año pasado a pagar 4.000 millones de wones (3,2 millones de euros) por evasión de impuestos solo pagó 140 millones (111.000 euros) y el resto lo compensará trabajando. El pequeño Chun, pillo como su padre, aprovecha un hueco legal que permite a las personas insolventes pagar sus sanciones mediante trabajos manuales. Como estos trabajos tienen un limite de tres años, solo tendrá que trabajar 1.095 días. Dividiendo la suma pendiente entre estos días, le sale un salario de 3,5 millones de wones al día (2.800 euros diarios). Que me avisen dónde me puedo apuntar, que esas condiciones me interesan.
  • Los fabricantes surcoreanos de automóviles disminuyen ligeramente su producción en Corea del Sur, mientras aumentan mucho su producción en el extranjero. La deslocalización se debe al incremento salarial en Corea y a la ventaja que ofrecen otros países para acceder a grandes mercados en mejores condiciones, como es el caso de México y el mercado norteamericano.
  • Más de la mitad de los estudiantes surcoreanos sufren algún tipo de abuso psicológico o físico en sus hogares. Quien no quiera cuidar niños que no los tenga, leñe.
  • La parlamentaria Kim Seung-hee está intentando elevar la edad de consentimiento sexual en Corea del Sur desde los 13 años actuales hasta 16 años, y aumentar la condena mínima hasta los tres años de prisión. Este cambio ayudaría enormemente a disminuir los casos de menores que caen en las redes de prostitución y a evitar que ajeossis acosadores eviten ser condenados alegando que "la niña me amaba con todo su corazón".
  • El Gobierno surcoreano quiere suprimir la ley creada hace cuatro años que prohíbe a los menores de 16 años jugar a videojuegos por las noches. La ley fue creada para que los niños pudieran dormir más horas, pero la industria de videojuegos protestaba mucho alegando que dañaba sus intereses.
  • Tremenda esta historia sobre dos amigos surcoreanos en Estados Undios, uno de los cuales asesinó al otro y alega que lo hizo porque el fallecido deseaba suicidarse pero no quería avergonzar a su familia en Corea del Sur (ni provocar la cancelación de los seguros de vida). La parte de "préstame 2.000 dólares y si no te los devuelvo en unos días puedes acostarte con mi esposa" es fascinante, sobre todo al saber que el préstamo no se devolvió y el prestatario violó a la mujer varias veces, pero que esta no dijo nada porque "me crié en Corea; si soy violada no se lo puedo decir a nadie; estaba avergonzada". Se han rodado películas con menos material.
  • El Gobierno ha aprobado un cambio normativo que hará obligatorio que todos los ocupantes de un automóvil, asientos traseros incluidos, se abrochen el cinturón de seguridad cuando el vehículo circula por cualquier tipo de vía. La norma aún debe ser aprobada por el Parlamento para después fijar una fecha de entrada en vigor, pero va por el buen camino.
  • Esta laxitud a la hora de mejorar la seguridad en el país propio no está reñida con el empeño de mejorar la seguridad en el extranjero. Corea del Sur lleva tiempo presionando para que la Unión Europea obligue a los fabricante de automóviles a instalar alarmas de detección de cinturón de seguridad en todos los asientos de los coches, alegando nosequé del tratado de libre comercio y la competencia con los fabricantes surcoreanos.
  • Aparte de obligar a añadir grandes y desagradables fotografías en las cajetillas de tabaco, las autoridades surcoreanas también obligarán a aumentar las advertencias en las bebidas alcohólicas y a restringir la publicidad de productos con alto nivel de cafeína.
  • Si tienes tiempo, te puede resultar interesante este artículo sobre la excesiva jerarquización y cultura "top-down" imperante en Corea del Sur.


Y UN VÍDEO: Tren a Busan


Esta semana se ha estrenado la película surcoreana 부산행 예고편 (Train to Busan / Tren a Busan), que en su primer día de proyección batió el récord de salas con 1.567 y de espectadores con 859.000. Todo apunta a que esta será la película del año en Corea.

La película trata sobre un tren KTX que sale de Seúl justo en el momento en que la ciudad sufre la propagación de un virus que convierte a las personas en una especie de zombis. Qué manía con la infección zombie, oye, con lo bonito que era ver salir a los zombis de sus tumbas en las primeras películas del género.


En Corea se suelen estrenar películas de terror en verano. El motivo es que los coreanos consideran que los escalofríos provocados por los sustos sirven para refrescarse. También es común que los webtoons en verano se lancen a por temáticas de terror. En esta época incluso los inocentes ventiladores dan miedo.

→ Esto es todo por hoy. Te deseo un feliz fin de semana recordándote que te suscribas a nuestro canal en Facebook para estar siempre al día sobre las cosas coreanas.
COMPARTIR ES BUENO
Si te gusta este blog
ayúdame a mejorarlo
a cambio de recompensas :)
INFORMACIÓN AQUÍ
No hay comentarios

Comentar es gratis y aumenta karma ;)