sábado, 13 de octubre de 2012
16 comentarios

Celebrando el día de la Hispanidad en Seúl [2012]

Ayer fue el Día de la Hispanidad, y otra vez los españoles coreanizados lo celebramos en una merendola organizada por la Embajada de España en Seúl. Esta es la tercera vez que voy a este evento, tras el prometedor estreno de hace dos años y el aburrimiento del año pasado. La verdad es que es siempre lo mismo: entrar, escuchar un discursito, hablar con otros expatriados, comer alguna cosilla, y el jamón, claro. Sea en España, en Seúl o en la Conchinchina. Porque sin jamón no hay celebración ni hispanidad ni leches.
Esta vez me sorprendió un poco el discurso del embajador, mucho más pesimista que en años anteriores. Mientras la gente ya miraba de reojo el jamón, intentaba sacar pecho con un par de acuerdos empresariales entre empresas españolas y coreanas, dando las cifras en wones para que parecieran más altas, pero no coló. España se hunde, amigos, y no hay nada que los españolitos de a pie podamos hacer. Bueno, sí, hay algo que podemos y debemos hacer: esperar a las próximas elecciones y acudir en masa a votar por cualquier partido que no haya conseguido un escaño desde que Naranjito estaba de moda. Las urnas son nuestra única arma, pero es una pena que aún no sepamos utilizarlas.
En fin, a lo que iba, que si no me enciendo y este blog no es ignífugo. Esta vez acudí con Julio, y una vez dentro tuve la oportunidad de charlar un rato con algunos amiguetes que, por culpa del ritmo de vida coreano, solo veo de vez en cuando. Encontrarlos era fácil, tan solo había que seguir el rastro fragante del jamón. También vi de lejos a otras personas con quienes quería hablar, pero que al final no pude ni saludar. Así que los saludo desde aquí, aunque no me lean. Epa.

Y cayeron unas copitas de vino blanco, y un poco de fideuá, y un platito de paella (¡buenísima!), y salchichón, y queso manchego, y pan con jamón... Comí tanto que salí de allí rodando (no, no era por el vino). El domingo se supone que voy a correr un medio maratón y aún tengo el estómago lleno. Espero que la carrera sea cuesta abajo y pueda ir rodando.
Todos estos platos y aperitivos son artículos comunes en España, pero que saben a gloria cuando se vive en el extranjero. Pero nada de esto se puede comparar al jamón, el invitado de honor, la estrella de la fiesta, el centro de todas las miradas. No probé mas que tres pedacitos, pero qué pedacitos. Esa carne rojiza con sus vetas blancas, ese sabor salado con un toque dulzón, ese aroma a... bueno, a cerdo, pero a cerdo limpio y de buena familia.
La pena es que haya solo un jamón para el montón de invitados que acudimos. Y que compartimos momentos íntimos como bueno compatriotas; pero no por afinidad, sino porque la sala se va quedando pequeña para una comunidad que no para de crecer. Más de 400 españoles somos ya en Corea, y muchos más que quieren venir (¿he dicho ya que el barco se hunde?).

Pero no nos quejemos, que en la mayoría de países están peor. Por ejemplo, en algún país asiático cuyo nombre no recuerdo, pero que rima con jamón, se programa la recepción por la mañana para que los curritos no puedan ir. O en los muchos países donde los españoles son multitud, que se organiza un ágape solo para VIPs. En Corea, mientras quepamos en la sala de cada año, y mientras en la embajada haya gente tan maja, nos seguirán obsequiando con un jamón cada 12 de octubre para celebrar que España aún existe. Aprovechémoslo, que cualquier día los hombres de negro alemanes toman el control definitivamente y sustituirán este Día de la Hispanidad tan castizo por un Oktoberfest cualquiera, cambiando el vino por cerveza (me vale) y el jamón por salchichas (¡horror!).

PD1: No, esta vez tampoco hubo Ferrero Rocher, ni de los de coña.

PD2: Me acabo de dar cuenta de que he escrito jamón once veces, y siempre en negrita. Creo que ya he disfrutado del sabor por bastante tiempo. Voy a lavarme los dientes.
COMPARTIR ES BUENO
Si te gusta este blog
ayúdame a mejorarlo
a cambio de recompensas :)
INFORMACIÓN AQUÍ
  1. Felipe me alegro de que pudieras comer 3 trocitos de jamón..lástima que, aparte de eso, este tipo de recepciones suelan ser un "coñazo"..pero bueno, es bueno reunirse con la gente y poder charlar. Y Felipe, otra cosa, no te enciendas que para eso ya están la fallas. No seas pesimista que somos muchos millones los que seguimos en España trabajando, no sólo para que no se hunda sino para levantarla...y, además, comiendo jamón (ni pata negra pero sí de Teruel que esta de muerte) día sí día no..pues como Popeye con sus espinacas y, seguro que los que estamos en ello y no en otras cosas, lo conseguimos. Sobre todo arriba el ánimo Felipe...optimismo, optimismo. Un saludo desde esta España nuestra pero a la que algunos queremos más que otros.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Optimismo siempre, es solo que me duele ver cómo la incompetencia de unos pocos y el egoísmo de otros son suficientes para hacer un daño enorme a todo un país, ante la indiferencia de la mayoría. Y es que yo soy de los que creen que en España hay mucha gente muy buena, pero curiosamente muchas veces los que llegan arriba son los mediocres, al menos en política.

      Eliminar
  2. Los latinos no pueden ir? Q_Q

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al ser un evento organizado por la Embajada de España, está dirigido a españoles residentes en Corea, y a personalidades invitadas. Supongo que los otros países latinoamericanos tendrán sus propias celebraciones, o deberían.

      Eliminar
  3. Jejeje será cuestión de que te enviemos jamón de extraperlo ¿no?

    ResponderEliminar
  4. En Japón la recepción era a la hora del almuerzo, un día de diario, así que no me dio tiempo a ir. Si hubiera sido por la tarde o por la noche me hubiera apuntado, que un jamón no se lo salta nadie. :-)

    No entiendo porqué la Embajada en Tokio organiza la recepción por la mañana. El año que trabajé en Vietnam, la recepción tuvo lugar por la noche. Una de las cosas buenas de estos encuentros es conocer a otros expatriados y charlar sobre oportunidades de negocio, y más ahora que con la crisis urge encontrar clientes. A esas horas es obvio que todos los hombres de negocios van a estar currando, o si vienen desde otras ciudades de Japón no da tiempo a llegar tan temprano.

    Suerte que disfrutaste de jamón y paella. Poco ya es más que nada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Supongo que lo hacen para que no vaya demasiada gente. En Corea (y supongo que en Vietnam) hay menos expatriados, por lo que aún pueden permitirse el lujo de invitar a todos.

      Y estoy de acuerdo contigo en que es una muy buena oportunidad de conocer gente y hacer networking, aparte de que da muy buena imagen del país ante otros diplomáticos y personalidades. De hecho supongo que será precisamente por eso por lo que los recortes aún no afectaron a esta celebración.

      Eliminar
  5. Vaya tela en una foto sale uno de los que iba conmigo delante del jamón. Y yo no te vi. Mira que iba diciendo que quería conocerte por ahí pero nada estabas ahí escondido detrás del jamón y yo sólo pasé por allí una vez. Aunque de Fideuà sí que repetí. Pero sin allioli no es lo mismo jajaja

    Ya que no ha sido ahora, a ver si coincidimos en otra ocasión!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ufff, que yo solo pasé por el jamón para coger mis tres pedacitos y tomar la foto. A mí lo que más me gustó fue el arroz, y la fideuá también, que se notaba la mano del chef Manu. Venga, el próximo año nos vemos!

      Eliminar
  6. Si hicieran eso en Montevideo... jajaja somos como 60.000 entre españoles, descendientes y demás jajaja.

    Me alegro que hayas catado el jamón, como estaba? yo llevo un año sin probarlo y es que a 750 dólares la pata sin hueso de El Pozo se te quitan las ganas.

    Un saludo Felipe

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A cuántoscientos la pata de jamón??? Pero estáis locos o qué?

      Eliminar
  7. Felipe, no te preocupes ya que en mayo intentare colar algo de jamon entre el equipaje de mano o bien la maleta que facture, pero yo te llevo jamon y del bueno, del de Guijuelo ya que soy de al lado, de Bejar. Para que la morriña se te vaya un poquito.
    Annyeong Hasseyo Felipe!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te tomo la palabra. Ya tengo el mes de mayo marcado en el calendario! ;D

      Eliminar
  8. Así están las cosas por Japón....haciendo las celebraciones para poner trabas a los españoles residentes el poder asistir! Menos mal que ya estamos acostumbrados jeje

    buen provecho!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, estas cosas dependen mucho de la voluntad de los organizadores. En ese sentido, en Corea de momento estamos muy bien, que son una gente muy maja.

      Eliminar

Comentar es gratis y aumenta karma ;)